Toyota Pod: El coche con cara

Diego Zotes10 dic 2001
Cuando se celebra un Salón Internacional del Automóvil siempre aparecen diversas novedades tecnológicas de interés, pero lo que ha presentado Toyota en el Salón de Tokio supera a todo lo visto hasta ahora. El Pod, como así se llama el prototipo utilitario de la marca japonesa, es ni mas ni menos que ¡un coche con sentimientos y muy comprensivo!
Inicio
EL COCHE CON CARA

a fondo :: Toyota Pod 1

Cuando se celebra un Salón Internacional del Automóvil siempre aparecen diversas novedades tecnológicas de interés, pero lo que ha presentado Toyota en el Salón de Tokio supera a todo lo visto hasta ahora. El Pod, como así se llama el prototipo utilitario de la marca japonesa, es ni mas ni menos que ¡un coche con sentimientos y muy comprensivo!
No, no nos hemos vuelto locos. Según los responsables de Toyota, el Pod es capaz detectar el estado de ánimo del conductor mediante unos sensores que captan el ritmo cardiaco y la sudoración. Al mismo tiempo, a través de unas luces con forma de boca situadas en el frontal, indica sus sentimientos variando el color de las luces. Pero esto no es todo, ya que en la parte trasera encontramos una especie de saliente, a modo de cola, que el Pod agita cuando está contento.

a fondo :: Toyota Pod 2

Con esta demostración de tecnología, el fabricante nipón desea iniciar una nueva generación de vehículos con personalidad electrónica que simule los sentimientos humanos, de forma que aparezcan nuevos lazos de unión entre los coches y las personas.
Autocity, 10 de diciembre de 2001.
Detalles
DETALLES

a fondo :: Toyota Pod 3

Hasta un total de diez estados de ánimo puede mostrar el Toyota Pod. Tanto el tipo de conducción como el estado general del vehículo son medidos por el nuevo invento japonés, mediciones que efectúa para expresar así sus sentimientos. Sin lugar a dudas, el "joystick" de control, que sustituye al volante y a los pedales, es el elemento clave del coche. Éste no sólo permite manejar fácilmente el Pod con una mano, sino que también manda información al cerebro electrónico por medio de unos sensores que captan el ritmo cardiaco y la sudoración del conductor.

a fondo :: Toyota Pod 4

El color del frontal cambia según las circunstancias. Por ejemplo, cuando el conductor está contento y todos los órganos del coche van bien las luces del Pod son naranjas. En el momento en el que la conducción se vuelve más brusca el Pod se molesta, y lo comunica poniéndose azul. Ahora bien, lo pero es verlo de color rojo, pues esto significará que tiene "muy mala leche", es decir, que el conductor da giros muy bruscos o fuertes frenazos. Otro detalle destacable es la comunicación entre "Pods", que se pueden dar paso entre ellos y después agradecer la maniobra
Tan fiel como un perro de compaa, el Pod se alegra cuando ve acercarse al conductor y para ello agita la cola, pero si una vez aparcado su due᭱o se aleja el pequeño Toyota "se echa a llorar". El interior es igualmente innovador, y sus asientos giran de forma que facilitan el acceso a ellos. Por último, cada butaca tiene su propio monitor y así forma un ambiente individualizado para cada pasajero, que podrá sintonizar distintas películas de vídeo o programas de televisión.
GALERIA FOTOGRAFICA

a fondo :: Toyota Pod 5

a fondo :: Toyota Pod 6

a fondo :: Toyota Pod 7

a fondo :: Toyota Pod 8