Tráfico espera 6,7 millones de desplazamientos en el primer éxodo de agosto:

Agencia EFE28 jul 2011
La Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha a partir de las 3 de la tarde de mañana, viernes, y hasta las doce de la noche del lunes 1 de agosto, un dispositivo especial de vigilancia para atender los 6,7 millones de desplazamientos de largo recorrido previstos para los próximos tres días.

Tráfico calcula que durante todo el mes de agosto se produzcan 43 millones de desplazamientos por carretera, un millón menos que en el mismo mes de 2010, periodo en el que perdieron la vida 188 personas en accidentes.

Este año, el día 1 de agosto coincide en lunes, hecho que va a provocar que durante todo el fin de semana y el lunes coincidan en las carreteras los vehículos propios de un fin de semana de verano con quienes comienzan o finalizan sus vacaciones.

A estos movimientos hay que sumar la gran afluencia de vehículos de ciudadanos magrebíes que atraviesan la Península hacia sus países de origen en la llamada Operación Paso el Estrecho.

La DGT prevé que las principales retenciones se presenten en las salidas de las grandes ciudades y en las principales vías de comunicación de acceso a las zonas del litoral.

Las carreteras que pueden verse más afectadas son las de Madrid, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía.

A primeras horas de la tarde de mañana viernes se esperan intensidades elevadas en sentido salida de los grandes núcleos urbanos, retenciones que se trasladarán a última hora de la tarde-noche en las zonas de destino, sobre todo de las costas.

Coincidiendo con esta gran operación del verano, el ministro del Interior, Antonio Camacho, ha visitado hoy por primera vez como ministro la sede central de la DGT, donde ha podido conocer de primera mano el dispositivo diseñado para este año.

Camacho ha lanzado un mensaje de prudencia a los conductores, en especial en los trayectos cortos y en carreteras secundarias, en las que se producen siete de cada diez accidentes mortales.

Ha pedido también atención especial para los excesos de velocidad, el consumo de alcohol y los colectivos más vulnerables, como los motoristas, los peatones y los ciclistas.

El pasado verano fallecieron 28 personas atropelladas, y solo en agosto murieron 31 motociclistas, uno cada día, la mayoría de ellos en carreteras secundarias, por salidas de vía, en fin de semana y conduciendo motos de más de 500 centímetros cúbicos.

"Las vacaciones no empiezan cuando llegamos a nuestro lugar de destino, sino cuando nos introducimos en el coche", ha recalcado Camacho, que no cree que la vuelta al límite de velocidad de 120 kilómetros por hora vaya a influir de forma negativa en un incremento de los accidentes.

No obstante, la DGT ha programado entre el 15 y el 21 de agosto una campaña especial de control de la velocidad, factor concurrente en el 40 por ciento de los accidentes mortales.

El titular de Interior se ha mostrado confiado en que 2011 acabará con un nuevo descenso en la cifra de fallecidos aunque ha advertido de que eso no implica que haya que bajar la guardia o dejar de respetar las normas de circulación durante estos meses.

Para esta operación especial de agosto, la DGT ha reforzado los medios humanos: prestarán servicio más de 600 funcionarios y personal técnico de los centros de gestión de Madrid, Valencia, Málaga, Sevilla, Zaragoza, Valladolid y A Coruña, a los que se sumarán más de 10.000 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

En estos días se instalarán carriles adicionales con conos en las carreteras más transitadas: la A-3 entre Madrid, Tarancón y Saelices; A-5 entre Madrid y Talavera de la Reina; A-6 entre las Rozas y Villalba y A-1 entre Algete y la Cabrera.

También se han diseñado itinerarios alternativos para aquellos conductores que quieren desplazarse de una zona a otra de la Península sin necesidad de pasar por la zona centro, donde se concentran los mayores problemas.

Además, se restringirá la circulación de vehículos de mercancías peligrosas y transportes especiales, al igual que la de camiones de más de 7.500 kilos en determinados horarios y carreteras.