Toyota Avensis 2.4 VVT-i: Máximo refinamiento

Diego Zotes23 nov 2004
La marca japonesa Toyota atraviesa un buen momento en todos los aspectos, lo que se refleja en unos coches que reúnen múltiples argumentos para convencer al cliente.
Inicio
MAXIMO REFINAMIENTO

a fondo :: Toyota Avensis 2.4 VVT-i 1

La marca japonesa Toyota atraviesa un buen momento en todos los aspectos, lo que se refleja en unos coches que reúnen múltiples argumentos para convencer al cliente. En concreto del Avensis ya hemos hablado muy bien en esta revista, de todas las versiones que salieron en su lanzamiento, pero ahora con la última motorización en llegar la berlina japonesa alcanza unos niveles de refinamiento elevadísimos.
  Con un motor de cuatro cilindros, 2,4 litros de cilindrada y 163 cv de potencia, se ha logrado una finura de marcha que más bien parece un V6 por la forma de entregar la potencia. A tal exquisitez se le une un cambio de marchas automático y con función secuencial que, si bien no es el más rápido que hayamos probado, sí ofrece un manejo muy suave y una efectividad más que aceptable.
Altas prestaciones, mucho espacio, elegancia… y también equipamiento, mucho equipamiento. De serie el Toyota Avensis 2.4 VVT-i Executive aut. trae elementos como la tapicería de cuero, los faros de xenón, o nueve airbags entre otras cosas. Dada la calidad del Avensis, su potente motor, y su ejemplar nivel de acabados, pensaríamos fácilmente que su precio iba a rebasar los cinco millones de las antiguas pesetas; pero nada de eso, la cuantía a pagar por él es totalmente razonable: 28.755 euros.
Enrique Marco, Autocity
19 de Noviembre de 2004

DISEÑO Y EQUIPAMIENTO

a fondo :: Toyota Avensis 2.4 VVT-i 2


No acostumbramos a repasar mucho el aspecto estético de los modelos que probamos, ya que el gusto es algo muy personal, y cada uno tiene el suyo, todos igual de válidos. Sólo diremos a grandes rasgos que la línea del Avensis nos parece elegante y sólida. También que el encaje de las molduras, el cerrar de las puertas, etc, nos dan una idea de la elevada calidad de fabricación del modelo nipón. Lo mismo sucede en el interior, cuyos materiales parecen de buena factura. Eso sí, a su salpicadero se le puede acusar de algo sobrio, pues su diseño quizá sea demasiado discreto.
Por medidas el Toyota Avensis va bien servido, pues su larga batalla de 2.700 mm, la longitud total de 4,63 metros y el buen aprovechamiento del habitáculo permiten un espacio muy amplio para los ocupantes y un magnífico maletero de 520 litros de capacidad.
Esta versión Executive del 2.4 VVT-i viene equipada hasta los topes, por lo que citaremos sólo los elementos principales: airbags frontales, laterales, de rodilla para el conductor y de cortinilla para las plazas delanteras y traseras; ABS, TRC (control de tracción) y VSC (control de estabilidad), faros de xenón, llantas de aleación de 17 pulgadas con neumáticos 215/45, regulador de velocidad, ordenador de viaje, radio cd con mandos en el volante, espejo retrovisor antideslumbramiento y asientos de cuero con reglaje eléctrico en los delanteros.
Como opciones únicamente encontramos la pantalla retráctil –de color y 7 pulgadas- que hace las veces de navegador vía satélite y ordenador. Este extra, que va manejado por control de voz, cuesta 2.500 euros.

CONDUCCION

a fondo :: Toyota Avensis 2.4 VVT-i 3


El Toyota Avensis 2.4 VVT-i es una berlina rápida, aunque no deportiva. Lo que transmite al volante es refinamiento y calidad de marcha, pero su cambio de marchas y su chasis van más orientados al confort que a las prestaciones puras y eficacia. Por compararlo con alguno de sus rivales y orientar sobre su comportamiento, diremos que este Avensis está más cercano a, por ejemplo, un Rover 75 2.5 V6 de 177 cv (señorial) que a, por ejemplo, un Alfa Romeo 2.0 JTS 165 cv (“racing”).
Su motor es un 2,4 litros de 163 cv, y con el característico sistema con culata de distribución variable de Toyota VVT-i. Su par máximo llega a 230 Nm. El empuje de dicho motor es muy constante y fino, y a altas revoluciones deja escuchar un bonito sonido. El cambio de marchas digiere muy bien la potencia, pues la administra con suavidad entre los pasos de una velocidad a otra, y además apenas tarda en realizar el cambio bastante poco. Las prestaciones no son espectaculares, pero sí buenas, y encajan perfectamente con la filosofía del coche (9,1 segundos de 0 a 100 km/h y 220 km/h de velocidad máxima), mientras que su consumo, sin ser una referencia, es más bajo que el de otros competidores de “más cilindros”: 9,5 l/100 km de media.
Por comportamiento dinámico el Toyota Avensis 2.4 VVT-i recibe un sobresaliente. Es bastante cómodo, pero a la vez transmite una gran sensación de seguridad. Su larga batalla, y suaves tarados de amortiguación no le hacen idóneo para carreteras tortuosas de montaña, pero sí excepcional para cualquier otro tipo de trazado. El bastidor y la dirección están muy bien afinados, y a esto último ayuda su equipo de neumáticos: 215/45 R17.
En definitiva, que el Toyota Avensis 2.4 VVT-i resulta la berlina ideal para quien busque una conducción rápida y a la vez cómoda, valore el alto equipamiento y la calidad de fabricación, y no quiere gastarse más de 30.000 euros.