Toyota Avensis Sedán 120D Advance: El don del equilibrio

toyotaavensisportada_2a33bb2a9eeee8f28a10d60b3.jpg
Raúl Toledano22 oct 2013
Probamos una de las berlinas más equilibradas del segmento D, el Toyota Avensis, con su elegante carrocería de cuatro puertas Sedán, un completo acabado Advance aderezado de equipamientos excelsos por su relación calidad/precio, y un motor diésel de 2.0 litros y 124 cv de agradable respuesta y bajos consumos.
Toyota siempre se ha movido con ciertos reparos en el segmento de las berlinas generalistas, entre el atrevimiento y la deportividad de sus compatriotas de Honda y Mazda y la calidad y la tradición de los europeos. Tampoco juega a su favor, la versatilidad dentro de la propia gama Toyota, con un Auris familiar, el propio Prius, o un muy espacioso RAV4 con claras intenciones familiares. En este panorama, el fabricante nipón comercializa desde enero de 2012 la actualización de la tercera generación del Toyota Avensis, un equilibrista que puede captar la atención de más de un cliente que dude entre varios modelos de esta categoría.
Y es que la oferta es amplia, Honda Accord, Mazda6, Peugeot 508, Opel Insignia, Volkswagen Passat o Skoda Superb miden el éxito de nuestro Avensis, concretamente el de la carrocería Sedán (también se vende el familiar “Cross Sport”). Un cuerpo clásico de tres volúmenes, con tapa de maletero, y eso sí, un diseño que ofrece una vuelta de tuerca respecto al modelo de 2009, cuando Toyota apostó por unas líneas exteriores que abrieron el camino de los futuros diseños de la marca.Los competidores son muchos, pero pocos ofrecen una relación calidad/precio tan elevado como el Avensis
Ahora, este diseño contemporáneo se envuelve en una mirada más desafiante. Y es que en esta actualización hay cambios en el frontal, con una nueva parrilla cromada, las nuevas ópticas achinadas con un “Pack Ambition” que incluye faros bixenón direccionables con LED para la iluminación diurna, y un paragolpes sobredimensionado con abertura central trapezoidal que, más allá de observaciones subjetivas, motiva un crecimiento de 15 milímetros en la longitud total de este Avensis Sedán (4,71 metros).
En la zaga, los retoques continúan, con unos grupos ópticos más modernos, escoltando a la nueva moldura cromada que recorre la parte superior de la matrícula, o un paragolpes inferior rediseñado en el que se incluye una franja de plástico oscurecido que aloja los antiniebla traseros. De perfil, las llantas de aleación son de nuevo diseño, con un diámetro de 17” y un color gris grafito en el caso de nuestro acabado intermedio “Advance”.

trasera_565e938ef7a1e31ba07456a96.jpg

El grafismo de la instrumentalización, la botonería y el diseño de la consola central y el salpicadero y unos nuevos asientos delanteros con unos contornos laterales más pronunciados, son las principales novedades en el habitáculo del Toyota Avensis Sedán. Las sujeciones laterales de los asientos son más pronunciadas que antes
Si de habitabilidad hablamos, los patrones clásicos siguen predominando. En un sedán, de toda la vida, cuatro son las plazas aprovechables, rebajando (como la mayoría de sus alternativas) la utilidad de la plaza central trasera, y eso que cuenta con un suelo completamente plano. Con una distancia entre ejes de 2,70 metros, no es de los coches más espaciosos del segmento, le falta algún centímetro para estirar las piernas, sobre todo si el conductor y el acompañante viajan con la banqueta muy retrasada. Por el contrario, es útil y práctico que el duro respaldo de la plaza central se pueda desplegar conformando una bandeja para depositar objetos y una escotilla que comunica con el maletero, aprovechable para cargar objetos largos.
a favor- Consumos- Calidad de rodadura- Equipamiento de serie y opcionalen contra- Espacio piernas fila trasera- Dirección muy asistida
Y hablando de maletero, son 509 litros de capacidad los que atesora bajo su tapa de maletero, con formas regulares y aprovechables (se renuncia al práctico portón de la versión familiar que además aumenta la capacidad total hasta los 543 l) y la posibilidad de abatir los respaldos traeros en configuración 60/40 formando un pequeño escalón entre habitáculo y maletero.
Nuestro acabado “Advance”, el intermedio, añade sobre el básico “Comfort” -que ya incluye control de crucero, bluetooth, pantalla táctil de información Toyota Touch de 6,1”, o controles de estabilidad y de tracción-, elementos de serie como el climatizador bizona, las llantas de 17”, retrovisores plegables eléctricamente, retrovisor interior antideslumbramiento, o luces y limpias automáticos.
La unidad de prensa cedida por Toyota España suma a todo esto, el “Pack Ambiton”, que ofrece la tapicería Alcantara color negro y faros bixenón con LED diurno (1.600 euros),y por otra parte el navegador Toyota Touch & Go (600 € más) que incluye funciones de estado del tráfico, límites de velocidad personalizables, alertas de radares, o conectividad a bordo a través de Google Maps. Con descuentos incluidos, este Toyota Avensis Sedán 120D Advance cuesta 20.641 €, a los que habría que añadir los 2.200 € en equipamiento opcional; en total, 22.841 euros, un montante bastante barato considerando todo lo que incluye y si lo comparamos con sus competidores.
Antes de arrancarlo, el motor turbodiésel 2.0 D-4D y 124 cv (antes 126 cv) ofrece una primera grata noticia para el cliente: el ahorro del impuesto de matriculación al rebajarse los consumos a 4,5 l/100 km, equivalentes a 119 g/km de emisiones de CO2. La mecánica, que entre otros cambios incluye un turbocompresor de fricción reducida, tiene dos claras ventajas: la rumorosidad es bajísima, siendo muy suave y agradable en un uso continuado, y el turbo “sopla” desde 1.400 rpm ofreciendo un par motor máximo de 280 Nm (antes 234 Nm). Notable respuesta, mucha suavidad, y consumos/ahorro se dan la mano en esta motorización que es la más demandada de toda la gama (hay otros dos motores diésel más potentes y un gasolina, y tres transmisiones, una manual y dos automáticas, que no se pueden configurar con todas las mecánicas). Las prestaciones de nuestra unidad son, 200 km/h de velocidad punta y 9,8 segundos de 0 a 100 km/h.
Con la caja manual de seis velocidades, lograr consumos de 5 litros en carretera a velocidades de 120 km/h es sencillo. En ciudad, tampoco está lejos de los 5,6 l/100 km que homologa. Es un motor progresivo, con muy buenos bajos y medios, pero con un estrecho margen de aprovechamiento de esos 280 Nm (a 2.500 rpm decaen). En otras palabras, que para gastar menos y tener una mejor respuesta al pisar el acelerador, es conveniente estar pendiente de que la aguja del cuentarrevoluciones se mueva entre 1.400 y 2.500 rpm.Consumir 5 litros en carretera a velocidades legales es realmente fácil
Por último, Toyota ha mejorado el confort de la marcha. Con una suspensión delantera McPherson y una trasera de doble triángulo, ambas revisadas, así como una barra estabilizadora trasera incrementada y el sistema de dirección asistida eléctrica con una desmultiplicación mayor, el Avensis se convierte en una berlina que para su peso y tamaño es uno de los vehículos más agradables de conducir a marchas crucero y sencillos de maniobrar en ciudad. Además, la rigidez torsional de la carrocería aumenta gracias al uso de aceros de alta resistencia, y la mejora aerodinámica (Cx 0,28) y los neumáticos de baja resistencia a la rodadura también colaboran en una puesta a punto enfocada a que la calidad de rodadura sea sobresaliente.Se han revisado todos los elementos del chasis para conseguir una calidad de rodadura excepcional