Simoncelli impone sus ganas en la pista en la jornada de entrenamientos del GP de Alemania:

Agencia EFE15 jul 2011
El italiano Marco Simoncelli (Honda RC 212 V) ha vuelto a mostrar sus señas de identidad y aunque apreciado por unos y denostado por otros, lo cierto es que sobre el asfalto germano fue el más rápido de los pilotos de MotoGP en la primera jornada de entrenamientos libres para el G.P. de Alemania que tendrá por escenario Sachsenring.

Son ya unos cuantos grandes premios los que Simoncelli, "Súper Sic", logra ser el más rápido de entrenamientos y protagonista destacado en los mismos aunque luego no sentencie en carrera, pero como muchos afirman "todo llegará" y lo cierto es que aunque el italiano sea tildado de conflictivo y agresivo, también es verdad que es un piloto muy rápido al que le falta poco para codearse con el "póquer" de ases que siempre ronda el podio.

Bueno, un póquer de ases que va camino de quedarse en trío, ya que al italiano Valentino Rossi parece que se le tuercen cada vez más las cosas en la evolución de su Ducati Desmosedici.

Aunque antes, justo es destacar que Simoncelli completó unos muy buenos entrenamientos, sin errores y en constante evolución, lo que le llevó a dominar en la tanda matinal y también en la vespertina.

A rebufo de Simoncelli estuvo el vigente campeón del mundo, el español Jorge Lorenzo, al que le faltaron apenas 95 milésimas de segundo para colocar primera a su Yamaha YZR M 1 en un trazado con el que tiene una cuenta pendiente, ya que no ha conseguido ganar nunca y quiere hacerlo cuanto antes.

Lorenzo necesitó llegar hasta la última vuelta para marcar su mejor registro pero fue suficiente para relegar a sus espaldas a dos enemigos siempre peligrosos, el español Dani Pedrosa y el australiano Casey Stoner, ambos sobre sendas Honda RC 212 V.

Las diferencias fueron de apenas una y dos décimas de segundo, respectivamente, aunque en un trazado tan corto como el de Sachsenring, de 3.671 metros, son más representativas de lo que cabría esperar en principio.

En el otro lado de la tabla de tiempos, más cerca de las últimas posiciones que de las primeras, estuvo una vez más el nueve veces campeón del mundo, quien parece perder ahora más rápido los nervios y es que Valentino Rossi no debe estar demasiado satisfecho de acabar decimotercero a 1,3 segundos del líder y, lo que es peor, con incontables problemas para lograr que su Ducati Desmosedici sea competitiva y eso que en Sachsenring, tres motos más de la fábrica de Borgo Panigale, en Italia, acabaron por delante de él.

Una, la de su propio compañero de equipo, el estadounidense Nicky Hayden -sexto-, hasta puede ser normal, las del francés Randy de Puniet -octavoy el checo Karel Abraham -décimo-, ya no tanto, pues corren en escuderías satélite que, en teoría, disponen de peor material que los oficiales de fábrica.

El español Toni Elías, quien parece tener sobre su cabeza la continuidad en la escudería de Lucio Cecchinello, fue víctima de esos nervios y por dos veces se fue al suelo en la tanda matinal y luego, en la vespertina y a pesar de bajar más de un segundo y medio su tiempo, acabó décimo sexto.

El italiano Loris Capirossi intentó ser competitivo sobre su Ducati Desmosedici de la escudería Pramac, pero enseguida se dio cuenta de que no sería así y en los segundos entrenamientos ya no saltó a la pista. Su escudería, al corriente de la situación y de tal posibilidad, contaba con un recambio de urgencia, el francés Sylvain Guintoli, que ejerció de "farolillo rojo" con el decimoséptimo lugar.

No hubo sorpresas en los 125 c.c., en donde el español Nicolás Terol, con su mano derecha en mucho mejores condiciones, marcó la pauta a seguir por sus rivales, si bien alguno, como su propio compañero de equipo y compatriota, Héctor Faubel, le salió "contestatario" y lo pudo superar por apenas siete milésimas de segundo.

El octavo de litro sigue siendo coto casi exclusivo de los pilotos españoles, que ocuparon seis de las ocho primeras posiciones con sus representantes, los cuatro primeros con Terol, Faubel, Maverick Viñales y Sergio Gadea.

La lucha en Moto2, que parecía decantarse en favor del alemán Stefan Bradl (Kalex), acabó favoreciendo al suizo Thomas Luthi (Suter), quien doblegó por dos milésimas de segundo al español Aleix Espargaró (Kalex).

La reaparición de Julián Simón, tras su grave lesión de tibia y peroné, no pasó inadvertida y en todo momento el piloto de la escudería "Mapfre" de Jorge Martínez "Aspar", dio la cara y estuvo en las posiciones de cabeza. La recompensa, un décimo lugar que seguro satisfizo al español, superado por muy poco por su compatriota Marc Márquez (Suter), octavo en este primer día después de su victoria en Italia.

Juan Antonio Lladós