Toyota Land Cruiser KX: Para los aventureros

Diego Zotes28 nov 2005
Llegan exclusivamente para España los Toyota Land Cruiser KX y KXR, vehículos todoterreno auténticos dirigidos a los clientes más exigentes en este tema.
Inicio
PARA LOS AVENTUREROS

a fondo :: Toyota Land Cruiser KX 1

Que los lujosos SUV están de moda y en continuo ascenso de ventas es un hecho, que la electrónica ayuda a la seguridad de la conducción está más que comprobado, pero todo esto no quiere decir que no queden usuarios de todo terreno que bien por motivos profesionales o bien por motivos puramente lúdicos requieran un uso especializado fuera de carretera y prefieran tener una participación mucho más activa en las habilidades todo terreno del vehículo.
  Esta demanda fue recibida por Toyota España, quien tras diversas reuniones y discusiones con la dirección acordó obtener una base reforzada del Land Cruiser venida de Japón y adecuarla todavía más ya en España, añadiéndole diversos elementos para potenciar su lado más campero. De este curioso acuerdo nacieron exclusivamente para España los Toyota Land Cruiser KX y KXR, vehículos todoterreno auténticos dirigidos a los clientes más exigentes en este tema.
Y es que Toyota, cuyo Land Cruiser es un éxito de ventas en España, debía ofrecer una amplia gama para llegar a todo tipo de conductores. Su motor diesel 3.0 D-4D de 166 cv es muy efectivo, sus tres niveles de equipamiento GX, VX y VXL están muy bien escalonados; pero faltaban estas versiones eminentemente campestres, más robustas y capaces aunque menos equipadas en aspectos como el lujo o el confort, las cuales se han puesto a la venta desde el pasado mes de septiembre. Vienen obligatoriamente asociadas a la carrocería de cinco puertas y tienen un precio de 36.295 euros el KX, y 41.220 euros el KXR.
Enrique Marco, Autocity.
28 de Noviembre de 2005
Detalles KX

DETALLES DEL KX

a fondo :: Toyota Land Cruiser KX 2

 
Paragolpes en el color de la carrocería, neumáticos de carretera, llantas de aleación, electrónica por todos los lados… es lo que se estila en los todoterrenos de hoy día. Pues bien, nada de eso va con el Toyota Land Cruiser KX. Con la carrocería de 5 puertas a la que se ha hecho algunos refuerzos, la estética del KX es más convencional, como la de los todoterrenos de hace unos años. Se diferencia principalmente por las llantas de chapa, los paragolpes de plástico negro y unos pasos de rueda más abultados. En el interior no hay lujos, y se deja un espacio mayor en el salpicadero para instalar junto a la radio una posible emisora.
Pero mecánicamente existen varios cambios orientados al uso para el que ha sido concebido. Además de la importante monta de neumáticos Pirelli Scorpion en medida 245/65 R17 y con un alto índice de carga, se ha potenciado el sistema eléctrico, con doble batería y un alternador y motor de arranque más potentes. Y pensando en los obstáculos, bloqueo del diferencial trasero 100% e inserción de la reductora y bloqueo del diferencial central 100% mediante palanca. No lleva control electrónico de tracción ni de estabilidad; sí lleva ABS, y airbags para conductor y pasajero.
En la práctica, si no practicamos una conducción específica en zonas complicadas no observamos diferencias en la conducción del KX respecto a otro Land Cruiser, ya que comparte motor, caja de cambios y suspensiones (el KXR sí lleva suspensiones específicas); y sólo nos daremos cuenta de su mayor capacidad a la hora de transitar por firmes resbaladizos, gracias al agarre de sus neumáticos, o cuando sorteemos zonas complicadas que requieran reductoras y bloqueos.
Recordemos las prestaciones de este todoterreno de 166 cv y caja de cambios manual de seis velocidades, que puede acelerar de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y alcanzar los 175 km/h, mientras que su consumo es de 9,1 l/100 km como media.
Detalles KXR

DETALLES DEL KXR

a fondo :: Toyota Land Cruiser KX 3

 
Hay una diferencia de casi 5.000 euros entre el KX y KXR, que radican en el montaje en este último de elementos todavía más específicos para la conducción fuera de carretera. Aunque el motor y caja de cambios siguen siendo los mismos, las suspensiones cambian sustancialmente, siendo éstas más altas y más duras, lo que repercute en una mayor eficacia pero también en un grado de comodidad menor.
En cuanto a detalles, el KXR añade un cabrestante Ramsey con capacidad para 4.070 kilos, faros antiniebla y suplementarios de largo alcance, protección de bajos y toma elevada de admisión para vadeos de ríos como elementos más característicos. Por último, decir que las suspensiones del KXR ganan 55 mm de altura en la parte delantera y 35 mm en la trasera.