Toyota iQ EV: Eléctrico con fundamento

toyotaiqevportadon_b76fac3b2a8ad287bb6fb7650.jpg
Raúl Toledano24 sep 2012
La marca japonesa Toyota presenta la versión iQ 100 % eléctrica enchufable. Su longitud aumenta ligeramente, y su autonomía permite recorrer 85 km antes de volver a ser recargado: un eléctrico con fundamento para el tráfico urbano.
Toyota anuncia el desarrollo definitivo de la versión eléctrica del pequeño urbano iQ, aunque no confirma una fecha exacta de comercialización. La propuesta de un futuro Toyota iQ EV (eléctrico enchufable) ya fue presentado como prototipo en 2011, y es ahora cuando el fabricante nipón facilita más datos sobre un sistema eléctrico que según la marca permite recorrer 85 kilómetros sin ser recargado.

AQUÍ TIENES TODA LA GAMA HÍBRIDA DE TOYOTA
Respecto a la versión que actualmente se comercializa, el Toyota iQ EV será más grande: pasa de 2,99 metros a 3,12 m de longitud, manteniéndose la altura y la anchura intactas, y al mismo tiempo posibilitando que el habitáculo conserve su capacidad interior y su particular configuración de asientos 3+1. Como es lógico, el tamaño de las baterías -150 celdas de ion-litio, con capacidad para 12 kWh, que se encuentran bajo el piso protegidas por un acero de alta resistencia- incrementa el peso final del futuro iQ hasta un total de 1.130 kg (125 kg más que el iQ “normal” 1.3 con cambio de variador continuo CVT).Esta versión eléctrica del iQ medirá 13 cm más que el resto de hermanos de gama, pero mantiene la misma capacidad interior y la configuración de 3+1 plazas
La toma de corriente, situada en el frontal del iQ, se conecta a un enchufe doméstico convencional de 230 V, completando el proceso de recarga de baterías al 100% en un tiempo de tres horas (equivalente a los 85 kilómetros de autonomía). En modo de recarga rápida, el futuro iQ eléctrico estará cargado al 80% en tan solo quince minutos.
El motor del Toyota iQ EV tiene 64 caballos de potencia (47 KW), alcanza los 100 km/h desde parado en 14 segundos y su velocidad punta es de 125 km/h. Datos más que suficientes para un coche enfocado exclusivamente al tránsito por la ciudad. De todas formas, Toyota informa de tres modos de conducción seleccionables: “D-range” para equilibrar eficiencia y prestaciones; “S-range” en el que priman las aceleraciones rápidas; y “B-range” en el que se maximiza la recarga de baterías en fases de desaceleración o frenada para aumentar la autonomía.El que podría ser el sexto embrión HSD de Toyota acelera de 0 a 100 km/h en 14 segundos y alcanza los 125 km/h de velocidad punta
Toyota además ha aprovechado lo que en un futuro puede ser su sexto embrión nacido de la tecnología Hybrid Synergy Drive (Prius, Prius+, Auris HSD, Yaris HSD y el Prius enchufable), para dotar al iQ EV de personalidad propia, con un diseño exterior más aerodinámico en el que destaca un nuevo paragolpes delantero con entradas de refrigeración más pequeñas, además de una carrocería bicolor en blanco perlado y negro esmaltado en la zona superior de pilares y techo. Por dentro, la iluminación ambiental en tonos azules toma el protagonismo, se añade una pantalla de navegación de 3,5 pulgadas con información asociada del funcionamiento del sistema eléctrico, y se han revisado elementos como los asientos calefactados –con bomba de calor-, el climatizador que se puede gestionar por control remoto o una luneta térmica con sensor de humedad para el empañamiento.

toyotaiqevapoyo_c65df9531c39eec0de8e10c7e.jpg