Toyota Yaris T Sport: Juguete para adultos

Diego Zotes28 may 2001
Inicio
JUGUETE PARA ADULTOS

a fondo :: Toyota Yaris T Sport 1

Para todos aquellos que deseen sensaciones fuertes y no quieran hacerse con un auténtico deportivo, Toyota ha creado este pequeño y dinámico vehículo a cuyos mandos uno puede sentir vibraciones "racing". La insignia Toyota Sport situada en la parte delantera delata al más potente de la familia Yaris. Sin duda, El Yaris T Sport es un portento de agilidad y no por su motor, que no es de los más potentes en su categoría, sino por las cualidades que aúna en conjunto: poco peso, batalla corta y un bastidor de reacciones muy nobles que hacen de él un pequeño juguete "de carreras" que no defrauda a quien se siente al volante. Nosotros lo hemos hecho y he aquí el resultado.
Jorge Rubio, Autocity. 28 de mayo de 2001

a fondo :: Toyota Yaris T Sport 2

Estilo
ESTILO

a fondo :: Toyota Yaris T Sport 3

Al primer golpe de vista algo nos indica que no estamos ante un utilitario convencional. En el Yaris T Sport resaltan las llantas de aluminio de 15 pulgadas, que le visten mucho por cierto, a las que acompañan unos neumáticos 185/55 V15, de perfil moderadamente bajo. También destacan los faldones laterales, marcando el carácter deportivo, y un parachoques frontal no menos llamativo con los cuneteros integrados y una sugerente rejilla deportiva que aloja la insignia cromada "Toyota Sport". El parachoques trasero también es exclusivo de éste modelo y está pintado en el mismo color que la carrocería al igual que el resto de los accesorios exteriores. El aspecto final que le confieren todos estos añadidos provocan que ésta versión diste mucho en apariencia de cualquier otro Yaris. Tiene un toque muy especial. No en vano ha crecido respecto al Yaris 1.3 20 milímetros en longitud y otros 5mm en anchura de la vía delantera y además es 15 mm más bajo. La única carrocería disponible hasta el momento es la de tres puertas. Y lo único que podemos elegir en el modelo nipón es el color. Hay cinco, dos de ellos exclusivos de ésta gama: el gris acero y el azul eléctrico
Mecánica
MECANICA

a fondo :: Toyota Yaris T Sport 4

Al acceder al interior la idea de exclusividad deportiva continúa y con el accionamiento del contacto el ruidoso motor nos pone alerta de sus aviesas intenciones. El aislamiento de los ruidos procedentes del propulsor es deficiente. Podemos percibir como suben las vueltas a la vez que el rugido aumenta, incluso cuando no demandamos excesiva potencia. Sin duda, y a pesar de que muchos conductores gustan de éste sonido "racing", es uno de los puntos mejorables ya que a veces se torna molesto. Cuando nos ponemos en movimiento comenzamos a sentir su poder, pero es al llegar a las 4.000 vueltas cuando empieza a ponerse rabioso el juguete. A partir de ahí y hasta las 6.400 revoluciones por minuto ofrece lo mejor y mas divertido y es cuando el bastidor hace gala de una gran estabilidad, sobre todo el tramos virados, gracias en gran medida a las duras suspensiones que han sido rebajadas 20 mm respecto a un Yaris normal. El motor es un VVT-i de 1.497 cc y tecnología de distribución variable, disponible también en el Yaris Verso. El sistema de distribución es el culpable de la buena potencia que desarrolla el motor, sobre todo en la zona más alta del cuentarrevoluciones, muchas a veces en el límite del corte de encendido. Al variar el tiempo de solapamiento entre el cierre de la válvula de escape y la apertura de la de admisión el motor VVT-i genera una óptima combustión, que se traduce en buenos consumos y una mayor par motor. El sistema que ha desarrollado Toyota aporta una ventaja fundamental: permite una distribución constantemente variable y de ésta forma el ordenador encargado de la gestión del motor especifica la distribución óptima según el tipo de conducción que se realice en cada momento.
p>Los materiales utilizados en su construcción, aleación de aluminio, aporta su granito de arena al escaso peso del Yaris T Sport (940 Kilos). Desarrolla una potencia máxima de 106 caballos a 6.000rpm y alcanza un par motor máximo de 145 Newton metro a 4.200 rpm. Esto posibilita que éste pequeño, pero matón artefacto, acelere de 0 a 100 en 9 segundos y alcance una velocidad máxima según cifras oficiales, de 190km/h, aunque puede ser algo más ya que el velocímetro, que marca 200km/h, se le queda pequeño cuando circulamos a tope por una autopista. En estos terrenos abiertos sin duda el vehículo nipón no se encuentra en su salsa y se echa de menos claramente más aplomo que le otorgaría una distancia entre ejes (2.370mm) mayor. Pero claro está, perdería gran parte de su gracia. De todos modos se circula con seguridad a cualquier ritmo

a fondo :: Toyota Yaris T Sport 5

Al volante
AL VOLANTE

a fondo :: Toyota Yaris T Sport 6

Nos dirigimos a una carretera muy virada, que es donde éste tipo de coches ponen sus mejores cartas sobre el tapete. Cuando comenzamos nuestro trayecto vamos observando curva tras curva que, en efecto, el bastidor es excelente a pesar de que el tren trasero nos transmite cierto nerviosismo al realizar rápidos cambios de apoyo cuando circulamos al límite. En las apuradas de frenada al levantar el pie del acelerador las inercias ocasionan éste ligero sobreviraje que nos avisa de que hay que tener cuidado cuando se pone toda la carne en el asador. Pero en líneas generales el comportamiento es extraordinario y permite un enorme disfrute al conductor, que tiene a su disposición un bastidor muy rígido y unas suspensiones de tarados firmes, ideales para éste tipo de carreteras. No tanto así cuando circulamos tranquilamente pues todas las irregularidades del terreno se notan en exceso incomodando a los ocupantes.
p>Pero en tramos sinuosos el conductor disfrutará de su juguete como un niño, aprovechando una dirección que responde con gran precisión y rapidez a los deseos del conductor en cada curva. Toyota Sport ha conseguido esto, aparte de por el poco peso del vehículo, mediante unas suspensiones un 20% más duras que las de un Yaris 1.3. Los muelles traseros son del mismo tamaño, pero los del eje delantero son más gruesos, al igual que la estabilizadora, un 10% más gruesa que en los modelos básicos. En el tren delantero monta el típico McPherson y en el trasero barra de torsión, todo ello convenientemente ajustado para soportar una conducción al límite.

a fondo :: Toyota Yaris T Sport 7

p>A la definitiva efectividad del vehículo cuando se le demanda un comportamiento deportivo contribuye sin lugar a dudas su trasmisión, adoptada con relaciones específicas del Toyota MR2. La caja manual de cinco velocidades ofrece una relación muy cerrada entre las marchas y permite sacarle todo el jugo al propulsor tetracilíndrico. No hay saltos y su recorrido es corto, lo que se traduce en un uso ágil y sobre todo preciso y permite un juego eficaz entre embrague y nuestra mano al circular dándole caña al juguete.
p>Y en consonancia con todo esto van los frenos de disco que monta en los dos ejes, que incorporan ABS de serie y son ayudados por el sistema de distribución electrónica de frenada EBD. Son muy eficaces en cualquier situación y el pedal goza de buen tacto. No aparece fatiga en carretera al usarlos de forma continuada.
p>Uno de los puntos más favorables que encontramos son los consumos, no es nada tragón. A su favor juegan el escaso peso y el motor VVT-i. Toyota anuncia un ciclo combinado de 6,9 litros cada 100 kilómetros, y nosotros hemos corroborado ,mediante el ordenador de a bordo, que efectivamente los consumos son contenidos, incluso al realizar tramos muy rápidos alternados con circulación por ciudad u autovía, obteniendo una media de unos 8,8l/100km, cifra muy razonable para una vehículo que es capaz de transmitir sensaciones auténticamente deportivas.
Interior
INTERIOR

a fondo :: Toyota Yaris T Sport 8

En el interior la presentación es de lo mejor que se puede encontrar en su categoría por un diseño vanguardista además de por un completo equipamiento que no deja lugar a opciones. La calidad de los materiales ya es otro cantar pero sin duda los acabados son buenos. La peor parte se la lleva el puesto de conducción que no está en consonancia con este pequeño coche de carreras. Sólo dispone de regulación en altura e inclinación y cuando intentamos bajar más el asiento para tener una posición cómoda al volante nos llevamos la desagradable sorpresa de que esto no baja más. Por tanto en todo momento sentimos esta imperiosa necesidad que el asiento no puede otorgarnos, máxime cuando es lo ideal al tratarse de un vehículo fabricado eminentemente para la conducción endiablada. Tampoco los asientos fueron de nuestro total agrado para este menester a pesar de su exclusividad y de su diseño tipo "bacquet".

a fondo :: Toyota Yaris T Sport 9

p>El volante regulable en altura es muy vistoso, de tres radios en cuero bicolor, al igual que la palanca del cambio. La instrumentación es analógica con fondo blanco. Sin duda aparte de la ya conocida excelente habitabilidad del Yaris el ingenio que han puesto sus diseñadores en el interior es encomiable. Dispone de huecos como pocos; doble guantera, y a ambos lados de la consola central tiene dos huecos más con muy buenas posibilidades de aprovechamiento. Bajo el volante existe también una bandeja y el asiento del copiloto también esconde en su parte inferior una cajón de grandes dimensiones.
p>Uno de sus puntos fuertes es el maletero. En el Yaris T Sport no es que podamos meter media casa, pero sus 205 litros ya son algo útiles, además con la ventaja de que la banqueta trasera, muy larga por cierto, tiene la posibilidad de adelantar su posición para ceder más espacio al maletero. Dispondríamos de ésta manera de 305 litros y por supuesto las plazas traseras quedan casi inutilizadas por el escaso espacio para las piernas.
p>En el apartado de seguridad pasiva encontramos airbag frontales y laterales para conductor y pasajero. En cuanto a equipamiento, al no dar lugar a opciones podemos encontrar todo lo que se le puede pedir a éste pequeño GTI. Destaca la radio con CD, el aire acondicionado y el ordenador de abordo.
Conclusión y Competidores
CONCLUSION Y COMPETIDORES

a fondo :: Toyota Yaris T Sport 10

En principio éste exclusivo y atractivo juguete nipón sólo tiene una seria pega, y es su precio, que a priori puede parecer un poco subido de tono: 2.433.000 pesetas. Es cierto que supera en éste apartado a todos sus rivales, pero no es menos cierto que las sensaciones "racing" que otorga a cambio son en líneas generales plenamente satisfactorias. Es por tanto una cuestión muy personal el decidirse por su compra. Sin duda es un digno hermano del Toyota Celica T Sport

a fondo :: Toyota Yaris T Sport 11