Toyota Yaris HSD: Tecnología híbrida democratizada

yarishsdtoyotacontactop_9d4d4ebd70b1a4659de8903f6.jpg
Raúl Toledano13 jun 2012
Urbano de cinco puertas con dos motores, uno gasolina y otro eléctrico, este Toyota Yaris HSD desarrolla 100 cv de potencia y consume de media 3,5 l/100 km. Todo con un precio realmente ajustado de 15.900 euros y un equipamiento sorprendente ya desde las versiones de acceso. Lo probamos de primera mano
Históricamente, loscoches híbridos o propulsados por tecnologías alternativas a las convencionales, gasolina o diésel, han sido catalogados como vehículos caros por sus elevados costes de adquisición y mantenimiento, así como su rápida depreciación. Con este Yaris HSD, que gasta menos que sus hermanos de gama en ciclo diésel o gasolina, pero que también es sensiblemente más caro, Toyota pretende activar la compra de su tecnología híbrida entre aquellos que busquen un ‘coche de batalla’ para el día a día. ¿Lo conseguirá?Popularizar la tecnología híbrida HSD mediante un precio muy ajustado y un equipamiento abundante
A simple vista Toyota ofrece con este Yaris Hybrid una democratización de su tecnología híbrida, excesivamente costosa en los otros ‘HSD’ lanzados hasta la fecha: Prius, Prius+ (monovolumen) y Auris. Sin embargo, pocos coches en el mercado pueden presumir de semejante eficiencia dinámica real al circular por ciudad como este Yaris HSD, una alternativa en el segmento B a las ya generalizadas mecánicas gasolina ‘downsizing’ –de bajo cubicaje- o turbodiésel, ambas más ‘gastonas’ para circular periódicamente por ciudad.
Lanzada a finales de 2011 la tercera generación del Yaris, Toyota presenta ahora su variante ecológica, que competirá directamente con el Honda Jazz Hybrid, ligeramente más caro. Pero más que contra el Jazz híbrido, los grandes rivales del Yaris HSD serán sus propios hermanos de gama. ¿Por qué gastar entre 2.500 y 3.500 euros más si el Yaris gasolina de 69 cv o el diésel de 90 cv consumen prácticamente lo mismo y rinden más en algunas situaciones?
ARGUMENTOS SÓLIDOS DE COMPRA
Para empezar porque Toyota ha querido dotar al Yaris HSD de una personalidad propia, con un diseño exclusivo y un equipamiento de serie mucho más avanzado. Además, ningún otro Yaris puede presumir de la suavidad mecánica de este pequeño híbrido, sin olvidarnos de un cambio automático de variador continúo, que si bien no está en la vanguardia por su rapidez, sí que satisface sobradamente a aquellos conductores que quieran olvidarse del pedal del embrague. Por último, con este sistema ‘Full Hybrid’ se rebajan las emisiones de CO2 a 79 g/km y también sensiblemente las nocivas de NOx, otro argumento de compra en el futuro más inmediato a nivel de legislación medioambiental.
El Yaris HSD está compuesto por un motor gasolina 1.5 litros VVT-i, basado en el bloque de la segunda generación del Prius pero rediseñado y adaptado a las dimensiones compactas del Yaris. En total, puede desarrollar 74 cv de potencia a 4.800 rpm y un par tope de 111 Nm entre 3.600 y 4.400 rpm. La otra ‘pata del banco’ es el generador eléctrico refrigerado conectado al eje trasero con una potencia instantánea de 60 cv y un par máximo de 168 Nm. Conjuntamente, la potencia final es de 100 cv y las prestaciones, superiores a las del motor gasolina de 69 cv, son de: 11,8 segundos de aceleración de 0 a 100 km/h y 165 km/h de velocidad punta, homologando según Toyota una autonomía superior a los 1.000 km.11,8 segundos de aceleración de 0 a 100 km/h y 165 km/h de velocidad punta, homologando según Toyota una autonomía superior a los 1.000 km
La transmisión automática de variador continuo se puede configurar en tres modos de funcionamiento: Normal, Eco y EV. Con este último sistema de preselección, el Yaris HSD podrá circular exclusivamente con el motor eléctrico durante un máximo de dos kilómetros, momento en el que las baterías de ión litio –de 120 celdas- detectarán una acusada rebaja de la energía disponible, activando automáticamente el motor de combustión interna. Por su parte, en el modo ‘Eco’ se reduce la respuesta del acelerador y se limita el control del aire acondicionado, rebajando el consumo medio final hasta en un 10%, según declara Toyota.Podrá circular exclusivamente con el motor eléctrico durante un máximo de dos kilómetros
Una de las grandes preocupaciones de los ingenieros era que el nuevo conjunto híbrido no aumentase el peso del coche, que finalmente ‘engorda’ en 80 kg respecto a la versión equivalente diésel de 90 cv. Además, puede presumir de un coeficiente de resistencia aerodinámico de 0,28 y que la inclusión de las baterías no resta espacio ni al habitáculo ni al maletero, que, al igual que el resto de versiones, se mantiene en 286 litros de capacidad.
En movimiento, el Yaris híbrido destaca por su suavidad de marcha, igual que ocurre en el Prius y Auris HSD. Es un coche pensado para conducirlo tranquilamente, donde el confort es algo primordial. De hecho el cambio CVT es un perfecto aliado si circulamos a ritmo tranquilo por ciudad, donde, en perfecta sincronización con el motor eléctrico, no nos ajeamos mucho del consumo urbano que homologa: 3,1 l/100 km. Otro asunto es cuando a carretera abierta y ante la necesidad de algún cambio de ritmo –adelantamiento o incorporación- le exigimos, entonces, el CVT ‘se revoluciona’, con aceleraciones continuas que incrementa el consumo sin que ello signifique una mejora de la respuesta dinámica, al contrario, con el pedal del acelerador a fondo, a velocidades superiores a 90 km/h, la aceleración que ofrece es muy limitada. Al final de la prueba de contacto en un recorrido urbano-extraurbano por Ámsterdam y alrededores de 90 km, el consumo medio fue de 4,5 l/100 km.
UN EQUIPAMIENTO SOBRESALIENTE
Habrá dos niveles de equipamiento para el Yaris HSD: ‘Active’ por 15.900 € y ‘Advance’ por 17.600 €. El primero de ellos incluye elementos como, climatizador, cámara de visión trasera, 7 airbags o bluetooth, entre otros. Por 300 € más con el 'pack Techno' se añaden llantas de 15”, arranque por botón, control crucero y faros antinieblas delantero. Con el Yaris HSD ‘Advance’ la dotación de serie es superlativa, con ajustes de dirección y suspensión deportiva, llantas de 16”, tapicería mixta cuero/tela, entrada y arranque sin llave, sensores de luces y lluvia o sistema de sonido Premium. El techo panorámico cuesta 500 € más. Si a este colosal nivel de equipamiento, le añadimos un diseño exterior con mucho carácter y un acabado interior perfectamente resuelto, este Yaris HSD parece mucho más que un simple híbrido con el que presumir de ser ecológico: es una opción de compra real y rentable, sobre todo como vehículo de batalla para el día a día en ciudad.El Yaris HSD es más que un coche eficiente: es una opción de compra real y rentable, sobre todo si buscamos un coche para la ciudad