Subaru Outback y Forester 2015: Familia SUV eficaz y muy equipada

gen_rep_outback_974b053f0dbb5165cb6f9d8cb.jpg
Diego Zotes06 mar 2015
La quinta generación del Outback se presenta junto a una renovación del Forester para 2015, incorporando fundamentalmente un nuevo motor diésel, que ahora permite combinarse con el cambio automático Lineartronic y el sistema de tracción X-Mode, así como incorpora un nuevo sistema multimedia más refinado y atractivo.
El fabricante japonés Subaru, especialista en la fabricación de vehículos con tracción total permanente Symetrical AWD para todos sus modelos de distintos segmentos, lanza ahora al mercado la quinta generación del familiar SUV pionero en el segmento, el Subaru Outback, nacido allá por 1995. Desde aquel momento  se convirtió en el primer vehículo en combinar la comodidad y capacidad de carga de un turismo familiar con las aptitudes para transitar fuera del asfalto propias de los todoterreno gracias a su sistema de tracción integral permanente simétrica.

detalle_dinamica_fb33fed9569f3513491806bb8.jpg

El Outback experimenta para esta nueva generación un lavado de cara a nivel diseño y acabados, dotándola de una imagen más atractiva y de mucha mayor calidad percibida, fundamentalmente en el interior, pero manteniendo e incluso potenciando sus valores tradicionales de confort, habitabilidad y dinamismo, para conseguir llegar a un público más amplio y selecto.
El diseño robusto de tipo SUV se mantiene en el nuevo Outback, con una altura de carrocería al suelo de nada menos que 20 centímetros, aunque para esta nueva versión se le han añadido líneas más suaves y limpias y un aspecto general más estilizado que refuerza su elegancia. Incorpora por primera vez la nueva parrilla hexagonal, seña de identidad de los últimos modelos de la marca, así como añade la tecnología LED en las luces de cruce, posición y frenado. La carrocería se ha alargado en 25 mm hasta los 4,815 metros y ha ensanchado en 20 mm, resultando más robusta y poderosa, mientras que la altura total se mantiene en 1,605 metros. Para mejorar la aerodinámica y la visibilidad desde el interior, el pilar A se ha desplazado ligeramente hacia delante, incluyendo una tercera ventanilla pequeña delante, tipo monovolumen, para minimizar los ángulos muertos.

detalle_nieve_7c26c2f5442618350d1b11fd3.jpg

Pero donde encontramos el mayor cambio en el nuevo Outback es en el interior, donde nada más subirnos se percibe un impresionante aumento de calidad y diseño. Un buen aprovechamiento de su aumento de dimensiones brinda mayor espacio en todas las cotas para los pasajeros de las dos filas de asientos, mejorando la habitabilidad y el confort general. Además su maletero crece en 33 litros de capacidad hasta los 559 litros, de los que 47 litros corresponden al hueco inferior.
Lo que más llama nuestra atención es la integración perfecta, ¡por fin!, de la nueva pantalla de 7 pulgadas (tipo Tablet) del sistema de navegación e infoentretenimiento que preside la zona superior de la consola central, manejable de forma muy sencilla desde los mandos del volante o mediante el reconocimiento de voz, que permite acceder a la navegación, al teléfono, a la música y a la climatización. Incluye todo tipo de conectividad para dispositivos móviles mediante el sistema StarLink desarrollado por Subaru a través de una aplicación disponible tanto para Android como para Apple.

detalle_interior_c555e0bc5336c54c68c3cc835.jpg

El Outback se mueve con los mismos motores gasolina y diésel de cuatro cilindros bóxer que lo hacía anteriormente, pero completamente revisados para ofrecer cifras de potencia y par en regímenes más aprovechables, ajustando al tiempo los consumos y las emisiones para cumplir la normativa Euro 6.
El motor bóxer diésel 2.0d ha sido completamente revisado, incorporando nuevas piezas como la cuarta generación de common rail, los inyectores, el turbo y los pistones rediseñados, así como un nuevo bloque. La potencia se mantiene en 150 cv y el par en 350 Nm estira su entrega en 400 rpm. Con esto se logra reducir el consumo en 0,3 litros hasta los 5,6 litros a los 100 km y dejar las emisiones de CO2 en 145 gr/km con cambio manual, que se va hasta 6,1 litros y 159 gr/km de CO2 con cambio automático Lineartronic. Además, gracias a mejoras en el filtro de partículas y a un nuevo sistema EGR se reducen los óxidos de nitrógeno NOx en un 55%.

detalle_motor_95b5007f5e1a3a7a10fa8b7e8.jpg

El bóxer gasolina de 2.5 litros se ha revisado también en un 80% de sus componentes, incluyendo un nuevo sistema de admisión variable, un nuevo sistema de escape, así como nuevos pistones que reducen notablemente el peso, las vibraciones y las fricciones internas. Aumenta su potencia en dos cv hasta los 175 cv y la cifra de par se mantiene en 235 Nm a 4.000 rpm, además de incluir de serie el sistema Start&Stop y una parrilla activa que mejora la aerodinámica. Con el cambio automático Lineartronic de serie consigue un consumo homologado de 7 litros a los 100 km y unas emisiones de 161 gr/km de CO2.
Existen dos cajas de cambio, una manual de 6 velocidades para el diésel y la automática CVT Lineartronic con levas al volante, de 6 relaciones para el gasolina y 7 relaciones para el diésel, que ha mejorado notablemente su capacidad de respuesta disminuyendo su resbalamiento mecánico.
El chasis del nuevo Outback es completamente nuevo, resultando un 67% más rígido que el anterior, mejorando notablemente el comportamiento dinámico y el confort de marcha. La amortiguación es nueva y más firme, la trasera autonivelante, con elementos reforzados. La dirección asistida eléctrica también es nueva, más precisa, rígida y un 18% más rápida. Su sistema de control de estabilidad VDC incluye por primera vez el Active Torque Vectoring, que frena las ruedas interiores en fuertes apoyos en curva para ofrecer un comportamiento más ágil y seguro. Los nuevos frenos de disco son ahora ventilados en ambos ejes con diámetros de 316 mm delante y de 300 mm detrás, incorporando el sistema de frenado automático integrado en la pinza de freno.
El sistema de tracción total 4x4 se ha optimizado con la incorporación del avanzado sistema X-Mode con asistente de descenso en pendientes que actúan sobre el motor, la tracción, los frenos y la transmisión.
Tres son los niveles de acabado disponibles para el Outback, Sport, Executive y Executive Plus. Desde el primero encontramos de serie elementos relevantes como tracción total Symmetrical AWD, control dinámico de estabilidad VDC, control de tracción TCS, Active Torque Vectoring, ópticas de LED delante y detrás, 7 airbags incluido el de rodillas, llantas de 17 pulgadas, climatizador, control de velocidad, cámara de visión trasera, freno de mano eléctrico, asiento del conductor eléctrico, asientos delanteros calefactables, espejos retrovisores plegables eléctricamente y térmicos y sistema multimedia con pantalla de 7 pulgadas con sistema StarLink y todas las conectividades. El acabado Executive añade navegación, llave inteligente, techo solar panorámico eléctrico, portón trasero automático y cristales tintados. El Executive Plus incluye ya tapicería de cuero, memorias para el asiento eléctrico del conductor, asientos del acompañante eléctrico y salidas de climatización traseras.
Sistema de seguridad preventiva EyeSight
De siempre el Outback ha sido el modelo que ha estrenado todas las nuevas tecnologías creadas por la marca, por lo que también es el modelo con más tecnología aplicada de toda su gama, como ocurrió con el motor bóxer diésel o la transmisión automática CVT Lineartronic. Y no es menos en esta nueva generación, que han utilizado de plataforma para lanzar su nuevo sistema de seguridad preventiva EyeSight en Europa de serie en todas las versiones con cambio automático.

detalle_camaras_eyesight_900bbcc7f153321ccff556e27.jpg

Se trata de un sistema de asistencia al conductor, no de un sistema autónomo, cuyo fin es limitar el riesgo de sufrir un accidente a través de sus funciones principales, entre las que figuran el sistema de frenada pre-colisión que funciona hasta 50 km/h, el control de velocidad adaptativo con un rango de actuación de 0 a 180 km/h, control pre-colisión del acelerador y alerta de cambio de carril involuntario.
Mediante dos cámaras de alta resolución HD estereoscópicas con sensores CMOS ubicadas a los lados del espejo retrovisor interior, el sistema monitoriza constantemente las condiciones del tráfico para asistir al conductor en condiciones críticas evitando o minimizando las consecuencias de un posible accidente. El EyeSight, a diferencia de otros sistemas, no sólo detecta objetos, sino que reconoce vehículos y sus luces de frenado, peatones y ciclistas, avisando al conductor inmediatamente para que reaccione por sus propios medios o, si no hay acción por su parte, actuando sobre el motor, la transmisión y los frenos para detener el coche en el mínimo espacio posible.

detalle_funcion_eyesight_3bb277d59b0d85c5abb16aa87.jpg

Tras probarlo en primera persona hemos de confesar que el sistema funciona magistralmente, tanto en su capacidad de detección y posterior reacción como en la suavidad de su funcionamiento, consiguiendo detener el vehículo progresivamente.
Para el lanzamiento del Outback, Subaru ha destinado una campaña de 3.000 euros de descuento para toda su gama, con lo que el nuevo Outback se puede elegir en diésel con cambio manual de 6 velocidades, combinado con el acabado Sport desde 29.900 euros y con Executive por 33.100 euros, mientras que con cambio automático Lineartronic está disponible con Executive por 35.200 euros y con Executive Plus por 36.900 euros. El gasolina por su parte está disponible de serie con cambio Lineartronic, con acabado Sport por 31.900 euros, con Executive por 35.200 euros y con Executive Plus por 36.900 euros. Estos precios incluyen ya el descuento. Todas las versiones con cambio Lineartronic equiparán el sistema de seguridad EyeSight y el sistema X-Mode.
Forester bóxer diésel Lineartronic y X-Mode
Al tiempo que presentan el nuevo Outback, se presentan también varias novedades para la cuarta generación del Forester para 2015, que adapta su motor bóxer diésel a la normativa Euro 6 y permite, por primera vez este motor, asociarse al cambio automático Lineartronic, que además supone incorporar el evolucionado sistema de tracción X-Mode, antes sólo disponibles en gasolina.
Y ya que se ponen, para el Forester introducen el mismo motor completamente revisado que incorpora también el Outback, que como aquel se puede elegir también con el cambio automático Lineartronic de nueva generación, que reduce su nivel de sonoridad, vibraciones y fricciones internas, consiguiendo un mejor compromiso de comodidad, prestaciones y eficiencia.

detalle_interiorforester_1b109882c42d838604430f6bd.jpg

El SUV compacto 4x4 de Subaru mejora sus excepcionales aptitudes dentro y fuera del asfalto, gracias al nuevo sistema X-Mode con control de descenso en pendientes que reparte el par entre los ejes de forma más eficiente actuando sobre el motor, el cambio y los frenos, ayudando a circular de forma más segura por terrenos muy deslizantes y descensos muy pronunciados, complementándose con su ya excelente sistema de tracción Symmetrical AWD y una altura al suelo de 22 centímetros, que le brinda unas cotas todoterreno muy generosas, con 25º de ángulo de ataque, 23º de ángulo ventral y 25º de ángulo de salida.
El motor 2.0 bóxer diésel se ha revisado completamente mediante la incorporación de la cuarta generación de la inyección common rail, inyectores, turbo y pistones rediseñados, para cumplir la normativa Euro 6 reduciendo ligeramente sus emisiones de CO2 y en un 55% la emisiones de óxidos de nitrógeno NOx. Aumenta además unos caballos su potencia hasta los 148 cv así como reduce sus niveles de vibraciones y sonoridad.
Las versiones Sport Plus y Executive con motor 2.0 bóxer diésel Lineartronic con llanta de 17 pulgadas consumen una media homologada de 6,1 litros 100/km y emiten 158 gr/km de CO2, mientras que con llanta de 18 pulgadas en el acabado Executive Plus asciende hasta los 6,3 litros a los 100 km y las emisiones hasta 163 gr/km. Cifras ligeramente más elevadas que los mismos motores con cambio manual, con tan sólo 0,4 litros más de consumo y en torno a 10 gr/km más de CO2.
Pero los cambios no sólo se quedan a nivel mecánico, sino que van más allá para ofrecer a los pasajeros un ambiente más refinado, como en el Outback, adoptando el mismo sistema multimedia que aquel, con una pantalla táctil completamente integrada en la consola central y con un atractivo look Tablet en negro brillante. Ofrece cantidad de funcionalidades, además de todo tipo de conectividad de fuentes externas, como el sistema StarLink desarrollado por Subaru para conectar un Smartphone y manejar parte de sus aplicaciones desde el sistema. Además es infinitamente más manejable que el anterior y mucho más rápido, pudiendo manejarse mediante el control por voz.

detalle_multimedia_41b219eb17729b0856a7cf176.jpg

Los precios del nuevo Forester diésel parten, incluyendo las campañas de la marca con 2.000 y 2.500 euros de descuento respectivamente para los acabados Sport y Executive, de los 27.900 euros para el Sport, 29.900 euros para el Sport Plus, 32.500 euros para el Executive y 34.000 euros para el Executive Plus. A esto hay que sumar 2.000 euros en cualquier versión para adquirirlo con el nuevo cambio automático Lineartronic de 7 relaciones y el sistema X-Mode.