Subaru XV: El todocamino más deportivo

subaruxvpruebaportada_dd01e73f1528d9a6fb79519af.jpg
Raúl Toledano25 mar 2013
El Subaru XV es un todocamino de orientación deportiva con motor diésel bóxer de 147 cv de bajo centro de gravedad y la tradicional tracción total AWD con una altura libre al suelo de 220 mm que garantizan tanto eficacia en carreteras asfaltadas como capacidad offroad en vías sin asfaltar.
El nuevo todocamino o crossover de Subaru se llama XV, posicionándose como el SUV más pequeño de la marca (4,45 metros) por debajo del Forester (4,56 m). Ambos modelos, como el resto de la gama que se comercializa en España, montan de serie la tracción integral permanente AWD sin reductora, pero además en el caso del XV destaca por una notoria altura libre al suelo (22 centímetros) muy por encima de otros SUV de claro carácter asfáltico como Kia Sportage, Mitsubishi ASXFord Kuga o Mazda CX-5 e incluso superando a modelos de tradición más campera como Toyota RAV4 o Land Rover Freelander 2.
a favor- Tracción total y motor bóxer - Chasis- Capacidad 4x4en contra- Plazas traseras- Uso urbano- Lectura de grafismos
Construido sobre la plataforma compacta del Impreza –en diferentes foros se ha escuchado eso de que “el XV es un Impreza levantado”-, el Subaru XV tiene sus propias especificaciones técnicas, sobre todo con un recorrido de amortiguación más amplio y un tarado de las suspensiones significativamente más firme. Desde los primeros compases al volante de este XV se nota el carácter propio que Subaru le ha querido imprimir, alejándole de la personalidad más familiar y blandita típica en la mayoría de sus adversarios directos.La suspensión del XV es firme, mostrando desde un principio sus intenciones deportivas
Una conducción rápida, lanzada y efectiva por carreteras ratoneras es posible con este Subaru XV. Colabora una decidida dirección asistida que guía nuestras intenciones al dedillo, ayuda más aun su excelente equilibrio de pesos con la tracción total permanente AWD garantizando la estabilidad a medida que incrementamos la marcha, y pone el colofón a esta agilidad dinámica el bajo centro de gravedad, una obsesión para los ingenieros de Subaru que han aligerado el peso del chasis y reducido el coeficiente de resistencia aerodinámica para un vehículo más bien alto (1,57 m).Aligerado el chasis y con un centro de gravedad muy bajo, parece como si condujeses un turismo más pequeño y ágil
De hecho, el XV es uno de los todocamino más sorprendentes de los últimos años: visto por fuera parece un dócil SUV, de carrocería elevada y con capacidad 4x4; sin embargo, al volante, es como si condujeses un coche más compacto y ligero, de reacciones rápidas y muy buenos apoyos en plena curva, sin apenas inercias típicas de turismos elevados.
El motor de cuatro cilindros bóxer (enfrentados entre sí en posición horizontal) diésel de 2.0 litros y 147 cv esotro punto a favor en este Subaru XV. Cumple en prácticamente todos los apartados de una motorización de este tamaño y potencia. Roza los 200 km/h de punta y acelera de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos. Pero más allá de estos números, es un motor poco ruidoso, con algunas vibraciones a bajo régimen, y que con un buen escalonamiento de las seis velocidades de su cambio manual, empuja de una manera muy progresiva, teniendo unos medios y altos más destacables de lo habitual en un motor turbodiésel de dos litros. Además, asociado a un rapidísimo y muy suave Star/Stop, el consumo medio oficial de 5,6 litros no está tan lejos de cumplirse, con unos 6,6 l/100 combinando ciudad y carretera en una conducción más real.

subaruxvpruebaapoyo_a4b0131ab5d66a743035ecf7e.jpg

Toda esta configuración de motor/chasis/aerodinámica del Subaru XV tiene en la carretera y en vías sin asfaltar dos terrenos favorables. Sin embargo, en ciudad apenas contamos con aliados como la postura de conducción elevada y sus medidas compactas. Más allá de estas dos características comunes en un SUV, el XV ofrece más lagunas que aciertos: la visibilidad trasera es mejorable, los asientos ofrecen un mullido duro, todos los elementos de contacto del conductor con la mecánica (volante, pedales y pomo del cambio) tienen un tacto áspero y la lectura de la instrumentalización incluyendo el software de navegación no es la más intuitiva que se recuerda.El contacto con los elementos de conducción -volante, pedales y pomo- es áspero y la lectura de grafismos poco intuitiva
El espacio es suficiente en las plazas delanteras y los ángulos de apertura de las puertas son notables. Sin embargo, en los asientos traseros los centímetros no sobran, sobre todo por la limitada anchura de puerta a puerta, insuficiente para tres ocupantes. Su silueta cupé también penaliza la altura libre hasta el techo para los pasajeros más altos de dicha fila. Y el maletero cubica 380 litros (1.270 con los respaldos traseros abatidos en configuración 60/40) con kit antipinchazos incluido (la rueda es opcional). Sus formas son regulares y muy aprovechables, pero para un coche de este tamaño son pocos litros, y más en relación a la competencia: por ejemplo el RAV4 de Toyota tenía un maletero de similares dimensiones y con la llegada de la cuarta generación ha subsanado el problema con casi 550 l de capacidad.
Descuentos aparte, el precio de partida del Subaru XV con motor diésel y siempre con tracción total oscila entre los 28.175 y 31.750 euros, esto es, unos 3.000 euros menos que su hermano mayor el Forester y unos 3.000 euros más caro que alguno de sus rivales directos con motor diésel de unos 150 cv y tracción total. Como suele ser habitual en las marcas japonesas, también en Subaru, compensa ir ascendiendo en la gama y adquirir los acabados más altos puesto que incluye elementos de serie realmente costosos, acortando (por lo menos parcialmente) la diferencia de precio con sus rivales: hablamos en el caso del Subaru XV de asientos en cuero calefactados y eléctricos, navegador,climatizador multizona, control crucero, techo solar panorámico… todo de serie por 31.750 €.
El precio de partida es elevado pero se compensa con los niveles de acabado más altos al incluir equipamientos costosos