Toda Europa a 115 km/h: Estudio de la Comisión Europea

autoviaza_534d4d68ad2202c3277634a41.jpg
Raúl Toledano06 sep 2013
La Comisión Europea, a través de su departamento de Movilidad y Transporte, estudia unificar el límite de velocidad en las autovías de los países de la Unión Europea en un máximo de 115 km/h. En el caso de España, y la mayoría de los países comunitarios, supondría un retroceso respecto a sus legislaciones nacionales.
Con el argumento principal de disminuir el número de víctimas mortales en accidentes de tráfico en la Unión Europea, el departamento de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea está realizando un estudio denominado "Intelligent Speed Adaptation", esto es, "Adaptación Inteligente de la Velocidad", para unificar la limitación de velocidad máxima en autovía a 115 km/h. Según dicho organismo, actualmente mueren 30.000 personas al año en las carreteras europeas, cifra que con esta propuesta se reduciría sensiblemente.Todos a 115 km/h controlado por una especie de 'ojo de gran hermano' en las carreteras europeas
El proyecto, que cuenta incluso con la oposición del presidente del departamento, Patrick McLoughlin, se basaría en la instalación de un dispositivo adaptado, previo paso por el taller, a los automóviles para que funcionasen de manera coordinada con las cámaras de tráfico que leerían la matrícula del vehículo y calcularían su velocidad, que, en caso de ser superior a esos 115 km/h, alertarían al conductor con una señal acústica antes de proceder a la frenada automática. En otras palabras que todo el parque automovilístico europeo y el entramado de radares, a cual más variopinto de los que utiliza cada país, deberían renovarse: por un lado con la adaptación del dispositivo que funciona mediante señales satélites en los vehículos y por otro con la implantación por parte de las administraciones de unas nuevas cámaras de tráfico que sepan leer estos dispositivos. De aprobarse, todo el parque automovilístico europeo tendría que pasar por el taller para montar el dispositivo
¿Una utopía? McLoughlin se muestra escéptico ante este tipo de medidas y dispositivos argumentando que "limitan la libertad de los ciudadanos, ya de por sí contrarios a muchas de las normas que dicta la Unión Europea". El mismo McLoughlin admitió que esta normativa supondría un peligro, "porque, incluso yendo a velocidades legales, sería imposible adelantar, con el consiguiente riesgo que en determinadas circunstancias eso supondría". En los próximos meses, los expertos de la Comisión presentarán sus conclusiones sobre un proyecto orientado hacia la 'conducción autónoma', donde el funcionamiento de estos "limitadores" de velocidad actuarían como máquinas que controlan otras máquinas, los automóviles, con los peligros que eso supondría al dejar al conductor prácticamente sin poder de decisión final ante circunstancias eventuales -climatológicas, de tráfico...- en la circulación por autovías. Habrá que esperar unos meses para saber el recorrido de esta iniciativa.El mismo presidente del departamento de Movilidad y Transporte de la Comisión es reacio al proyecto