Showcars de Audi: También con tecnología TDI

nuevamente_4147e157f04d07279e4e3797f.jpg
Raúl Toledano28 ago 2014
En los últimos diez años, la tecnología TDI de Audi ha sido protagonista también en sus showcars o prototipos. Durante este tiempo, la marca de los cuatro aros ha presentado vehículos experimentales con motores TDI de cuatro, seis, ocho, diez y doce cilindros, muchos de los cuales anticipaban futuros modelos de producción.
Audi allroad quattro concept (año 2005)
El Audi allroad quattro concept fue prototipo basado en el Audi A6 Avant que anticipó lo que sería el futuro Audi Allroad, además de incluir por primera sistemas de seguridad activa como el "Audi road vision", "Audi lane assit" y "Audi side assit" que con los años se han generalizado en el seno de la marca. El motor que escondía era un V8 TDI de 4.0 litros de cilindrada, que ofrecía una potencia de 290 cv (en aquellos tiempos el Audi A8 tenía un motor similiar de 275 cv) y estrenaba los inyectores piezo eléctricos en lugar de electromagnéticos. Con un par motor máximo de 650 Nm entre 1.600-3.000 rpm era capaz de alcanzar los 250 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 6,4 segundos.

_dd345cf0b1ebb95edddf6cf26.jpg

Audi Q7 coastline (2007)
El showcar Audi Q7 V12 TDI, presentado por Audi en el Salón del Automóvil de Detroit en enero de 2007, fue el precursor del modelo que comenzó a fabricarse en serie en el año 2008. Con una potencia máxima de 500 cv y un par de 1.000 Nm, el prototipo se catapultó hasta la liga de los SUV deportivos: la aceleración estándar requería 5,5 segundos y la velocidad máxima se limitaba electrónicamente al alcanzar los 250 km/h. La tecnología del V12 TDI de seis litros se correspondía con el estándar de los vehículos de serie. El sistema common rail, con sus inyectores piezoeléctricos, generaba una presión de inyección de hasta 2.000 bares. Los dos turbocompresores VTG generaban una presión de sobrealimentación relativa de hasta 1,6 bares. El cárter del cigüeñal se había realizado en fundición de grafito vermicular, y las bancadas de cilindros se encontraban dispuestas en un ángulo de 60 grados entre sí, garantizando no solamente un alto rendimiento, sino también una superlativa suavidad de funcionamiento.

_1d5df33732e71bd27fc370f83.jpg

Audi Cross Coupé quattro (2007)
Fue el prototipo que anticipó lo que sería el SUV compacto de la marca, Audi Q3, que ofrecía una carrocería sobreelevada que recordaba en formato compacto al gigantón Audi Q7 aunque mecánicamente guardaba más similitudes con el modelo compacto de la casa, el A3. El Audi Cross Coupé quattro (4,38 metros de largo) tenía tracción a las cuatro ruedas y un motor diésel de 2.0 litros de cilindrada sobrealimentado y que rendía 204 CV de potencia y 100 Nm de par motor máximo. Asociado al cambio automático de doble embrague S- Tronic, su consumo mixto era de 5,9 l/100 km.

_2259b7fe4667cb9e8c8751dfc.jpg

Audi R8 V12 concept y R8 TDI Le Mans (2008)
A comienzos del año 2008 Audi presentó el Audi R8 V12 TDI concept en Detroit, y pocas semanas más tarde el R8 TDI Le Mans, en el Salón del Automóvil de Ginebra. Con estos dos prototipos la marca hacía referencia a las victorias obtenidas por el Audi R10 TDI en 2006 y 2007 en las 24 horas de Le Mans. Al igual que el vehículo de competición, el showcar también montaba un V12 TDI con 6 litros de cilindrada. El motor en posición central se encontraba justo detrás del conductor y del acompañante. Con una potencia de 500 cv y 1.000 Nm de par motor, disponibles estos últimos a 1.750 rpm, el biplaza deportivo con motor TDI aceleraba en 4,2 segundos de los 0 a los 100 km/h, con una velocidad punta de más de 300 km/h. El consumo se situaba por debajo de los 10 litros a los 100 kilómetros.

_dd37cc327942a6374ba6aecc7.jpg

Audi Sportback Concept (2009)
También en Detroit, pero en el año 2009, Audi presentaba el Audi Sportback Concept, una berlina de grandes dimensiones (4,95 metros) con silueta de gran coupé y cinco puertas, inlcuida el portón trasero de grandes dimensiones que daba cabida a 500 litros de maletero. Como ya sabréis estábamos ante el embrión del futuro Audi A7 (2010), la berlina deportiva que lleva entre nosotros cuatro años. El motor de aquel prototipo era un 3.0 litros V6 de 225 cv, capaz de alcanzar los 245 km/h de velocidad punta, y acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 7,0 segundos. Gracias al sistema de arranque y parada automática del motor, su consumo también era realmente bajo: 5,9 l/100 km.

_2055bec28e36942e94afb90c0.jpg

Audi e-tron Spyder (2010)
El Audi e-tron Spyder, uno de los protagonistas del Salón del Automóvil de París del año 2010, era un biplaza descapotable de más de cuatro metros de longitud. Poseía una estructura de aluminio en construcción Audi Space Frame, una capa exterior realizada en material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) y un sistema de propulsión híbrido enchufable. El V6 TDI de tres litros con sobrealimentación biturbo impulsaba a las ruedas traseras con una potencia de 300 cv y un par motor de 650 Nm. Dos motores eléctricos, con un rendimiento de 87 cv y 352 Nm, actuaban sobre las ruedas delanteras; podían accionarse por separado y permitían de este modo repartir el par de forma selectiva. El suministro eléctrico se llevaba a cabo a través de una batería de iones de litio con una capacidad de 9,1 kWh. La autonomía en modo eléctrico era de 50 kilómetros; el consumo medio del Audi e-tron Spyder a los 100 km se situaba en 2,2 litros de combustible (59 gramos de CO2 por kilómetro). Los datos clave en términos de dinamismo: de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos, y velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h.

anuevoapoyo_4a2b86c6a21bb8c381383a140.jpg

Audi nanuk quattro concept (2013)
En el Salón del Automóvil de Frankfurt celebrado en el año 2013 Audi presentó su prototipo técnico Audi nanuk quattro concept. El concepto crossover de un coupé biplaza combinaba el dinamismo de un deportivo de alto rendimiento con la competencia quattro de Audi en carretera, en circuitos de competición y en terrenos sin asfaltar. Como propulsor se utilizó un V10 TDI montado longitudinalmente delante del eje trasero. El potente diésel, con una cilindrada de 5.0 litros, rendía más de 544 cv de potencia y desarrollaba 1.000 Nm de par motor ya a 1.500 rpm. Utilizaba una sobrealimentación biturbo y el sistema de distribución variable Audi valvelift system (AVS), tecnologías ambas que Audi ha ido perfeccionando hasta la actualidad. El sistema common rail generaba una presión de hasta 2.500 bares. El Audi nanuk quattro concept aceleraba hasta los 100 km/h, con salida parada, en 3,8 segundos, y su velocidad máxima alcanzaba los 305 km/h. De media consumía sólo 7,8 litros de combustible a los 100 km.

_5681843037e51f4bf90ea69dc.jpg

Audi A6 TDI concept (2014)
La última evolución de la tecnología TDI la representa el Audi A6 TDI concept, cuya sobrealimentación está basada en un turbo y un compresor eléctrico que permiten a esta berlina premium desarrollar 326 cv de potencia y 650 Nm de par motor (disponible entre 1.500 y 3.500 rpm). Con estos números, las altas prestaciones están garantizadas, tanto por su rápida respuesta como por su excelente elasticidad. De este modo, la recuperación de 60 a 120 km/h en sexta marcha se reduce de 13,7 segundos a 8,3 segundos.

_b42bb5b9f246fa3d3327c9eea.jpg

Audi RS 5 TDI concept (2014)
Aún más impactante resulta el biturbo V6 que se utiliza en el Audi RS 5 TDI concept; rinde 385, y su par motor máximo asciende a 750 Nm entre las 1.250 y las 2.000 rpm. Al iniciar la marcha, el compresor eléctrico complementa al sistema de sobrealimentación con doble turbocompresor, y proporciona un par inmenso. Si el conductor sigue pisando el acelerador, alcanza los 100 km/h en unos 4 segundos. La presión de sobrealimentación vuelve a estar disponible inmediatamente después de cada cambio de marcha, y ello gracias a la inteligente acción combinada de los dos turbocompresores.

_7ed96eeef6055de7920bf5fc9.jpg