Seis generación del Golf GTI: El primer Gran Turismo del pueblo

a fondo Seis generación del Golf GTI 1
Raúl Toledano28 oct 2010
Hace 35 años, llegó un punto y aparte en el segmento de los gran turismos: la alemana Volkswagen diseñaba, vendía y distribuía globalmente el primer GTI en serie, el Golf GTI
El primer Gran Turismo del pueblo
Cuando hablamos de las siglas GTI (Gran Turismo Inyección) la mente nos conduce por el camino de las marcas deportivas italianas que en los 50, con la Fórmula 1 en ciernes, ensamblaron sus primeras máquinas. Algunos hablan de que fue el Lancia Aurelia B20 GT (1951) el precursor de este movimiento de combustión y gasolina inyectada a la velocidad de un meteorito. Si no, parte de culpa tendría la marca de competición del grupo Fiat, Ferrari. La situación, sin duda, nos transporta a la idea de un coche de configuración 2+2, tres puertas, con motor delantero central de gran potencia; eran modelos fabricados en unidades limitadas dado su elevado precio y caballaje. Entonces, hace 35 años, llegó un punto y aparte en este segmento: la alemana Volkswagen diseñaba, vendía y distribuía globalmente el primer GTI en serie, el primer Gran Turismo en masa, para el pueblo, como en su día dijo Adolf Hitler, el Golf GTI.
En 1976, aquel compacto deportivo de 3,70 metros de longitud (ahora mide 4,20 m) puso sobre la mesa de las diferentes casas generalistas el sueño GTI. Fue uno de los primeros automóviles pequeños con inyección de combustible. Su motor de gasolina de 1588cc de cilindrada desarrollaba una potencia máxima de 110 cv. La segunda generación (1983-1992) del Golf en general que rivalizaba con el Ford Escort, el Peugeot 305 y el Alfa Romeo 33- y del GTI en particular, mejora sustancialmente la calidad de los acabados y materiales interiores, al tiempo que su trasera destilaba líneas más suaves la parrilla frontal era casi idéntica- que rompían literalmente con su antecesor, otorgando una longitud final de cuatro metros. Centrándonos en el GTI II se levant un 16 v㒡lvulas de 139 cv, aunque posteriormente la firma de Wolfsburgo incluyó un GTI G60, una edición especial para rallys, que contaba con un compresor volumétrico para dispararse hasta los 160 cv de potencia máxima.
El Golf III (1991-1999) fue el que rompió taxativamente con el pasado, modernizándose a todos los niveles (4,20 metros de longitud, como en la actualidad): confort, amplitud, equipamiento, materiales y, claro, motores. Visto el buen funcionamiento, rendimiento y la magnífica expansión del vehículo en anteriores generaciones, se optó por hacer algún cambio estético, dándole unas líneas más redondeadas, catalogándolo los especialistas del sector como el mejor Golf de todos los tiempos. Y al GTI de partida, un dos litros de 115 cv de potencia, se sumó dos años después, en 1993, una versión de 150 cv, denominada GTI 16 V. La chispa definitiva que colgó a VW el cartel de la marca generalista más deportiva fue la versión especial VR6 de 174, el no va más de los compactos deportivos.
La cuarta entrega de esta exitosa saga de compactos deportivos, el Golf IV, llegó en 1999. Más curvado, con menos aristas que nunca, el GTI mostraba un rastro más agresivo en su frontal y una potencia de 180 cv gracias a su motor 1.8 con turbocompresor. En aquella entrega nos llevamos la grata sorpresa de la irrupción en el mercado del Golf R32 lo que ahora es el Golf R-, un escalón por encima del icono de VW, que estaba impulsado por un motor de 3.2 litros V6 de 240 cv de potencia máxima y 320 Nm de par motor, asociado a un sistema de tracción a las cuatro ruedas y una caja de cambios de seis marchas.
Desde 2003 hasta 2008 se pone a la venta en todo el mundo el Golf V, que ya compartía bastidor con el Audi A3. Un coche vigoroso, robusto, como demostraba un pilar C de gran grosor. El lavado de cara fue notable. Un año después aterriza el Golf GTI, con el nuevo motor de dos litros gasolina TFSI con turbocompresor de 200 cv de potencia máxima y 280 Nm de par motor máximo. Detalles en la carrocería en color negro y un marco interior rojo en la parrilla hacían un guiño al primer GTI de 1976. En 2005 llegó el Golf R32, con diez caballos más que su antecesor y la opción de incluir la transmisión automática de doble embrague DSG. Por último, la sexta y última generación del Golf GTI, que nuestro colaborador y probador de coches Quique Marco, tuvo la oportunidad de conducir hace menos de un año: aquí tienes su prueba. Ahora vuestra es la conclusión de qué Golf GTI ha sido el mejor de la historia. Aunque actualmente no es el compacto deportivo más potente, ya que la competencia en el segmento ha crecido, y de qué manera (Mazda 3 MPS, Opel Astra OPC, Renault Megane RS Sport, León FR o Ford Focus ST), sí que se puede afirmar que sigue manteniendo unas relaciones prestaciones-confort sin parangón.