Subaru Outback Bi-Fuel: Con GLP, un todocamino único

subaruoutbackbifuelporta_f02f736b5c29437e76ea4be50.jpg
Raúl Toledano04 abr 2013
Probamos uno de los todocamino más especiales, casi único, del mercado: el Subaru Outback Bi-Fuel. Carrocería familiar, tracción total permanente AWD, y ahora con el motor gasolina 2.5 litros de 167 cv adaptado a un sistema de alimentación por Gas Licuado del Petróleo (GLP) que cuesta 2.500 euros más pero que compensa, ya no tanto por consumos, sino por su reducido coste por kilómetro y el incremento de la autonomía disponible.
En términos de marketing, el Subaru Outback es un modelo de nicho, para un cliente muy concreto que sabe lo que compra: una ranchera campera de las de verdad que, sin reductora, incluye la tracción total permanente marca de la casa Subaru, motores Bóxer de bajo centro de gravedad y una suspensión trasera autonivelables que unidas a los 220 milímetros de altura libre hasta el suelo le convierten en un familiar 4x4 de los de verdad, con un plus de eficacia off road que no tienen los rivales más premium, lujosos y tecnológicos como Audi A4 Allroad o Volvo XC70, que dicho sea de paso, también son más costosos (el Skoda Scout sería otra alternativa, la más económica).
a favor- Autonomía y costes por Km.- Confort de marcha- Espacio interior- Tracción total permanenteen contra- Infraestructuras GLP- Sin rueda de repuesto- Tecnologías poco novedosas
Además, el último Subaru Outback que pasó por la redacción de Autocity.com tenía una característica muy especial: estaba adaptado al biocombustible más utilizado en automóviles en todo el planeta, el Gas Licuado del Petróleo (GLP). Visto desde fuera, este todocamino con vocación de familiar (protecciones de plástico, moldura cromado bajo la parrilla, raíles sobre el techo…) sólo se sabe que es la versión con GLP por la inscripción Bi-Fuel en la parte derecha del portón trasero. Al arrancar el coche desde dentro tampoco es muy fácil distinguir la peculiaridad de este combustible, ni siquiera si abrimos el capó con el motor encendido…
¿Entonces cómo sabemos que estamos ante un vehículo que puede funcionar con GLP? La gran pista la encontramos en el habitáculo, sobre la consola central, con un selector circular con cinco diodos de LED’s  que al pulsarlo hace que el Outback funcione con GLP, encendiéndose un número u otro de diodos en función del GLP disponible en el depósito de 56 litros en forma de ‘donut’ que se encuentra bajo el piso de carga del maletero, imposibilitando equipar la rueda de repuesto que llevan el resto de versiones gasolina y diésel. Por cierto, el maletero del Subaru Outback Bi-Fuel cubica los mismos 526 litros (1.726 l con los respaldos traseros abatidos en configuración 60/40) que sus hermanos de gama.Sobre la consola central, se pulsa un selector circular con diodos de LED para que el Subaru Outback funcione con GLP
Este gran maletero es de un tamaño lógico en un coche grande (4,77 metros)  como éste, que  puede llegar incluso a ser aparatoso para un uso cotidiano por ciudad. Sin embargo, esos 477 centímetros de eslora están estupendamente aprovechados en su interior. Los dos butacones delanteros son muy confortables, y de la mano del acabado Executive Plus están recubiertos en piel, son calefactados y ofrecen ajustes eléctricos con memoria encontrando una posición ideal, de dominio, alta, para que en los viajes largos la espalda no se resienta. Los relojes de instrumentalización y el software y cartografía del sistema de navegación no son los más intuitivos del mercado, aunque pasado el tiempo uno se acostumbra y este Outback nos va ganando por su buena apariencia general, destacando plásticos blandos en las zonas superiores de puertas y salpicadero, correctas aplicaciones cromadas y en los acabados más altos molduras que imitan a la madera. La otra gran noticia del habitáculo del Outback la encontramos en las plazas traseras, con los respaldos reclinables, muchísimos espacio para estirar las piernas, y una plaza central más cómoda y grande de lo habitual.
El espacio en la fila trasera es grande, con los respaldos reclinables y hasta una plaza central aprovechable para un adulto
La actual generación del Subaru Outback, que deriva de la berlina Subaru Legacy, está vigente en el mercado desde el año 2010. Desde entonces, sus potenciales rivales –aunque insistimos en que las características de la versión que hoy analizamos tiene difícil comparación por su sistema de tracción y el tipo de combustible que utiliza- se han ido renovando y ofrecen un plus en tecnología con sistemas de última generación de asistencia a la conducción (control crucero adaptativo, reconocimiento de señales, asistente de ángulo muerto..) que el Outback no tiene (eso sí, con el acabado Executive Plus contamos con el sistema de acceso y arranque sin llave, asistente de ayuda al arranque en pendiente, techo panorámico, cámara de visión trasero o navegador con DVD).

subaruoutbackbifuelapoyo_883f72aa214b5ce3505834b75.jpg

Con este equipamiento, el Subaru Outback Bi-Fuel cuesta 2.500 euros más que la versión de gasolina equivalente (motor 2.5 litros bóxer de cuatro cilindros enfrentados y 167 cv). Según el acabado, la horquilla de precios el Outback Bi-Fue oscila entre 37.000 y 42.000 euros, aunque con las promociones vigentes se reducen en unos 3.500 euros. Por poner un ejemplo, el Audi A4 Allroad más asequible (2.0 TDI 170 cv cambio manual) cuesta 42.820 euros.
El Subaru Outback Bi-Fuel cuesta 2.500 euros más que la versión de gasolina equivalente
Como la variente gasolina, el Outback Bi-Fuel monta el motor de cilindros opuestos de 2.5 litros que proporciona 167 cv (a 5.600 rpm) y 229 Nm (a 4.000 rpm) gestionados por un cambio automático de tipo variador continúo (marchas ficticias) que favorece más los ritmos tranquilos (198 km/h de velocidad máxima en un coche de 1,7 toneladas de peso) que las grandes aceleraciones (10,4 segundos de 0 a 100 km/h). Estos datos están homologados cuando el Outback funciona con GLP, siendo algo inferiores a los del Outback gasolina de 167 cv, con 201 km/h de punta y 9,6 en el sprint de 0 a 100.Acelera menos, corre menos y gasta más: entonces, ¿por qué interesa pagar 2.5000 euros más por él?...
Con los datos oficiales en la mano, el consumo mixto oficial también es más desfavorable en la versión con GLP (11,3 l/100 km) que en el gasolina (8,6 l/100), y sin embargo el ahorro de costes por kilómetro recorrido es apabullante en favor de nuestro Outback Bi-Fuel. Para empezar porque el Bi-Fuel lleva dos depósitos: el de gasolina (65 litros) y el GLP (55 l) que en suma disparan la autonomía por encima de los 1.000 kilómetros en condiciones de conducción normal (el dato oficial de la marca es de 1.242 km). Además, el precio del GLP en España es de aproximadamente 0,75 euros/litro, casi la mitad de lo que cuesta la gasolina, lo que se traduce en unos bajísimos costes por kilómetro recorrido (4,95 €/100 km) que permiten ahorrarse entre 3 y 5 euros por cada 100 kilómetros recorridos y de esta manera amortizar muy rápidamente los 2.500 € pagados por adaptar el Outback al sistema de alimentación por GLP.... Por la autonomía extra que supone llevar un depósito de GLP de 56 litros y por el coste del gas en España, entorno a 0,75 €/l
Además, también el Outback Bi-Fuel contamina menos aunque consuma algo más. Y es que por la composición química del GLP, las emisiones de CO2 se reducen un 6% respecto al Outback gasolina (183 g/km por 199 g/km). Según Subaru, a finales de 2012 había una red de 300 estaciones de servicio que en España suministran GLP, la mayoría de ellas en las grandes ciudades. Por cierto, una de las particularidades para repostar gas es una boquilla especial que se adapta al lado de la boca de llenado convencional de gasolina (ver foto).
EN MARCHA
Por lo demás, el Subaru Outback Bi-Fuel funciona igual que otro modelo de la gama. Su planta motriz garantiza tracción de sobra en caminos sin asfaltar, por encima de la media del segmento, y un confort de marcha excelso en carretera abierta, con unos neumáticos 225/60 R17 delante y detrás que se olvidan de la moda de perfil bajo y también de las suspensiones tan firmes que suelen montar la competencia. Eso sí, al acelerar la marcha en carreteras reviradas las inercias son demasiado perceptibles y obliga a levantar el pedal del acelerador…Por seguridad, tracción y confort, el Subaru Outback es un estupendo rutero