Sistema V2V Communications de GM: Control total del entorno

a fondo :: Sistema V2V Communications de GM 1
Diego Zotes20 feb 2007
En el futuro los coches hablarán entre ellos. General Motors presenta un sistema por el que los coches se facilitan datos como la velocidad, la posición y la dirección que siguen para evitar accidentes de tráfico.
Control total del entorno
Una de las motivaciones fundamentales que impulsan a las marcas a seguir desarrollando nuevas tecnologías y sistemas de información y de seguridad en los automóviles, condicionados en parte por la gran presión social existente, es conseguir la máxima seguridad en la conducción, así como la minimización de riesgos en caso de accidentes inevitables, que ni los más modernos sistemas podrían solventar con su actuación. Bajo esa premisa nace el Sistema V2V Communications de General Motors (Comunicación de Vehículo a Vehículo) para mejorar la seguridad activa en la fluidez del tráfico alertando a los conductores de los peligros potenciales que pueden suponer los vehículos que les rodean.
En principio, y en el marco de varios proyectos a nivel mundial para el desarrollo de sistemas de Comunicación Global Inteligente en los que están inmersos casi todos los fabricantes del mercado, desde los europeos, hasta los norteamericanos, pasando por los japoneses, el primer fabricante en desarrollarlo plenamente e incorporarlo en sus coches ha sido el gigante del motor General Motors, que ya lo ha aplicado a algunas unidades de muestra de sus marcas Cadillac, Saab, Opel y Chevrolet. Así, los vehículos equipados con esta tecnología se pueden comunicar entre ellos e intercambiar información y datos como su situación y la velocidad en un momento determinado. De esta forma, los conductores siempre son advertidos con antelación en el caso de que otro vehículo circule en su ángulo muerto, esté parado en una zona que es difícil o imposible de ver o si pretende entrar en la misma intersección a la que se está aproximando.
Para el funcionamiento de estos sistemas, el hardware que emplea General Motors se basa en un microprocesador, receptores de Sistema Global de Posicionamiento (GPS) y módulos de Redes Locales (WLAN). Los vehículos establecen contacto unos con otros en un radio de cientos de metros, intercambiando información como de su situación, la velocidad a la que circulan, la aceleración y la dirección en que se desplazan.
En la actualidad, existen sistemas instalados en los vehículos con múltiples sensores de seguridad, entre los que contamos los controles de velocidad con sensores de radar, sistemas de asistencia de aviso de cambio de carril o sensores para detectar objetos en los ángulos muertos del coche. Esas funciones ayudan a evitar colisiones que podrían ocurrir a diario debido a la escasa visibilidad. Pero el sistema V2V de GM puede incrementar significativamente la distancia y el rango de operación de cada uno de los sensores con esta nueva tecnología –un sistema más efectivo y asequible para ofrecer una amplia capacidad de visión y valoración de las condiciones del tráfico a nuestro alrededor.
En la vida real
Los ingenieros de GM demostraron las ventajas de la nueva tecnología V2V a todos los componentes de la prensa española en el circuito de pruebas del INTA de Madrid, con varias pruebas similares a la conducción real. Nos encontrábamos con varios supuestos que ocurren a diario como consecuencia de la conducción por el tráfico, como cuando un coche circula en nuestro ángulo muerto respecto a nuestro coche, ante el que un avisador reacciona mediante un sonido, una luz destelleante en el marco interior de la puerta a la altura de los retrovisores exteriores y una vibración en el lateral del asiento correspondiente al del coche que no vemos.

a fondo :: Sistema V2V Communications de GM 2

Otras funciones ayudan a prevenir las colisiones que se pudieran originar por detrás por la mala visibilidad, en carreteras con muchas curvas o por pequeñas distracciones del conductor. El sistema avisa, sobre la pantalla de información central o incluso en el volante si el coche no incluye esa pantalla, de que el coche está parado en la carretera incluso antes de que el conductor que circula detrás pueda verlo, por ejemplo si está tras una curva, e incluso alerta al tráfico que circula por detrás de que el coche ha efectuado una frenada de emergencia, así como si hay obras sobre el pavimento, mostrando datos como la distancia hasta la señalización, la dirección que deberemos tomar para esquivarlo o la velocidad recomendada en ese punto. En el caso del coche detenido, si el sistema registra que puede ser colisionado, por la velocidad del siguiente vehículo, enciende y apaga de forma intermitente sus pilotos traseros, así como ese conductor que viene por detrás a gran velocidad es advertido de la posible colisión, con el tiempo suficiente para realizar una maniobra de frenado o evasión. Dependiendo del tipo de situación, el sistema transmite esos avisos de forma visual, de forma acústica o a través de vibraciones en el asiento del conductor.
En otro supuesto, otro de los sistemas de alerta de colisión aumenta la seguridad al acercarse a cruces. Incluso aunque no haya contacto visual entre los conductores de ambos coches, el sistema detecta con antelación cualquier riesgo de colisión y alerta a ambos conductores en el caso de que tengan que intervenir, ejerciendo automáticamente una ligera presión sobre el pedal de freno. Las zonas de obras o los vehículos de emergencia también pueden transmitir señales para avisar que un carril está cortado o que necesitan el paso libre. Es decir, el sistema actúa en todos aquellos casos en los que el conductor puede desconocer determinada información que es fundamental para evitar un accidente.