Subasta Amelia Island 2012: Colección de Porsches millonarios

subai_portada_371998fe71224e27f117cd406.jpg
Enrique Marco16 mar 2012
El pasado fin de semana varios Porsches de colección alcanzaron cotizaciones muy elevadas. Entre ellos destacaron un 550 Spyder como el que conducía James Dean y un 917 de competición con 1.200 cv. Estos dos se vendieron por 2,8 y 3,4 millones de euros respectivamente.
Habitualmente los primeros puestos en las subastas más importantes del mundo los ocupan modelos firmados por Ferrari o, en su defecto y en contadas ocasiones, pueden aparecer algunos ejemplares de Mercedes o Bugatti que les superen. Sin embargo, la segunda gran subasta del año, la celebrada por Gooding & Company el pasado fin de semana en Amelia Island (Florida, USA), ha tenido a la marca Porsche como absoluta protagonista.
Lo que los asistentes pudieron ver en dicho evento fue un paraíso para los "porschistas", un acontecimiento que sólo podría ser igualado para un entusiasta de la marca por una visita al Museo de Porsche en Stuttgart. Abrimos este reportaje con una fotografía del que probablemente sea el Porsche más famoso de todos los tiempos, el 550 Spyder, un espectacular y ligerísimo deportivo como el que conducía James Dean cuando perdió la vida a los 24 años un 30 de septiembre de 1955 en accidente de tráfico. La unidad subastada y adjudicada por 2,8 millones de euros se encuentra en estado original y perfectamente restaurada, y cuenta con el motor de origen 1.5 de 4 cilindros y 125 cv, un pequeño propulsor que no obstante le permitía alcanzar los 220 km/h.No todos los días se venden Porsches que rondan los 3 millones de euros.
Pero el récord de la subasta de un bólido firmado por Porsche lo obtuvo el impresionante 917/30 de la Can-Am fabricado en 1973, la competición estadounidense que permitía preparaciones “atómicas”. De hecho, este coche está considerado como el bólido de una competición oficial más potente del mundo. Su motor es un V12 de 5.374 centímetros cúbicos sobrealimentado por un turbocompresor KKK, con el cual se desarrollaban 1.200 cv. Por esta unidad se pagaron 3,4 millones de euros, una cifra justificada si tenemos en cuenta que sólo se construyeron 6 unidades como ésta y que pertenece a la última evolución de la gloriosa familia del Porsche 917.

subai_x__8417f933b4cd58f7bce44228e.jpg

Tampoco podemos dejar de aportar unos breves datos del tercer Porsche más cotizado de la subasta, el 911 Carera RSR Turbo del 74, un bólido de 450 cv que participó en el Campeonato del Mundo de la especialidad y que fue la segunda unidad de las cuatro que se fabricaron para el equipo Martini. El resto de Porsches adjudicados por más de un millón de dólares tampoco tiene desperdicio, y alcanzaron tal cotización tanto por su estado de conservación y originalidad, como por su pedigrí en competición y su notoria aportación a la historia de una de las marcas más prestigiosas del mundo.La mayoría de los Porsche adjudicados eran de competición.
Hay dos ejemplares Porsche que no entraron en el “top ten”, pero que no hemos querido pasar por alto en este artículo. Uno de ellos es el 959 de 1988 (adjudicado por 379.000 euros), el sueño de muchos aficionados que en la actualidad rondamos los 30 o 40 años. Sólo se construyeron 284 unidades, y con su motor biturbo se alcanzaban los 600 cv. Fue, junto al Ferrari F40, el deportivo más aclamado de la década de los 80. El otro Porsche en realidad es un McLaren de F1, en concreto un MP4/3 de 1987. Fue el último año en el que Porsche suministró motores a McLaren, y el último de “la era turbo” (que volverá en 2014). Los McLaren venían de hacerse con el título el año anterior, pero en el 87 fueron los Willimas, sobretodo el de Nigell Mansell, los que dominaron. Aún así, conducido por Alain Prost, el McLaren MP4/3 TAG Porsche obtuvo la victoria en tres carreras y lograron el subcampeonato de constructores. Sólo quedan 3 monoplazas como este en el mundo, y el adjudicado en Amelia Island, por 657.000 euros, es el único en manos privadas. Su motor V6 1.5 turbo se regulaba para la vuelta de clasificación de modo que superaba los 1.000 cv (en carrera se bajaba la presión y se quedaba en unos 800 cv).

subai_x__b3c37e38170c0ccf273cab0b3.jpg

Pero no todo iban a ser Porsches en Amelia Island 2012. Por supuesto algún Ferrari se coló en el “top ten”, un original 212 Inter Coupe de 1951 (uno de los primeros modelos en los 65 años de Ferrari) y un habitual de las subastas, el Daytona Spider del 71. El otro automóvil que se vendió por más de un millón de dólares fue el Tucker 48 de ese mismo año, el único automóvil americano entre los más cotizados. Preciosos también eran el Mercedes 300 SL Alas de Gaviota del 56 (548.000 euros) y el Jaguar SS100 del 39 (353.892 euros). En total se vendieron 70 de los 77 coches subastados, con una recaudación total de 36 millones de dólares (27,6 millones de euros), muy superior a la de la pasada edición.

subai_x__086c34ca914ec30cc15b9f999.jpg

Dos Ferraris se colaron entre los diez más cotizados
Los 10 más cotizados de la Subasta de Gooding en Amelia Island:

1º. Porsche 917/30 Can-Am Spyder de 1973: $4,400,000 (3,4 millones de euros)
2º. Porsche 550/1500 RS Spyder de 1955: $3,685,000 (2,8 millones de euros)
3º. Porsche 911 Carrera RSR Turbo 2.14 de 1974: $3,245,000 (2,5 millones de euros)
4º. Porsche 935/76 de 1976: $2,530,000 (1,9 millones de euros)
5º. Porsche 962 de 1984: $1,925,000 (1,5 millones de euros)
6º. Ferrari 212 Inter Coupe de 1951: $1,375,000 (1,05 millones de euros)
7º. Tucker 48 de 1948: $1,320,000 (1,01 millones de euros)
8º. Porsche 911 GT1 Evolution de 1997: $1,265,000 (968.863 euros)
9º. Ferrari 365 GTB/4 Daytona Spider de 1971: $1,001,000 (766.666 euros)
10º. Porsche 906E de 1967: $1,001,000 (766.666 euros)