Skoda busca con la segunda generación del Scout un nuevo tipo de cliente:

Skoda busca con la segunda generación del Scout un nuevo tipo de cliente 1
Agencia EFE16 jul 2014
Skoda prepara el lanzamiento comercial del nuevo Scout, una berlina familiar 'all road' derivada del Octavia Combi, para captar a partir de su entrada en el mercado, en setiembre, un nuevo tiempo de cliente, con mayor nivel que el actual.

Este es el objetivo para la segunda generación del Scout, del que se podrán hacer pedidos a partir de septiembre para llegar a las manos de sus compradores entre octubre y noviembre, con el objetivo de recuperar en 2015 el nivel de ventas de la primera generación Scout, que en su primer año de comercialización llegó al millar de unidades.

El nuevo Skoda Scout ha sido preparado para el lanzamiento con una gama de tres motores, uno de gasolina y dos diesel, cuyos precios están entre poco más de 30.000 y casi 33.000 euros, aunque con los descuentos promocionales y el PIVE la versión más barata se situará en los 25.000 euros.

La gama queda configurada con un elevado equipamiento de serie con muy pocas opciones disponibles y una gama de motores que empieza por el diesel 2.0 TDI de 150 caballos de potencia y cambio manual de seis relaciones.

El segundo diesel es el mismo motor, pero elevado a 184 caballos de potencia y en este caso asociado a la transmisión de doble embrague DSG, al igual que la única variante de gasolina, movida por el 1.8 TSI de 180 caballos.

Estos tres Scout, que han mejorado potencia y eficiencia en hasta un 20 % sobre la generación anterior, están equipados con la tecnología de tracción a las cuatro ruedas basada en la última generación del embrague Haldex-5, que está siendo utilizada por el resto de las marcas del Grupo y que hace que la distribución de la potencia a las cuatro ruedas cambie según las condiciones de las superficies.

El Skoda Scout ha sido capacitado para tirar de hasta dos toneladas de peso, lo que representa un 25 % mas que antes, al mismo tiempo que tiene la capacidad para afrontar pendientes pronunciadas.

El bloqueo electrónico del diferencial (EDL) permite poner en marcha el coche a bajas velocidades.

El nuevo Scout ofrece un Control de Estabilización Electrónico (ESC), que se puede ajustar para adaptarse a condiciones específicas de conducción con solo pulsar un botón, puede tirar de hasta dos toneladas, un 25 % más que antes, y también tiene una gran capacidad para afrontar pendientes pronunciadas

El Skoda Scout, que forma parte del catálogo de la marca checa desde 1977, ha sido elevado del suelo hasta 171 milímetros, por lo que es 31 milímetros más alto que el Octavia estándar.

La mayor altura libre al suelo ha mejorado, además, los ángulos de inclinación delantero (16,7 grados) y trasero (13,8), con lo que el Scout amplia las posibilidades de utilización fuera del asfalto.

En longitud, los 4,68 metros del Scout son 3 centímetros más que el Octaia Combi y 10 centímetros más que la primera generación de este todocamino de formato familiar.

En interior, el Scout es tan espacioso como el Octavia Combi, de forma que el maletero tiene una capacidad de 610 litros, que pueden llegar a los 1.74 litros con los asientos posteriores abatidos. Al abatir el asiento del acompañante, se pueden transportar objetos de hasta 2,92 metros de largo.

El Scout cuenta también con una serie de características inteligentes, bajo el lema 'Simply Clever', como la alfombrilla de doble cara en el maletero, el elemento de carga plegable, el rascador de hielo en la tapa del depósito de combustible, el chaleco de alta visibilidad bajo el asiento del conductor, la papelera en la puertas y los espacios de almacenamiento.

El Skoda Scout está disponible en toda la gama de colores del Octavia, que incluyen cuatro colores no metalizados, entre los que está el nuevo Blanco Laser, y nueve metalizados.

El diseño presenta algunos cambios respecto a un Combi, ya que el frontal tiene un parachoques específico con molduras sintéticas en negro, y con una aplicación off-road plateada en la parte inferior.

Los faros antiniebla son exclusivos del diseño Scout, mientras que la parrilla del radiador lleva el logo Scout.

Las molduras laterales negras envuelven el marco de la puerta y los pasos de rueda se extienden hacia ambos lados del vehículo, definiendo así su aspecto lateral. También presenta franjas protectoras en plástico negro y retrovisores exteriores con carcasas de estilo en aluminio.

La segunda generación del Skoda Scout llegará al mercado después de haber vendido entre el 2007 y finales de 2013 53.600 Scout en todo el mundo, un 8 % del total de Octavia Combi vendidos en dicho periodo.