Toyota Yaris 1.3 VVT-i Sol: Utilitario de calidad

Diego Zotes23 mar 2006
Toyota puso a la venta a finales de año una nueva generación del Yaris, utilitario con el que no ha pretendido seguir la tendencia de los modelos actuales de hacerlos cada vez más grandes.
Inicio
UTILITARIO DE CALIDAD

Toyota puso a la venta a finales de año una nueva generación del Yaris, utilitario con el que no ha pretendido seguir la tendencia de los modelos actuales de hacerlos cada vez más grandes, sino que conserva unas medidas compactas adecuadas para el tráfico urbano. Con sus 3,75 metros de largo, queda por tanto lejos de los recientes Renault Clio o Fiat Punto, que andan por los cuatro metros de longitud. De hecho, incluso es más reducido que otros utilitarios que ya llevan varios años en el mercado, como el Citroen C3, Seat Ibiza o Volkswagen Polo. Y eso que el Yaris no es la opción más urbana de Toyota, ya que para ello tiene el Aygo.

a fondo :: Toyota Yaris 1.3 VVT-i Sol 1

Con este nuevo Yaris, cuyo rival más directo probablemente sea el Micra, la marca japonesa continúa apostando por la calidad y practicidad de uso. Es bastante alto, tanto por la cifra de altura (1,53 metros) como por la posición de su asiento (elevada, tipo monovolumen); y ofrece una mayor habitabilidad que el anterior Yaris; mientras que para la carga dispone de un espacio de entre 272 y 363 litros de maletero.
En este tipo de vehículos -y ahora más debido a la reciente subida del precio del gasóleo- es donde los propulsores de gasolina todavía no se han visto barridos por los diesel. En Autocity probamos la versión 1.3 VVT-i de 87 cv en su carrocería de cinco puertas y acabado más completo, el Sol. Su precio es de 15.500 euros, a los que había que añadir el sobreprecio (650 euros) del cambio automático con función secuencial M-MT que traía nuestra unidad de pruebas. No obstante, recordamos que existe un Yaris desde 11.950 euros, y que el eficaz diesel 1.4 D-4D de 90 cv parte de los 13.150 euros.
Enrique Marco, Autocity.
21 de Marzo de 2006
El nuevo Yaris continúa con el estilo de su predecesor, tanto en su carrocería como en el habitáculo; pero lo mejora con una estética más robusta y actual, y unos materiales de mayor calidad todavía. Es alto, y ni muy ancho ni muy largo, por lo que de deportividad nada de nada. Además en el interior los asientos están dispuestos de forma que favorezcan la entrada y salida del vehículo, y no a adoptar una postura más baja. Se nota que el Yaris está pensado para la vida de hoy, con sentido práctico, para hacer los recados cotidianos, etc aunque no por ello significa que con en el nuevo Yaris no se puedan hacer viajes cómodamente.

a fondo :: Toyota Yaris 1.3 VVT-i Sol 2

En el interior el cuadro de mandos sigue estando situado en posición central, con instrumentación digital y sólo visible desde el punto de vista del conductor. La consola central es de moderno diseño y hace un buen efecto combinado con la tonalidad clara de de la banda central que recorre el guarnecido de las puertas. En la fila trasera, los asientos admiten diversas regulaciones para abatirlos, o deslizarlos y así variar la capacidad del maletero de 272 a 363 litros.

a fondo :: Toyota Yaris 1.3 VVT-i Sol 3

La unidad de pruebas venía con el acabado más completo Sol- que incluye de serie elementos como los airbags laterales y de cortina, el equipo de música con cd y mp3, climatizador, faros antiniebla, llantas de aleación de 15 pulgadas o detalles como el volante forrado en cuero. Es opcional el paquete de seguridad que incluye el control electrónico de estabilidad VSC (750 euros) o el cambio de marchas M-MT (650 euros).
El acceso al nuevo Yaris incorpora la más moderna tecnología. En primer lugar, en esta versión que nos tocó conducir, no existe llave de contacto convencional, sino un mando que no es necesario sacar del bolsillo. Basta con llevarlo encima y podremos abrir la puerta sin necesidad de pulsar botones o manipular llaves, pues actúa mediante frecuencia. Después, para ponerlo en marcha, habrá que accionar el botón de arranque y listo. No obstante, el nivel de ruido o vibraciones es tan extremadamente bajo, que cuesta saber si el coche está en marcha o parado. ¡Un diez para Toyota en el apartado de finura!

a fondo :: Toyota Yaris 1.3 VVT-i Sol 4

El pequeño pero eficiente motor de 1,3 litros y 87 cv es suave y delicado en baja, y algo rabioso cuando lo subimos de vueltas, momento en el que sí se deja oír. Gasta poquísimo (5,3 l/100 km en carretera, 7,2 l/100 km en ciudad y 6,0 l/100 km como media) y ofrece unas prestaciones más que respetables: 170 km/h de velocidad punta y 11,5 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h. La caja de cambios manual no admite ninguna pega, pero el cambio M-MT que traía la unidad de pruebas no resulta todo lo satisfactorio que podríamos esperar. Hay que reconocerle el mérito de lograr bajar las cifras de consumo todavía más (hasta 5,8 l/100 km como media) y además aporta la comodidad de este tipo de cambios, pero por el contrario nos penaliza en aceleraciones (1,6 segundos más lento en el 0 a 100 km/h) y sobre todo se rige por unas leyes un tanto extrañas que provocan el que muchas veces efectúe cambios de marcha cuando no lo deseamos y a la inversa.
En marcha el agrado de conducción del pequeño Yaris en ciudad es sobresaliente. Cuando salimos a carretera, el japonés se desenvuelve sin problemas, aunque en este terreno sí se ve superado por algunos de sus rivales, tanto por aplomo y “pisada” en curva, como por nivel sonoro a velocidades de crucero. En definitiva, que estamos ante un utilitario envidiable para ciudad, de una calidad y fiabilidad de referencia, y que nos permite salir de la urbe sin complejos. En caso de duda respecto a la caja de cambios, recomendamos escogerlo con el cambio manual de serie, no por ahorrarnos los 650 euros del M-MT, sino por su funcionamiento.