Toyota Celica 1.8 VVT-i: Un veterano de referencia

Diego Zotes03 dic 2004
Nuestro protagonista de hoy monta el motor menos potente de la gama (143 cv frente a los 192 cv del TS), pero a nuestro juicio, dado su carácter y su diferencia de precio entre éste y el TS, nos parece el más acertado. Cuesta 25.600 euros y a cambio nos ofrece un atractivo y espectacular diseño, unas prestaciones notables y una conducción muy agradable.
Inicio
UN VETERANO DE REFERENCIA

a fondo :: Toyota Celica 1.8 VVT-i 1

En la mayoría de las ocasiones nos centramos en ofrecer información de nuevos modelos o versiones de reciente aparición, aunque otras veces también pasan por nuestras manos vehículos que ya llevan un tiempo a la venta, momento en el que aprovechamos para ver como evoluciona el mercado. En estos modelos veteranos siempre se observan algunas carencias de equipamiento que los últimos en salir sí que montan, pero cuando la realización ha sido tan buena como en el caso de este Toyota, lo cierto es que su compra continúa siendo muy recomendable.
  Toyota lanzó la actual generación del Celica en 1999, y hace ahora dos años efectuó en este deportivo una serie de modificaciones que le rejuvenecían. Hoy, como antes hemos dicho, algunos detalles delatan su veteranía, pero ni su preciosa carrocería, ni su estupendo nivel de calidad y rendimiento, ni su divertida conducción ha quedado desfasada. De hecho, como opción deportiva el Celica sigue siendo de lo mejor.
Nuestro protagonista de hoy monta el motor menos potente de la gama (143 cv frente a los 192 cv del TS), pero a nuestro juicio, dado su carácter y su diferencia de precio entre éste y el TS, nos parece el más acertado. Cuesta 25.600 euros –prácticamente lo mismo que cualquier compacto o berlina media- y a cambio nos ofrece un atractivo y espectacular diseño, unas prestaciones notables (205 km/h y 8,7 segundos en el 0 a 100 km/h), una conducción muy agradable, y la calidad y fiabilidad que acostumbra a tener la casa japonesa.
Enrique Marco, Autocity
20 de Diciembre de 2004

DISEÑO Y EQUIPAMIENTO

a fondo :: Toyota Celica 1.8 VVT-i 2


El Toyota Celica fue en su día un coche bien equipado, pero en sólo unos años los niveles estándar de equipamiento se han incrementado espectacularmente. De serie trae el climatizador automático, el ABS, los airbags frontales y laterales, el volante de cuero y el radio-cd entre otras cosas; pero se olvida de otros elementos que los últimos en llegar también suelen llevar como dotación de serie: ordenador de viaje, airbags para la cabeza, control electrónico de estabilidad, etc.
Ahora bien, si en equipamiento el Celica se ha quedado un poco atrás, no podemos decir lo mismo en diseño, pues aunque lleve seis años circulando por nuestras carreteras continúa llamando la atención, pues presenta un frontal imponente y una línea lateral muy estilizada. En todo caso la zaga sería lo único que no termina de convencer, aunque tampoco hace desmerecer al conjunto. En cualquier caso, a pesar de los años y de no ser un coche muy caro, el Toyota Celica es de los que sigue levantando miradas a su paso.
En el interior las plazas delanteras son comodísimas y permiten una posición muy deportiva. Los asientos recogen el cuerpo perfectamente, y además son realmente atractivos. Por último, la calidad de materiales y la posición de los mandos y salpicadero hacen que sea fácil sentirse a gusto del Celica. Los que no se encontrarán tan cómodos serán los de las plazas traseras, pues si sobrepasan el 1,70 metros de altura pegarán con la cabeza en la luneta trasera, y aún por debajo de esta altura el espacio queda muy justito. Donde sí hay mucho espacio para tratarse de un deportivo es en el maletero, ya que 323 litros es un volumen bastante considerable.

CONDUCCION

a fondo :: Toyota Celica 1.8 VVT-i 3


La cifra de potencia máxima es uno de los datos que más miramos los conductores a la hora de hacernos una idea de cómo puede responder el coche, pero sopesando bien todos los aspectos queda claro que no es lo único importante, y sorprende como a veces con una potencia no muy elevada se puede obtener un grado diversión al volante muy alto. Esto es lo que sucede con el Toyota Celica 1.8 VVT-i, que con 143 cv, que a priori puede parecer que no sean muchos, ofrece una conducción de lo más gratificante.
Entre las otras variables que cuentan –y mucho- a la hora de llegar a un resultado final satisfactorio, podemos citar el peso del vehículo, la caja de cambios, y el “carácter” del motor. Pues bien, el Celica 1.8 VVT-i pesa tan solo 1.100 kilos, monta una caja de cambios manual de seis velocidades rápida y precisa, y su propulsor sube de vueltas con una alegría extraordinaria, dando en la zona alta un rendimiento notable acompañado de un sonido muy sugerente.
¿Qué más cosas nos hacen falta para disfrutar en la conducción? Pues algo que también posee el Toyota Celica: un chasis puesto a punto correctamente (las reacciones no son muy “secas” pero se nota un tacto más bien enérgico), una dirección bastante directa y unos frenos y neumáticos que nos permitan tener el dominio absoluto del vehículo.
Pues ya está. La receta es sencilla, pero el disponer de todos estos aspectos tan bien calibrados no es nada fácil. Por si fuera poco, en caso de no excederse con el pedal del acelerador, el motor 1.8 VVT-i del Celica posibilita unos consumos realmente contenidos: 7,7 l/100 km como media.