Toyota Prius+ Executive: Un monovolumen singular

prius_63d182410e355bac3b82e150d.jpg
Raúl Toledano22 jul 2013
Ponemos a prueba las particularidades del primer monovolumen de siete plazas con motorización híbrida del mercado, el Toyota Prius+, la última criatura HSD del fabricante nipón que presume de sobresalientes acabados y equipamientos y una alta utilización del motor eléctrico para ahorrar consumos y que la conducción sea altamente placentera.
Toyota rompe el molde clásico de los coches familiares con este Prius+. Lo rompe por distintos factores: precio (muy superior a la media de un monovolumen compacto), motorización (ningún turismo de siete plazas utiliza un sistema híbrido) y silueta (su carrocería va más pegada al suelo de lo habitual en esta categoría). Dejando estas peculiaridades de lado, el Toyota Prius+ es un turismo que por dimensiones, espacio y potencia podría ser una de las alternativas que un cliente baraje en la compra de vehículos tipo, Opel Zafira Tourer, Ford Grand C-Max, Volkswagen Touran o Peugeot 5008.
Incluso en el seno del fabricante japonés, vista por primera vez su silueta exterior, este Toyota Prius+ se queda a medio camino de dos modelos como la berlina familiar Toyota Avensis Wagon y el Toyota Verso, otro monovolumen (más puro, por eso de que la carrocería va más alejada del suelo y los asientos están configurados en una posición más furgonetera) 15 cm más corto que nuestro protagonista de hoy, 2.500 euros más barato a igualdad de acabado y también con las siete plazas, y que en ningún caso puede montar la tecnología híbrida HSD (ésa es la gran diferencia).La carrocería del Prius+ va más pegada al suelo de lo habitual en este tipo de coches
Y es que el Toyota Prius+ es un digno heredero del Prius original, que, junto al Auris HSD y Yaris HSD, conforman la familia híbrida más famosa del planeta. Centrándonos en el Prius+ el diseño es una de las bazas que más ha trabajado la marca, manteniendo la característica silueta triangular con paragolpes y rejillas delanteras rediseñadas, una larga e ininterrumpida línea lateral desde los faros delanteros, el techo (con el pilar B oculto) y hasta la zaga, esculpida por un pequeño alerón trasero y con un portón de gran tamaño que aumenta la sensación de amplitud gracias a la gran separación entre las ópticas. Por supuesto, no faltan embellecedores cromados y logos que hacen referencia a la genética HSD.
a favor- Ecológico y vanguardista- Equipamientos y acabados- Aprovechamiento híbrido en ciudaden contra- Organización consola central - Maletero con 5 plazas- Cambio CVT
Por cierto, el Prius+ es 13,5 centímetros (4,61 metros) más largo que el Prius normal y su batalla se alarga en 8 cm, hasta unos meritorios 2,78 m que, junto al mimo que han puesto los ingenieros de la criatura en las ‘zonas calientes’ de la carrocería, esto es, aerodinámica y peso, nos permite hablar de un monovolumen con un Cx de 0,28 y un sobrepeso que apenas se incrementa en 125 kg en relación al Prius. En todo esto, han tenido mucho que ver unas compactas y ligeras baterías de iones de litio situadas bajo la consola central (entre los asientos delanteros) lo que, además de hacer posible las siete plazas, rebaja el centro de gravedad, mejorando su estabilidad dinámica.La situación de las baterías, bajo la consola central, entre los dos asientos delanteros, ha hecho posible apostar por las siete plazas
La unidad de prueba que nos cede Toyota España corresponde al Prius+ Executive, esto es, el tope de gama, con un precio oficial de 37.600 euros (32.282 €) que con un equipamiento abultadísimo (faros de LED para la iluminación de corto alcance, sistema de parking automático, asistente de precolisón, Head Up Display, asientos calefactables forrados en piel o el navegador avanzado Touch Pro con pantalla de 7”) le acercan a rivales más grandes y sofisticados tipo Ford S-Max.
Una de las particularidades de este Prius+ full equipe, tan ecológico y vanguardista él, con materiales interiores de alto agrado y ajustes muy buenos entre piezas (algo peor es la organización de la botonería en la consola central), es que conceptualmente es menos monovolumen que otros monovolúmenes. Para empezar, por la posición de conducción, más baja y más típica en un turismo compacto; para continuar por el parabrisas delantero, de tamaño escueto y poca inclinación; y para terminar por los huecos para depositar objetos, que haberlos haylos pero la cajonera central que en otros rivales es amplísima en este caso es mínima porque es ahí abajo donde van alojadas las baterías.

bc_c748ce0fbe18cf23daf66a936.jpg

Los asientos de la fila central del Toyota Prius+, que son tres butacas independientes, escalonadas y modulables longitudinalmente otorgándole un plus de modularidad, están situadas en una posición más alta que los delanteros y eso en un coche donde la altura libre hasta el techo no es su mejor cota, dificulta la habitabilidad a los viajeros más altos. En cuanto a la última fila, compuesta por dos pequeños asientos, es por acceso y espacio apta únicamente para dos niños (como en la mayoría de sus alternativas, dicho sea de paso). La última pega, que esa sí le coloca en una situación claramente desfavorable, es su maletero: con 7 plazas de servicio, muy justo para dos maleteras pequeñas; y con 5 plazas, con 505 litros, una cifra escasa en comparación por ejemplo a la de un VW Touran (695 litros con una longitud de 4,40 m).
Y al frente de las operaciones, el sistema Hybrid Synergy Drive (HSD), que, como en el Prius y en el Auris, combina un motor eléctrico (60 kw) con otro térmico de gasolina VVT-i 1.8 litros (99 cv) que conjuntamente desarrollan 136 cv de potencia, pudiendo trabajar independientemente uno y otro o de manera simultánea bajo las directrices del cambio automático de variador continuo (E-CVT). El Prius+ se puede conducir en tres modos distintos, según queramos una conducción prestacional (POWER), eficiente (ECO) o completamente eléctrica (EV), de manera que el Prius+ puede recorrer un máximo de 4 kilómetros en condiciones óptimas de caga de batería y sin superar los 70 km/h.En ciudad y alrededores, el motor eléctrico tiene mucho protagonismo; fuera de ella, ante la demanda de potencia, pierde fuelle y el CVT complica más las cosas
¿Está muy presente el motor eléctrico en una conducción real? Sí, sí que lo está. A regímenes de baja carga, es decir, al arrancar suavemente, circular a baja velocidad por ciudad, al aparcar o incluso sosteniendo velocidades crucero por autovía, el sistema híbrido está muy presente, dotando al Prius+ de un funcionamiento eficiente, suave y silencioso en todo momento, aprovechando las inercias (desaceleración) y las frenadas para recargar la batería. Sus consumos, reales, hablan por sí solos: 5,5 l/100 km en ciudad. Sin embargo, el gran problema dinámico del Prius+ es la demanda de esa potencia que fiscaliza (136 cv): al acelerar a fondo, para adelantar o subir un puerto de montaña, el motor térmico irremediablemente se revoluciona para alcanzar la citada cifra de potencia, provocando no solo un ruido muy perceptible, sino también una sensación de que el coche no avanza -se ahoga- por la desincronización del régimen motor y el cambio. Sus consumos y prestaciones, entonces, se ven lastrados: 7,4 l/100 km y una velocidad punta de 165 km/h, números más pobres en relación a rivales de su tamaño y potencia en ciclo diésel.