Toyota Corolla Sedán 2.0 D-4D: Buen término medio

a fondo :: Toyota Corolla Sedán 2.0 D-4D 1
Enrique Marco18 nov 2008
La sensación general que transmite el Toyota Corolla Sedán 2.0 D-4D tras conducirlo es la de estar ante un coche muy equilibrado que, si bien no destaca por nada en especial, sí obtiene una nota bastante alta en todos los apartados.
Dicen que en el término medio está la virtud, y esta teoría se puede aplicar perfectamente al Toyota Corolla Sedán 2.0 D-4D. Se trata de una berlina media que se erige como una excelente opción, pues ofrece espacio, calidad, eficiencia mecánica y equipamiento; todo ello a un precio razonable.
Sin embargo, este segmento de berlinas derivadas de compactos no termina de despegar en España. Las ventas de estos vehículos entre los que también figuran el VW Jetta o el Opel Astra Sedán entre otros- son muy inferiores tanto si las comparamos con los modelos de cinco y tres puertas (por ejemplo el Auris) como referenciadas a las de las berlinas medio-altas (donde milita el Avensis y los deseados A4, Serie 3 y Clase C).
En esta ocasión nos subimos al Corolla Sedán diésel con cambio manual, ya que anteriormente también habíamos probado el igualmente recomendable gasolina automático (Corolla Sedán 1.6 VVT-i aut). Con sus 126 cv, esta versión 2.0 D-4D parte de los 21.160 euros del acabado Luna, aunque si echamos mano de la interesante lista de extras nos podemos poner en los 26.430 euros que costaba nuestra unidad de pruebas, equipada hasta los topes con xenón, navegador, etc.
No obstante, la gama Corolla Sedán de Toyota arranca con los 18.050 euros del 1.4 D-4D de 90 cv, un precio excelente para toda una gran berlina como esta. Entre sus hermanos" de la marca decir que el modelo compacto abandonó recientemente la denominación Corolla para pasar a llamarse Auris, aunque el monovolumen medio sí conserva dicha denominación: Corolla Verso. Así las cosas, la marca japonesa continua aumentado unas cifras de récord, ya que haciendo un poco de historia recordaremos que el Corolla es el modelo más vendido del mundo, con más de 32 millones de unidades.
Discreto pero equipado
El Toyota Corolla Sedán es una berlina con una estética bastante convencional, sin estridencias ni formas arriesgadas, que, por tanto, ni suele entusiasmar ni suele desagradar. Aunque se denomine Corolla, tiene muchas más cosas en común con el actual Auris que con el último Corolla 3p y 5p; pues recordemos que si la familia Corolla lleva ya cuatro décadas en el mercado, este modelo concreto es bastante reciente, ya que se lanzó en primavera de 2007, poco después de la llegada del nuevo Auris.

a fondo :: Toyota Corolla Sedán 2.0 D-4D 2

Con sus 4,54 metros de longitud, el Corolla Sedán es más grande que la mayoría de las berlinas medio-altas de la pasada generación, e incluso un centímetro más largo que un BMW Serie 3 actual. Lo mismo sucede con el maletero, que ofrece nada menos que 450 litros de capacidad, una cifra muy generosa. Igualmente las plazas traseras son suficientemente amplias, lo que en global hace que se le pueda considerar un coche de gran habitabilidad.
En las plazas delanteras encontramos muchas similitudes con el Auris, con un salpicadero prácticamente idéntico salvo por la posición de la palanca de cambios (más elevada en el Auris y en una posición más tradicional en el Corolla Sedán). El cuadro central de mandos resulta muy moderno y agraciado estéticamente hablando, pues combina las clásicas esferas con unos indicadores digitales muy vistosos.
La calidad general es buena, y la sensación de coche completo se acentúa con extras como el del navegador. Ya el acabado Sol incluye de serie muchos elementos de lujo, confort y seguridad; como climatizador, cruise control, volante y pomo de cuero, airbags de rodilla para el conductor y de cortina incluso para las plazas traseras, ordenador de viaje, control de tracción y estabilidad, equipo de radio-cd con seis altavoces, sensor de lluvia, sensor de luces, arranque sin llaves, retrovisor interior antideslumbramiento y llantas de aleación con neumáticos 205/55 R16 entre otras cosas.
Con este equipamiento, el Corolla Sedán 2.0 D-4D Sol tiene un precio de 21.160 euros; y añadiéndole la pintura metalizada, el navegador, el bluetooth y los faros de xenón (extras que lleva nuestra unidad que aparece en las fotos) el precio asciende hasta 26.430 euros.
Notable en comportamiento
La sensación general tras conducir el Toyota Corolla Sedán 2.0 D-4D es la de estar ante un coche muy equilibrado, que, si bien no destaca por nada en especial, sí obtiene una nota bastante alta en todos los apartados. Su motor ofrece una potencia media (126 cv), más que suficiente para los tiempos que corren, logrando además unos consumos más bien bajos y unas emisiones de CO2 contenidas: 5,3 l/100 km y 141 g/km.

a fondo :: Toyota Corolla Sedán 2.0 D-4D 3

Para arrancar el coche no es necesario sacarse el mando del bolsillo. Sólo con que la unidad detecte su cercanía ya se puede dar marcha al propulsor mediante un cómodo botón. La mecánica diésel se hace sentir más que en otros modelos; y quizá sea este uno de los pocos aunque pequeños defectos que le podemos encontrar a esta berlina tan bien terminada. No es que haga mucho ruido ni vibre en exceso, pero ante el refinamiento actual de la mecánicas diésel más evolucionadas, notamos como este modelo con este motor no es de los más suaves del mercado.
Al volante del Corolla Sedán 2.0 D-4D es fácil sentirse a gusto. La caja de cambios manual de seis velocidades funciona como debe y el manejo de todos los mandos es cómodo y agradable. Sin tener un empuje que deslumbre, la fuerza de este motor es notable (300 Nm de par desde 2.000 rpm), lo que le permite unas prestaciones más que aceptables (200 km/h de velocidad máxima y 10,3 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h).
Finalmente, por lo que se refiere a la estabilidad tampoco se le puede sacar ninguna pega, pues el Corolla Sedán pisa con aplomo la carretera y no resulta seco ni duro; por lo que podemos decir que tiene un buen compromiso entre estabilidad y comodidad. En definitiva, un coche bien hecho para durar muchos kilómetros y con el que no nos faltará de nada.