Toyota Rav4 D4-D: El esperado

Diego Zotes19 jul 2001
Toyota ha anunciado ya que tendrá el motor diesel D4-D para el RAV4. Disponible en diversos mercados europeos para después del verano, en España habrá que esperar hasta finales de año o principios de 2002 para que esté a la venta en los concesionarios.
Inicio
EL ESPERADO

a fondo :: Toyota Rav4 D4-D 1

Toyota ha anunciado ya que tendrá el motor diesel D4-D para el RAV4. Disponible en diversos mercados europeos para después del verano, en España habrá que esperar hasta finales de año o principios de 2002 para que esté a la venta en la red de concesionarios.
El RAV4, un modelo veterano en el segmento de los "TT ligeros", necesitaba un propulsor turbodiesel para adaptarse a las actuales exigencias del mercado, pues al Land Rover Freelander Td4 se le suman ahora nuevos rivales como el Hyundai Santa Fe CRDi, versiones diesel que representan más del 50 por ciento de las ventas en sus respectivas gamas.

a fondo :: Toyota Rav4 D4-D 2

Enrique Marco, Autocity.
19 de julio de 2001.
Detalles
DETALLES

a fondo :: Toyota Rav4 D4-D 3

a fondo :: Toyota Rav4 D4-D 4

La última generación del motor turbodiesel con tecnología common rail D4-D de Toyota que va a equipar el RAV4 desarrolla 116 cv a 4.000 rpm. Es decir, la misma potencia que el Previa y seis caballos más que los más veteranos Corolla y Avensis. Con este motor diesel de dos litros cilindrada, que tiene un par máximo de 250 Nm a 1.800 rpm, el RAV4 consigue una aceleración de 0 a 100 km/h en 12,1 segundos y una velocidad máxima de 170 km/h. Prestaciones similares a las que ofrece el motor de gasolina 1.8i pero con unos consumos sensiblemente inferiores, ya que el RAV4 D4-D necesita 7,1 litros cada 100 kilómetros como media (casi dos litros menos que el de gasolina).

a fondo :: Toyota Rav4 D4-D 5

Disponible en carrocería de tres y de cinco puertas, la versión diesel se distingue del resto de la gama por una generosa toma de aire situada en el capó. Los niveles de equipamiento todavía no se han facilitado aunque todo hace presagiar que serán idénticos a los de las versiones de gasolina, incorporando desde las opciones básicas elementos como el aire acondicionado, el ABS y el doble airbag. De momento no se saben los precios aunque las versiones base estarán en torno a los cuatro millones de pesetas.