En el Salón de Nueva York

Toyota GT86 2017: Llegará al mercado el próximo otoño

Toyota GT86 restyling tres cuartos delantero
Raúl Toledano21 mar 2016

El nuevo Toyota GT86 hará su debut en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York (del 25 de marzo al 3 de abril), antes de salir a la venta el próximo otoño. Presenta cambios en su diseño exterior, en la calidad percibida de su habitáculo y en la suspensión, ofreciendo "unas sensaciones de conducción más intensas".

Al deportivo de motor bóxer de cuatro cilindros opuestos de Toyota, lanzado al mercado en 2012 de manera conjunta con el Subaru BRZ, le toca pasar una oportuna actualización. Sobre la misma carrocería coupé de 4,24 metros de longitud y un habitáculo de 2+2 plazas, el modelo japonés incorpora un estilo más agresivo que afecta a su diseño exterior, interior y puesta a punto del chasis.

Por fuera, el GT86 presenta en su frontal una mayor entrada de aire central y un nuevo diseño de los faros delanteros, que ahora incluyen tecnología LED. Además, el GT86 cuenta con nuevos intermitentes, luces antiniebla y paragolpes. En la zaga, el coupé de Toyota apuesta ahora por unos grupos ópticos LED y un paragolpes de nuevo diseño, igual que las llantas de aleación, de radios trenzados.

Toyota GT86 restyling tres cuartos trasero
En el habitáculo, la calidad percibida ha mejorado sustancialmente, existiendo la opción de una nueva tapicería en cuero y Alcantara, con el cuadro de instrumentos revestido en ante. El mismo material añade una nueva textura, más suave, a los acabados de las puertas. Además, hay un nuevo material en los asientos, con costuras en plata, y un nuevo volante de diseño deportivo con mandos integrados y el emblema ‘86’ en el centro.

El comportamiento dinámico de GT86 seguirá siendo una de las grandes bazas del modelo. Sin noticias todavía sobre la potencia final de este restyling (el modelo que actualmente se vende tiene 200 CV), Toyota sí explica que se ha reconfigurado la suspensión, con nuevos ajustes de los amortiguadores y una flexibilidad diferente que se traduce en un GT86 más fácil de controlar y más ágil en una conducción deportiva.