Toyota Avensis 1.8VVT-i: Un lujo accesible

Diego Zotes15 jun 2004
En varias ocasiones hemos hablado del planteamiento de muchos compradores de berlinas, que centran sus propósitos bien en las generalistas o en las elitistas. Sin embargo, existen otras opciones que por exclusividad se encuentran a mitad de camino entre un grupo y otro, y que en muchas ocasiones ofrecen unos argumentos más que recomendables.
Inicio
UN LUJO ACCESIBLE

a fondo :: Toyota Avensis 1.8VVT-i 1

  En varias ocasiones hemos hablado ya del planteamiento de muchos compradores de berlinas, quienes en la inmensa mayoría de las ocasiones centran sus propósitos bien el las generalistas (Laguna, Mondeo, Vectra, etc) o bien el las elitistas (A4, Serie 3, Clase C, etc). Sin embargo, existen otras opciones que por exclusividad se encuentran a mitad de camino entre un grupo y otro, y que en muchas ocasiones ofrecen unos argumentos más que recomendables.

a fondo :: Toyota Avensis 1.8VVT-i 2

Uno de estos ejemplos es el Toyota Avensis, cuya actual generación fue puesta a la venta hace poco más de un año, y la cual reúne diversos detalles de calidad que le convierten en un auténtico coche de prestigio, sin nada que envidiar a los tradicionales coches de lujo. Además, si nos decantamos por la opción básica -el 1.8 Sol- tenemos el aliciente de poder acceder a una berlina de gran tamaño, excelente calidad, cuidado equipamiento y funcionamiento sobresaliente por la razonable cantidad de 20.400 euros.

Enrique Marco, Autocity
2 de Junio de 2004

DISEÑO Y EQUIPAMIENTO

a fondo :: Toyota Avensis 1.8VVT-i 3


La opinión sobre el aspecto estético es una de las razones de peso a la hora de decantarse por un modelo u otro. Como sobre gustos no hay nada escrito, no podemos entrar a valorar si es o no bonito en Toyota Avensis, pero sí podemos afirmar que su diseño resulta elegante y conservador.
Algo que no debemos pasar por alto es que, al contemplarlo de cerca y detalladamente, nos damos cuenta de que el Avensis es “un coche bien hecho”. Nos referimos con esta afirmación a que todo encaja perfectamente, inspira una grata sensación de solidez, y tiene detalles de verdadera clase (por ejemplo, el sonido al cerrar las puertas es totalmente hermético).
Luego, en el interior, como suele suceder en casi todos los vehículos japoneses, no vemos ningún alarde de diseño, ni una gran cantidad de relojes, botones o demás mandos. Es más bien austero. Sin embargo, observamos como la calidad de los materiales empleados es sobresaliente.
Otra de sus virtudes es el espacio, tanto por sensación de espacio en las plazas delanteras, como por habitabilidad real en las plazas traseras. Y es que con 4,63 metros de longitud, 1,76 metros de anchura y 1,48 metros de altura, combinado con un óptimo aprovechamiento del habitáculo, podemos decir que en el Avensis se disfruta de una buena calidad de vida abordo. Por si fuera poco, la capacidad del maletero es de lo mejor de la categoría: 520 litros.
Por último, de equipamiento va bien servido, incluso podemos decir que supera a la mayoría de sus rivales, pues aunque el control de estabilidad esté reservado para el 2.0 y D-4D, junto al ABS, control de tracción, ordenador de viaje, climatizador, etc, añade nada menos que nueve airbags (incluido uno para las rodillas del conductor). Por si fuera poco, en el test EuroNcap de protección ante choques, el Toyota Avensis logró la máxima puntuación, honor que de momento pocos coches ostentan.

CONDUCCION

a fondo :: Toyota Avensis 1.8VVT-i 4

Es cierto que en la categoría de las berlinas la opción diesel es la que manda, pero quien no realice muchos kilómetros o no quiera pagar los 3.000 euros de diferencia que hay entre el 1.8 VVT-i y el 2.0 D-4D, a buen seguro con el motor de gasolina quedará más que satisfecho.
El motor que monta el Avensis más modesto es un cuatro cilindros con 1,8 litros de cilindrada que gracias su culata de distribución variable desarrolla una potencia de 129 cv. De esta forma consigue unas prestaciones más que aceptables, pues obtener 200 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km/h en 10,3 segundos agradarán a la gran mayoría de los conductores. Por su parte, el consumo es bastante contenido, conformándose con 7,2 l/100 km de media.
Sentirse a gusto al volante del Avensis es fácil, pues la postura de conducción resulta cómoda. El “buen andar” del coche hace el resto, y como único “pero” podríamos citar que a velocidades de 140 km/h el nivel sonoro que llega del motor al habitáculo es algo más alto que en otras berlina, aunque sin llegar a ser excesivo.
Por último, en lo que se refiere comportamiento no hay nada que reprocharle, más bien todo lo contrario, pues la seguridad y la comodidad con la que aborda todo tipo de trazados le hace merecer una nota muy alta. Además, si lo comparamos con el anterior Avensis (el que se “jubiló” hace año y medio) la diferencia entre el comportamiento dinámico entre uno y otro es abismal, a favor del moderno, lógicamente.