Skoda Roomster Greenline: El monovolumen más ahorrador

a fondo Skoda Roomster Greenline 1
Enrique Marco21 sep 2011
Skoda ofrece con las versiones Greenline un paquete de medidas que rebajan todavía más los consumos de sus eficientes motores. El monovolumen Roomster, con el motor 1.2 TDI de 75 cv, fija el gasto medio en 4,2 l/100 km
CONTACTO
Probamos el Skoda Roomster Greenline, un modelo al cual podemos bautizar como el monovolumen compacto más ahorrador. Su relación entre espacio, precio y consumo es de lo mejor del mercado, y ningún otro de sus rivales más cercanos puede superarle en una combinación de estos tres parámetros. De todos modos, es un vehículo que por sus medidas resulta un tanto difícil de ubicar, ya que su carrocería de 4,21 metros de longitud le coloca algo por encima de un Nissan Note (4,10 metros) y ligeramente por debajo de los Seat Altea y Opel Meriva (ambos con 4,28 metros). Es más bien estrecho (1,68 metros), pero su elevada altura (1,60 metros) le posibilita una capacidad interior extraordinaria, con un maletero que homologa entre 480 y 1.810 litros. Este coche cuesta 17.120 euros, que no es poco, porque los apellidos Greenline (o similares) están de moda y se pagan, pero a continuación veremos como, con otro equipamiento muy similar y con los descuentos promocionales, se puede acceder a un Roomster prácticamente igual por menos de 14.000 euros.
Repasando un poco la historia del Roomster, el peculiar monovolumen de la marca checa fue lanzado en 2006 como alternativa versátil al Fabia Combi. En 2010 estos modelos experimentaron un restyling, y a principios de este mismo año se introdujeron las versiones ecológicas Greenline, como la que hoy es objeto de nuestra prueba y aparece en las fotos. Anticiparemos que este coche con el motor 1.2 TDI de 75 cv sólo gasta 4,2 l/100 km de media, un consumo que no rebaja ninguno de sus competidores. Pero, como acostumbramos a hacer, vamos a comenzar con su diseño, acabados y equipamiento.
El diseño del Roomster es un tanto controvertido. Puede gustar o no, pero sus proporciones (bastante alto y estrecho) la verdad es que no acompañan. Además hay que unirle la peculiar terminación de sus puertas y ventanillas traseras, con unas formas que recuerdan a los vehículos comerciales. En el interior observamos un salpicadero y unos asientos sencillos y realizados con calidad. La fila trasera se puede manipular para adecuar el espacio, y se pasa de los 480 litros de capacidad de maletero con las cinco plazas perfectamente utilizables, a los 1.810 litros si no necesitamos la fila trasera para ningún ocupante. Todavía hay una posibilidad más, que es desplazar longitudinalmente las banquetas traseras o reclinar sus respaldos, una gran virtud a la hora de buscar comodidad y distribución del espacio (hasta 530 litros de capacidad de maletero con los tres asientos traseros disponibles).

a fondo Skoda Roomster Greenline 2

El Roomster es alto, algo que le penaliza en diseño pero le beneficia en habitabilidad
Otra característica del Roomster es la elevada altura de su techo, un aspecto que si bien no le ayuda en cuanto a diseño exterior, sí le aporta un plus de sensación de espacio en el interior. Vamos, que incluso a los más altos les sobrarán unos centímetros entre su cabeza y el techo. Por lo que se refiere al acabado, el Young (15.830 euros con este motor 1.2 TDI de 75 cv) trae de serie casi todo lo necesario, como el aire acondicionado, el ABS y los airbags incluso laterales, equipo de radio-cd, luz diurna, ordenador de viaje, volante forrado en cuero, etc. Quedan como extras más destacables el ESP (380 ) o ESP más ayuda al arranque en pendientes (475 ), el control de velocidad (120 ), los airbags de cabeza (265 ), el climatizador automático (250 ) o el navegador (555 ).
Pero esta nueva versión Greenline (1.290 euros más costosa que la Young), añade una llantas de aleación con neumáticos 185/60 R15 de baja resistencia a la rodadura, el sistema de recuperación de energía, el indicador de momento óptimo de cambio de marcha y el ya popular sistema de arranque y parada Start&Stop. Con todos estos elementos se logra bajar el consumo 0,3 décimas, desde los ya meritorios 4,5 l/100km del 1.2 TDI convencional hasta los 4,2 l/100 km de esta versión ecológica.
En marcha el pequeño motor de tres cilindros turbodiesel no va nada mal. Suena algo más tosco que un motor de cuatro cilindros, pero en que se acerca a las 2.000 rpm comienza a mover los 1.308 kilos del coche con cierta agilidad. Lógicamente no es un tiro en las salidas, pues declara 15,4 segundos de 0 a 100 km/h y alcanza una velocidad punta 165 km/h, pero en autovía mantiene velocidades de 120 km/h con facilidad incluso cuando aparecen ligeros repechos. El cambio de marchas manual de cinco velocidades se maneja con la suavidad y precisión habitual de los modelos del Grupo VW, aunque gracias al considerable par motor de 180 Nm tampoco es necesario abusar de su manejo para moverse con agilidad.

a fondo Skoda Roomster Greenline 3

Lógicamente no es un vehículo rápido, pero su comportamiento dinámico merece una buena nota. Además gasta poquísimo
En cuanto a calidad de rodadura este modelo no admite pegas. Funciona como se espera en un vehículo de este tipo, es decir, con unas suspensiones cómodas aunque sin por ello pecar de excesivamente blandas; por lo que se puede decir que mima a los ocupantes sin comprometer la estabilidad. La sonoridad es algo más elevada que en un coche con motor de mayor cilindrada si pretendemos ir algo rápido, pero a velocidades de unos 100 km/h la insonorización del habitáculo es más que suficiente y el confort acústico tampoco se ve muy comprometido.
Como conclusión, diremos que este monovolumen compacto con su pequeño y eficiente motor es una de las opciones más racionales que existen en el mercado, pues por una cantidad de dinero muy razonable ofrece espacio, calidad, buen comportamiento y bajos consumos. En cuanto a la versión concreta Greenline ya no lo tenemos tan claro, pues como la ecología esta de moda, esta versión no tiene descuentos promocionales y cuesta los 17.120 euros de la tarifa oficial; un precio justo pero no especialmente llamativo. Sin embargo, a quien no le importe prescindir del paquete de medidas Greenline y gastar 0,3 l/100 km más, tiene un Roomster 1.2 TDI con las mismas brillantes virtudes por 15.830 euros, a los que actualmente hay que restar los casi 2.000 euros de descuento. Es decir, que por menos de 14.000 euros se puede acceder a un monvolumen práctico, capaz, ahorrador y que funciona muy bien.