Skoda Superb Greenline: Mucho en todo, poco en precio

skodasuperbgreenlineport_b9c18068e8b0b88cac5f6041e.jpg
Raúl Toledano24 oct 2012
Por precio, espacio y consumos, el Skoda Superb Greenline se convierte en una berlina capacitada para derribar muchos mitos del segmento, el más importante: que para tener un coche de cinco metros hay que desembolsar 100.000 euros.
No se nos ocurre una mejor manera de acceder a una amplia berlina de bajos consumos que la que propone Skoda con su Superb Greenline, bien sea en su equilibrada carrocería de sedán cuatro puertas o con el brutal familiar “Combi”. Con cualquiera de estas dos siluetas, ahí está siempre la marca checa, recordando con su gama al completo que es posible ofrecer productos de referencia en cuanto a relación calidad/espacio/precio, obligando a la competencia a ajustarse al máximo el cinturón.
a favor- Espacio piernas fila trasera– Sistema Twindoor del maletero- Precio accesible segmento D– Equilibrio confort/dinamismoen contra- Anchura y altura habitáculo– Respuesta motor TDI- Sin sexta velocidad
En un coche de 4,84 metros y un cofre de maletero de 595 litros (¡1.670 l con los asientos traseros abatidos!) como es el caso del Superb berlina que nos acompaña en esta prueba, es imposible encontrar un precio promocional de 20.855 euros (400 euros más el Combi). Es la segunda generación de un Superb que llegó a España en 2002, se renovó en 2006, se actualizó en 2008 y que desde 2011 es un dolor de cabeza para los ‘dominadores’ de la categoría: Opel Insignia, Peugeot 508, Citroën C5, Ford Mondeo y su hermano pudiente Volkswagen Passat; sin olvidarnos de que existe una alternativa, digamos, poco visible en esta categoría como es el Renault Latitude, que es algo más caro, 23.062 euros, pero que ofrece más potencia con un motor diésel de 150 cv y un habitáculo sensiblemente más espacioso (no, más maletero) con sus 4,90 metros de longitud.
¿Qué es el Greenline?
El motor turbodiésel TDI de 1.6 litros de origen Volkswagen es de sobra conocido. En esta ocasión con 105 cv de potencia y un consumo combinado de 4,4 l/100 km para una versión “Greenline” (lo que en VW se denomina “Bluemotion”) que incluye una serie de medidas, tanto aerodinámicas como técnicas. En el primer grupo están, la rebaja de la altura libre hasta el suelo de la carrocería del Superb y unos pasos de ruedas rediseñados para que reconduzcan mejor el flujo del aire. En el segundo apartado, el efectivo y suave Star&Stop, neumáticos de baja resistencia de 205/55 con llantas de serie de 16” y un indicador en el panel de instrumentalización para optimizar el cambio de marcha (la caja es manual de cinco velocidades).Esta versión Greenline reduce el consumo a unos increíbles 4,4 l/100 km, gracias al Star&Stop de serie y a una serie de mejoras aerodinámicas
Este motor tan básico y ahorrador, que dentro de la gama Skoda incluyen Yeti, Fabia y Octavia, alcanza los 192 km/h de velocidad punta y los 12,5 segundos de aceleración de 0 a 100 km/h, no son malos datos para un coche que casi pesa 1,6 toneladas. Sin embargo, las sensaciones de conducción pueden resultar algo frustrantes si lo que se  buscan son emociones al volante. Su par motor máximo de 250 Nm está disponible a 1.500 rpm, lejos de ese régimen motor todo lo que sea hundir el pie en el acelerador encontrará un vacío en la respuesta del motor considerable, obligándonos a tirar más de la cuenta del cambio: las recuperaciones son lentas y la anticipación del conductor se convierte en una cualidad impagable.
Por lo demás, su comportamiento es muy equilibrado. Es cómodo, pero sin ser “blandito”. Nuestro Superb de prueba viene acompañado por unas suspensiones deportivas que, junto a su batalla de 2,76 metros, le dotan de un aplomo casi de berlina Premium. Sus reacciones en curva son muy nobles, y la dirección es bastante informativa, con lo que su tendencia a subvirar (su peso máximo permitido es de 2.087 kg) se puede corregir con cierta facilidad. Es pues, un coche sencillo de conducir, manejable hasta cierto punto para sus dimensiones, y que está muy bien aislado del asfalto más rugoso, de la mecánica y del aire.
Asumiendo que el diseño es el apartado más subjetivo en el análisis de un coche (es fácil hablar sobre el Superb y que la idea de un diseño exterior aburrido o sobrio esté muy generalizada), pasamos a un interior de donde nos llegan buena parte de las mejores noticias. El puesto de conducción es magnifico por espacio, ergonomía y confort/sujeción de sus butacas. A la sencillez típica de los habitáculos del grupo VW, este Superb supone casi una revolución dentro de la marca Skoda: está infinitamente mejor acabado que el resto de la gama, siendo visualmente muy agradable y apuntado a que los materiales resistirán muy bien el paso del tiempo. Además, en función del acabado (no es el caso de nuestro Greenline), el Superb puede recubrir algunas zonas de puertas y salpicadero en cuero o madera. Los increíbles 595 litros del maletero son más provechosos si cabe gracias a un sistema de apertura doble, bien como portón o como cuatro puertas, y una altura del piso de carga muy baja
ESPACIO INTERIOR
En las plazas traseras, la altura y la anchura están en la media del segmento D, pero es en el espacio para estirar las piernas de los pasajeros traseros (dos mejor que tres) donde este Skoda Superb se puede equiparar a las grandes  berlinas de representación de más de cinco metros: Audi A8 o BMW Serie 7. Además, el Superb incluye el sistema de apertura del maletero “Twindoor”, esto es, abrir el espacio de carga como una tapa de maletero (sedán cuatro puertas) o como un portón (con ventanilla) de un cinco puertas, lo que unido a un piso de carga muy bajo (58 cm hasta el suelo) facilita enormemente las tareas de carga.
Por lo demás, el equipamiento de nuestro Skoda Superb Greenline incluye elementos de serie como climatizador bizona, control de velocidad, tapicería de tela mixta, ordenador de viaje, conexiones auxiliares incluido el Bluetooth para telefonía móvil, o volante multifunción forrado en cuero con control de audio y teléfono. La navegación, los sensores de lluvia y parking (también, el sistema automático Park Assit), o los retrovisores exteriores abatibles eléctricamente, quedan como equipamiento opcional. Al lado de berlinas medias más modernas o recientemente actualizadas, se echa en falta alguna tecnología en forma de asistente a la conducción que aporte un plus de exclusividad.

skodasuperbgreenlineapo_23d9f852cc20d120f758fc44a.jpg