Skoda Octavia: Estilo checo, tecnología alemana

a fondo Skoda Octavia 1
Diego Zotes27 oct 2008
A principios de 2009 llegará una de las más interesantes berlinas medias, que suma ahora a su inmejorable relación calidad/precio, una elegancia y atractivo inéditos, un equipamiento muy completo y nuevos motores muy eficientes.
A pesar del mal momento económico que están atravesando las marcas de automóviles, el año 2009 vendrá cargado de novedades para el aguerrido segmento de berlinas medias, entre las que despuntará un renovado Octavia de Skoda, del que ya hablamos en Autocity no hace ni un mes, que experimenta una completa actualización de todo aquello que afecta tanto a su diseño y funcionalidad exterior e interior, como al equipamiento que ofrece tanto de serie como en opción y a la mecánica, pues completa la gama de motores de gasolina con un eficiente 1.4 TSI de 120 cv que ofrece unas prestaciones sobresalientes con unas cifras de consumo realmente bajas. Con este profundo cambio de “look” y las importantes innovaciones tecnológicas y de confort consigue ofrecer una imagen más elegante y distinguida para lidiar con la competencia más reconocida, donde destacan modelos como el nuevo Citroën C5, el Renault Laguna, el Honda Accord, el Mazda 6 o el Peugeot 407, entre otras muchas berlinas.
La renovación estética le ha venido de maravilla al Octavia, concediéndole una imagen más poderosa y atractiva, pero también han sabido armonizarla con los rasgos clásicos característicos de los modelos de la familia Skoda. Los cambios más llamativos afectan al aspecto de la carrocería, principalmente a la zona frontal, donde se han introducido una nueva parrilla de marco cromado más atractiva, flanqueada a ambos lados por unas nuevas ópticas más rasgadas y grandes que le brindan mayor presencia, sobre todo cuando incorporan la función xenón, así como un nuevo paragolpes integrado que sugiere mayor dinamismo. El logotipo de Skoda cobra aún más importancia, de donde parten dos marcadas nervaduras que recorren longitudinalmente el capó presentando una imagen llena de agresividad. La zona trasera también adapta nuevos rasgos de la familia Skoda en unos grupos ópticos que lucen en forma de C, aumentando la visibilidad y la seguridad, mientras que lateralmente se pueden apreciar unos nuevos espejos retrovisores con los intermitentes integrados. Por primera vez, el Octavia incorpora los faros antiniebla con función de alumbrado en curva, así como la función de luz diurna para aumentar la seguridad.
El habitáculo también recibe importantes cambios que se centran en la adopción de nuevas tapicerías y colores, transmitiendo mayor calidad al tacto y a la vista y una elegancia muy superior a la de su antecesor. Preside la vista un salpicadero de muy buena apariencia, que puede ser bicolor, coronado en su parte central por los nuevos sistemas de audio y navegación, que pueden ser de doble DIN en los acabados más sencillos con lector de CD y  MP3, o con pantalla táctil para controlar todo el sistema de audio y de navegación, pudiendo incorporar además un sistema de teléfono manos libres Bluetooth. Los asientos han sido totalmente remodelados para ofrecer un confort mucho mayor y una sujeción lateral excelente incluso en la conducción más rápida y deportiva, mientras el volante ahora es de cuatro radios, resultando más ergonómico y permitiendo al conductor actuar sobre los sistemas de audio y control de velocidad.
Las mejores cualidades del Octavia anterior se han mantenido en esta nueva versión, como el espacio para los pasajeros traseros que es el mayor de su categoría o el espacio de carga en el maletero, donde también es líder del segmento, con 560 litros de capacidad en la versión berlina, que puede llegar hasta los 1.420 litros con los asientos abatidos, ampliables hasta los 1.620 litros en la versión familiar Combi. Todo esto se completa con un amplio equipamiento de serie donde encontramos un nuevo sistema ABS de última generación combinado con los sistemas de control de tracción y el de estabilidad, reposacabezas activos, pantalla multifunción para el ordenador de a bordo y todo tipo de airbags.
Otra de las novedades más importantes que trae el nuevo Octavia es la incorporación del nuevo 1.4 TSI de 120 cv de gasolina a la amplia gama de motores, que entrega un par motor de 200 Nm entre las 1.500 y las 4.000 rpm, lo que le permite una aceleración de 0 a 100 km en 9,7 segundos y una velocidad máxima de 203 km/h, mientras que deja el consumo medio en sólo 6,6 litros a los 100 km. El motor entrega la potencia de forma muy progresiva pero con una fuerza a bajo régimen que nos ha llamado poderosamente la atención, empujando con fuerza casi desde el ralentí, algo atípico en un motor turbo de gasolina. Además de este propulsor, en gasolina encontramos el conocido 1.6 MPI de 102 cv, el 1.8 TSI de 160 cv y el 2.0 TFSI de 200 cv para la versión RS, mientras que en diésel figuran los eficientes 1.9 TDI de 105 cv, un 2.0 TDI de 140 cv y un deportivo y refinado 2.0 TDI con common rail y DPF de serie con 170 cv reservado también para la versión RS. En cuanto a las cajas de cambio, hay disponibles una manual de 5 velocidades para los motores básicos de gasolina y diésel, 1.6 MPI y 1.9 TDI, otro manual de 6 velocidades para el resto de motores, que se puede sustituir por el excelente cambio automático/secuencial de doble embrague DSG de 6 velocidades.
Los precios van desde los 19.590 euros del Octavia 1.6 de 102 cv con acabado Trend hasta los 31.020 euros del Octavia Combi 2.0 TDI de 140 cv con cambio automático DSG con el acabado especial Laurin & Klement (L&K).