Subaru Impreza: Gama muy mejorada

Diego Zotes18 oct 2005
El deportivo radical más familar se renueva con notables y atractivos cambios en el diseño exterior, así como con sutiles retoques en el interior. Sus clásicos motores bóxer han aumentado su potencia, alcanzando los 280 cv en el excitante STI.
Inicio
GAMA MUY MEJORADA

a fondo Subaru Impreza 1

Subaru presenta su nueva gama Impreza, una atractiva familia de una saga de berlinas no muy difundida a nivel nacional y conocida casi exclusivamente por su vinculación con el Campeonato Mundial de Rallys. El Subaru Impreza se lanzó en 1992, aunque el primer modelo que llegó directamente a España data de 1995. Las ventas totales en nuestro mercado desde 1998 son de 2.028 unidades, lo que da una clara idea de su exclusividad. El Subaru Impreza que hoy presentamos, aunque muy remodelado, mantiene unas medidas de 4,46 metros de largo, 1,40 metros de alto y 1,74 metros de ancho, con una distancia entre ejes de 2.525 metros y unos pesos bastante contenidos que oscilan entre 1.310 y 1.455 kilos.
  Desde este mes de octubre la gama Impreza es más atractiva (nuevo frontal y capó, interiores y potenciación de todos sus motores), y si analizamos su imagen, motores y precio vemos como no debemos pasarla por alto a la hora de pensar en la compra de una berlina. En primer lugar, el modelo básico obtiene ya en esta generación una cifra de potencia notable, pues con los 160 cv que da el 2.0R se superan ampliamente las prestaciones del hasta ahora vigente 2.0 de 125 cv. Disponible en carrocería berlina y familiar, con el motor atmosférico 2.0 de 160 cv el Impreza tiene un precio de partida de 20.950 euros, y sus prestaciones son notables: 8,8 segundos de 0 a 100 km/h, 210 km/h y 9,0 l/100 km de gasto medio. Viene de serie con cambio manual de cinco velocidades, aunque está disponible con una automática de cuatro velocidades, no muy recomendable por su clara pérdida de prestaciones. Así las cosas, el Impreza 2.0R resulta muy competitivo por prestaciones y precio respecto a la competencia (recordemos además que lleva tracción 4x4), y sólo sale peor parado en detalles como los acabados interiores o equipamiento.
Pero vayamos a la versión estrella, la que sirve de base al coche del Mundial de Rallys: el WRX. Con un motor turboalimentado de cuatro cilindros en disposición boxer con 2,5 litros de cilindrada, éste se deriva en dos versiones: una de 230 cv y muy atractiva por su relación precio-prestaciones (desde 32.950 euros en la carrocería sedán), y otra llamada STI de 280 cv y material “muy de competición” que nada le tiene que envidiar al mismísimo Mitsubishi Lancer Evo. Claro que el Impreza STI cuesta ya 44.900 euros (esta versión sólo disponible en carrocería sedán).
El más básico de los turbo cuesta significativamente menos dinero que las berlinas que le alcanzan en prestaciones, y más o menos en precio está al nivel de los compactos. Declara una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos, además de una velocidad máxima de 230 km/h y un consumo medio de 10,3 l/100 km. La versión “racing” STI llega hasta los 280 cv y monta cambio de seis velocidades (manual), por lo que para el crono de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos y llega a 244 km/h de velocidad máxima. Además a nivel bastidor incorpora elementos más evolucionados. Eso sí, los dos montan elementos aerodinámicos más llamativos (tomas de aire, spoilers, alerones) y en el interior asientos tipo backet.
Enrique Marco, Autocity.
17 de Octubre de 2005