Toyota Avensis Touring Sports 150D: Familiar de principios

nuevaportada_278903ecb2716f4c43fe4aff9.jpg
Raúl Toledano10 dic 2015
El Avensis Touring Sports es un familiar de principios, accesible en precio y muy capaz en espacio. No sería justo olvidar sus avances en seguridad y conectividad. Así como tampoco que su nuevo motor diésel 150D, poco refinado, es un perfecto socio de un chasis optimizado para largas rutas.
El turismo más grande que Toyota vende actualmente en el mercado español es el Avensis, que en su carrocería familiar denominada Touring Sports se dispara hasta los 4,82 metros de longitud para dar cabida a un interior realmente espacioso y confortable para cinco ocupantes y albergar un maletero de 543 litros, números que apenas varían respecto al Avensis anterior, del año 2012.
Son características, las del notable aprovechamiento interior, ya presentes en el modelo saliente del Avensis. Respecto a éste, el Avensis 2015 ha retocado su diseño exterior (poco, pero con sutil elegancia), puesto a punto el esquema de suspensiones (para seguir siendo un turismo cómodo en carretera abierta y no muy ágil en curva) y optimizado a nivel de equipamientos de seguridad y conectividad (no eres nadie en el mercado actual si no lo haces) y de motores (el diésel de 143 CV, denominado 150D, que hemos probado en Autocity, es nuevo).La denominación 150D corresponde al nuevo motor diésel de dos litros y 143 CV
Además de por el espacio, el Avensis Touring Sports tiene otra gran bondad: su precio, de los más competitivos del segmento D, categoría en la que milita junto a modelos de última factura como Ford Mondeo Sportbreak, Mazda 6 Wagon, Skoda Superb Combi o Volkswagen Passat Variant. En concreto, el PVP de la versión probada Avensis TS 150D Executive (correspondiente al acabado más alto) asciende a 32.290 euros (más los 550 euros de la pintura metalizada).Alto nivel de equipamiento a un precio accesible
En este precio se incluye dos de las novedades del Avensis 2015, el denominado Toyota Safety Sense, que aglutina los equipamientos de seguridad activa (aviso de colisión por alcance, frenada automática de emergencia, alerta por cambio involuntario de carril, asistente de luces largas, reconocimiento de señales de tráfico), y el Toyota Touch 2 & Go, que agrupa a los elementos de confort y conectividad en una pantalla táctil multifunción de 7" (navegación con reconocimiento por voz, USB compatible con iPod, cámara trasera, bluetooth, acceso a aplicaciones móviles) que queda en una posición algo baja respecto al cuadro de instrumentos.
a favor- Relación equipamiento/precio- Espacio y confort interior- Consumosen contra- Dirección poco informativa- Vibraciones mecánicas- Sin salidas de aire traseras
El resto del habitáculo es discreto, agradable y está bien rematado. Alardes los justos, más allá de los paneles en puertas y salpicadero en color madera Argentum y los asientos forrados en piel negra microperforada (por cierto, los delanteros, con ajustes eléctricos y calefacción, son muy cómodos al paso de los kilómetros), o el enorme techo panorámico Skyview. Por lo demás, hay numerosos huecos para depositar objetos, los mandos están bien distribuidos, apenas tiene lagunas en su dotación (al Executive sólo le faltan las salidas de aire traseras) y la visibilidad hacia todos los ángulos es muy buena, lo que en conjunto hacen del interior del Avensis un espacio muy ergonómico (cuesta poco adaptarse a él).
EN MARCHA
En mi opinión el motor probado, el nuevo turbodiésel 2.0 D-4D de origen BMW que reemplaza al anterior 2.2 D-4D, es el más idóneo para las características de tamaño y peso del Avensis familiar. Sin ir sobrado (200 km/h de velocidad máxima y 9,8 segundos de 0 a 100 km/h), mueve al conjunto con alegría y gasta bastante poco (6,2 litros durante la semana a prueba). Como contraprestación, es una mecánica que transmite bastantes vibraciones al interior (volante, pomo del cambio, pedales), aunque una vez lanzados éstas se aminoran y en general su funcionamiento se refina.Lo peor del motor son las vibraciones que transmite al volante, pedales o pomo del cambio
Va asociado a un sistema de parada y arranque del motor en retenciones, que no tiene un funcionamiento especialmente fino, y a una caja de cambios manual de seis velocidades, con recorridos de la palanca muy largos aunque fáciles de insertar. Por su parte, los amortiguadores son más blandos que antes, hecho que se compensa -dice Toyota- con una mayor rigidez de la barra estabilizadora y de los propios muelles; la dirección es de asistencia eléctrica y los neumáticos de serie en la unidad probada son de 225/45 R18.Por motor y chasis es un familiar idóneo para autovías y largas rutas
Por todo lo dicho, el Avensis Touring Sports en un familiar muy notable para viajar por autovías, sobre todo si están bien asfaltadas. Las suspensiones son muy comprensivas con el confort de los ocupantes, la insonorización del habitáculo es suficiente, y para el conductor mantener un ritmo alegre es fácil y seguro. Otro cantar es cómo negocia las curvas más lentas y cerradas. Aunque estos coches no aspiran a deportividad alguna, una pizca de dureza en las suspensiones y un mayor retorno de la información que de los neumáticos llega a la dirección, no estarían de más para redondear un comportamiento dinámico que se queda un escalón por debajo de otras alternativas del segmento.