Toyota Yaris Verso D4-D: Urbano de altura

Diego Zotes05 nov 2004
El segmento de los minimonovolúmenes continúa en ascenso, tanto por su cuota de mercado como por el número de marcas que se van sumando a él. Y eso que nació hace pocos años, cuando irrumpieron los orientales Suzuki Wagon R, Daewoo Matiz y Hyundai Atos.
Inicio
URBANO DE ALTURA

a fondo Toyota Yaris Verso D4-D 1

El segmento de los minimonovolúmenes continúa en ascenso, tanto por su cuota de mercado como por el número de marcas que se van sumando a él. Y eso que nació hace pocos años, cuando irrumpieron los “orientales” Suzuki Wagon R, Daewoo Matiz y Hyundai Atos. Unos años después la oferta se ha mutiplicado, y son muchos los fabricantes –también los europeos- los que ofrecen diversas opciones. Pero vuelve a ser otro “oriental”, en este caso japonés, el que destaca por su alta calidad y excelente rendimiento: el Toyota Yaris Verso D4-D.
  La opción Verso del Yaris es el primer escalón (por tamaño, precio y prestaciones) de los cuatro modelos familiares que ofrece Toyota en su gama. Entre todos sus rivales destaca por poseer unas medidas superiores -sobre todo en altura- ya que para el segmento “pequeño” de los familiares medir 1,71 metros de altura no es nada común. De hecho el Yaris Verso más que un monovolumen parece una furgoneta comercial, e incluso la puerta trasera no se abre hacia arriba –como es normal en su categoría- sino lateralmente. Su capacidad por tanto es muy superior a la de sus rivales, pues si ya destacan los 390 litros de capacidad de maletero con todos los asientos utilizables, abatiendo las segunda fila y cargándolo hasta el techo podemos cargar multitud de paquetes ¡hasta 2.160 litros! Para los pasajeros hay suficiente espacio, si nos referimos a distancia para hombros y rodillas, y sobradísimo, en caso de hablar de distancia de la cabeza al techo.
Respecto al utilitario Yaris, del que evidentemente deriva, no sólo se le ha dado más altura, sino también mayor longitud, ya que se ha alargado la batalla hasta los 2,50 metros y la longitud total hasta los 3,88 metros. Dicha modificación aporta principalmente dos ventajas, por un lado la mayor capacidad de carga, y por otro una estabilidad un punto por encima del Yaris “normal”, gracias a la mayor distancia entre ejes. En el lado negativo –aunque esto sea siempre muy subjetivo- una estética no muy agraciada, más que por la largura por su excesiva altura. Por lo que se refiere a calidad de acabados el Yaris Verso está en la línea de toda la familia Toyota, es decir, de lo mejor del mercado. Con el nivel de acabados Luna -a un precio de 15.635 euros- incluye de serie el aire acondicionado, el ABS con EBD y los airbags frontales como elementos principales.
Y vayamos por fin a su funcionamiento, lo mejor del coche. El motor turbodiesel de última generación 1.4 D4-D de 75 cv hace un alarde de rendimiento y mueve con una agilidad pasmosa al Yaris Verso, sobre todo si tenemos en cuenta los más de mil kilos que pesa y el “freno aerodinámico” que supone su 1,71 metros de “estatura”. Pero además de arrojar unas prestaciones suficientes -160 km/h y 13,8 segundos de 0 a 100 km/h- su respuesta es suave, progresiva y silenciosa; y como colofón su consumo muy contenido: 4,9 l/100 km como media. Por último, amortiguación, frenos y cambios cumplen perfectamente su labor; de modo que, salvo por la elevadísima altura del parabrisas, podemos decir al volante tenemos la sensación de estar ante un turismo. En definitiva, el Yaris Verso es fácil, manejable, cómodo y agradable de llevar.
Enrique Marco, Autocity
28 de Octubre de 2004