Subaru Impreza: Original compacto

Enrique Marco01 oct 2007
Subaru pone a la venta estos días las primeras versiones del nuevo Impreza, un modelo que rompe con el estilo de la anterior generación. De momento no está previsto que llegue a Europa una versión de 4 puertas.
Original compacto
Subaru pone a la venta estos días las primeras versiones del nuevo Impreza, un modelo que rompe totalmente con el estilo de la anterior generación. Ahora el Impreza es un compacto en lugar de una berlina, y de momento no está previsto que llegue a Europa una versión de cuatro puertas (en Estados Unidos sí se vende con carrocería sedán). Por lo que a motores se refiere la comercialización se inicia con las versiones básicas 1.5R de 107 cv y 2.0R de 150 cv, poco después llegará el 2.5 WRX con turbo y 230 cv, y en 2008 el STI de muy altas prestaciones (todavía no hay datos concretos ni fotografías oficiales del que será rival directo del Mitsubishi EVO X).

a fondo Subaru Impreza 1

a favorTracción total de serieComportamiento dinámicoProducto bien realizadoen contraPrestaciones discretasDiseño poco originalDetalles mejorables
Aunque para los modelos de gama más alta –el Legacy y el Outback- Subaru ya ha anunciado que en 2008, antes del verano, dispondrá de motor diésel; para la gama Impreza no está contemplado a corto plazo, aunque es muy probable que a finales de 2008 o ya en 2009 sí aparezca un Impreza diésel. El propulsor que veremos en unos meses para el Legacy y el Outback será construido por la propia casa Subaru, y se tratará el primer motor de gasóleo con disposición de cilindros opuestos.
De momento la gama Impreza que ya se vende la componen las versiones 1.5R y 2.0R, con dos niveles de equipamiento el primero y cuatro el segundo, y unos precios entre 17.900 y 25.900 euros. Todos tienen de serie airbags frontales, laterales y de cortina, climatizador, tracción a las cuatro ruedas y caja de cambios manual de cinco velocidades con reductora; aunque opcionalmente se puede pedir una caja de cambios automática. Los acabados más completos incluyen control de estabilidad y faros de xenón entre otras cosas, y el acabado Sport unos atractivos y cómodos asientos deportivos. El navegador integrado está disponible como opción.
El Impreza es un compacto muy original. Con sus 4,41 metros de largo y una gran habitabilidad es de los más grandes de la categoría, junto al Mazda 3. La marca pretende enfrentarlo directamente con los Volkswagen Golf, BMW Serie 1 o Toyota Auris; aunque a nuestro juicio el Impreza es un coche muy personal y original, de modo que podrá satisfacer a un determinado tipo de conductores más que los modelos antes nombrados, aunque no se trata de un coche para gustar al público mayoritario.
Motor bóxer, tracción total, caja de cambios con reductora… son características únicas en un vehículo de su clase. Además es un coche fiable, con capacidad, precio competitivo, muy buen comportamiento dinámico y con una historia muy ligada a la competición. Sin embargo, con estos dos motores inicialmente disponibles no sale especialmente bien parado frente a la competencia en prestaciones y consumos (14 segundos de 0 a 100 km/h y 7,5 l/100 km de media para el 1.5R de 107 cv; y 9,6 segundos y 8,4 l/100 km para el 2.0R de 150 cv en las mismas mediciones).

Durante la presentación del modelo tuvimos oportunidad de conducir el Impreza 2.0R Sport con cambio manual. Nada más sentarnos nos gustaron sus asientos deportivos, el agradable volante de cuero y la puesta en marcha mediante botón. Por el contrario, el diseño del salpicadero es un poco soso, algo habitual en muchos modelos japoneses. En marcha el Impreza emite un sonido de motor muy particular, característico de la curiosa disposición de sus cilindros (bóxer). Los 150 cv llegan de una forma homogénea, sin destacar ni fallar en ningún margen de revoluciones, y nos parecen más que suficientes para una conducción ágil, que no deportiva. El chasis demuestra una gran nobleza, pues por su dirección y amortiguación el Impreza es muy preciso y estable; mientras que la frenada y su cambio de marchas no admiten ninguna pega. No llegamos a conectar la caja reductora, algo que puede resultar de gran ayuda en caminos o carreteras lentas y tortuosas.
En definitiva, el nuevo Impreza es un coche bien hecho, con unas características únicas muy originales y que, por tanto, va dirigido a un público diferente. No obstante, las versiones más apetitosas están por llegar, el WRX 2.5 turbo de 230 cv (en breve y por 32.990 euros) y el STI (cercano a los 300 cv pero del que todavía no se conocen más datos). Quien desee más información de este automóvil de culto puede entrar en la web www.subaria.com, recién creda para los entusiastas del modelo.

Precios:
Impreza 1.5R Classic: 17.900 €
Impreza 1.5R Limited: 18.900 €
Impreza 2.0R Classic: 21.300 €
Impreza 2.0R Limited: 21.900 €
Impreza 2.0R Limited Plus: 24.700 €
Impreza 2.0R Sport: 25.900 €