Sebring Cabrio 2.7 V6: El más grande y barato

Diego Zotes01 jun 2001
Inicio
EL MAS GRANDE Y EL MAS BARATO

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 1

El Chrysler Sebring Cabrio es heredero directo de la tradición de convertibles norteamericanos, caracterizados por una excelente habitabilidad, equipamiento y comodidad opulentos y en general una filosofía muy conservadora en la concepción dinámica.
Sin embargo el Sebring Cabrio es un coche muy actual, que utiliza the American way of life para proporcionar a los ocupantes una experiencia de conducción agradable gracias a la adopción de soluciones modernas en los apartados de seguridad y funcionamiento.

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 2

Tampoco hay que perder de vista que muy pocos convertibles pueden competir con él ni en cuanto a tamaño, con 4,92 metros de longitud, ni en cuanto a precio, desde 5.765.000 pesetas de la versión cuatro cilindros hasta 6.495.000 del tope de gama que hemos puesto a prueba.
Carlos Lera, Autocity. 1 de Junio de 2001
Conducción
GUSTOS YANQUIS

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 3

Aunque Chrysler es quizá la marca genuinamente americana que más piensa en los conductores de este lado del Atlántico a la hora de vendernos sus productos, no cabe duda de que el Sebring Cabrio es tan autentico como el Jazz o el Bourbon. Se trata de un coche pensado para gente que aprecia los placeres más tranquilos de la vida, sin importarles las veleidades deportivas de otros descapotables más rabiosos, pero al mismo tiempo menos confortables y elegantes.

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 4

El Sebring Cabrio se deja conducir con extraordinaria suavidad y dulzura, apoyado en unos componentes que ante todo están diseñados para evitar a toda costa molestias tanto al conductor como a los pasajeros. La contrapartida es que el usuario que espere aptitudes mínimamente deportivas se llevará una segura decepción. Esto no quiere decir que el comportamiento sea malo, quiero dejarlo claro porque en realidad es muy bueno pero a su manera: proporcionando comodidad, suavidad y, en definitiva, agrado.
Las suspensiones son extremadamente suaves y blandas, por lo que absorben perfectamente cualquier irregularidad que pueda surgir en la carretera pero provocan balanceos de la carrocería si se circula a ritmo vivo, algo que no encaja en la filosofía del potencial cliente de este coche. Los esquemas son realmente avanzados, con ejes multibrazo delante y detrás, una configuración excelente que a la hora de la verdad ofrece unas reacciones intachables, manifestándose un agarre excepcional al permitir un contacto más perpendicular de los flancos de los neumáticos con el asfalto. Ya lo querrían para sí muchos coches de carácter marcadamente más dinámico. El mayor problema dinámico del Sebring Cabrio procede de la escasa rigidez del bastidor en curvas, una característica habitual en los descapotables americanos de gran tamaño que resta precisión en la dirección y condiciona el comportamiento. La tracción es delantera y su influencia sobre la dirección es nula, gracias una vez más al buen guiado de las ruedas, aunque cabe la duda de si quizá una trasmisión por propulsión trasera ayudaría algo en cuestión de agilidad a un coche que no está muy sobrado en este aspecto.
Ya que hemos tocado de pasada la dirección cabe destacar la gran suavidad de giro del volante, de gran tamaño y muy buen tacto, como cabe esperar en un vehículo de este tipo. En el apartado de los frenos los cuatro discos (ventilados los delanteros) con pinzas flotantes cumplen con su misión perfectamente, y su accionamiento se corresponde con el resto del coche por la comodidad de accionamiento. El recorrido del pedal es largo y algo esponjoso, aunque la presión necesaria para detener las cerca de dos toneladas que puede pesar el conjunto a plena carga no es muy elevada ni produce la fatiga del sistema hidráulico. Está asistido por ABS con repartidor electrónico de la frenada entre los ejes y también entre las dos ruedas del mismo tren.
Motor
POTENCIA Y SUAVIDAD

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 5

El 2.7 litros de seis cilindros en V es un moderno motor concebido por Chrysler para sus modelos altos de gama. Esta es la cilindrada mínima hasta el momento y destaca por su excelente rendimiento, toda una sorpresa llegada de América, tanto por potencia (200 caballos) como por suavidad y respuesta (262 Newtons metro a 4.300 revoluciones por minuto). El bloque y la culata son de aluminio y el ángulo de separación de las filas de tres cilindros es de 60 grados. Los consumos son relativamente elevados en cualquier circunstancia, por lo que da igual casi correr que andar despacio. El ciclo combinado arroja un valor de 10,8 litros cada 100 kilómetros, pero ya sabemos la destreza con la punta de gas de los encargados de realizar esta prestaciones. Para nosotros que somos menos finos con este elemento fue imposible bajar de 12 litros.
La trasmisión de la potencia se efectúa mediante una caja automática de cuatro velocidades con accionamiento secuencial Autostick. La caja está controlada por un cerebro electrónico que calcula la marcha ideal en función de varios parámetros (presión sobre el acelerador, régimen de giro, etcétera) para adaptarse al funcionamiento que considera idóneo en cada momento. Su funcionamiento es muy correcto, con buenas interpretaciones de los deseos del conductor, algo que no ocurre en algunos modelos de la competencia. En modo manual el conductor decide cual es la marcha en la que desea circular accionando lateralmente la palanca. Aunque no destaca por la rapidez en la respuesta, este modo permite una marcha más agradable que un automático convencional en circunstancias de anticipación para emplear la retención del motor (bajar un puerto con curvas pronunciadas)o esfuerzos de trasmisión especiales (subir el mismo puerto, por ejemplo.

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 6

Estética
ELEGANCIA Y PERSONALIDAD

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 7

La línea del Sebring Cabrio es muy continuista respecto al anterior gran convertible de la marca, el Stratus. La trasera conserva las mismas líneas maestras aportando únicamente algunos cambios en el diseño de los pilotos. Lo mismo se puede decir de estilizado cuerpo central, mientras que en el frente es donde se acumulan las novedades más importantes. El parachoques delantero está realizado en aluminio, y su gran tamaño permite albergar la parrilla, el emblema de la marca y los faros auxiliares. Las ópticas integran todas las funciones de iluminación salvo los proyectores auxiliares de largo alcance y siguen la línea descendente del capó, que confluye en una parrilla muy grande y situada en posición baja. El efecto frontal es de tiburón de la carretera, muy agresivo pero también elegante. Por detrás del espacio reservado para el motor se encuentra un parabrisas con marco negro lacado que ayuda a aligerar estéticamente el grosor real de los pilares, necesario para poder soportar funciones de arco antivuelco. Gracias a su reforzada estructura se prescinde del arco central de protección, lo que mejora la estética claramente y contribuye a crear la fantástica sensación de circular con el cielo por montera".
GRANDE Y COMODO

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 8

La terminación Limited es la más equipada de la gama Sebring Cabrio (solo hay otra posibilidad, que es la denominada LX) e incluye todo de serie salvo la pintura metalizada (no se entiende que se vayan a vender más coches por descontar las 60.000 pesetas que cuesta... ni tampoco que se vayan a vender menos por subir el precio de tarifa en esa cantidad). Por lo tanto cuenta con tapicería de piel, techo eléctrico, control de crucero, equipo de música con excelentes altavoces Infinity y cargador de cuatro CD en la consola central, etcétera. La terminación en cuero de todos los guarnecidos añade elegancia y procura el tacto orgánico inimitable... aunque el grosor del cuero es de los menos abultados que he probado en mi carrera. Una laguna incomprensible es la ausencia de climatizador automático (aire acondicionado de serie), un elemento común hoy en día en coches pertenecientes incluso a gamas bastante más bajas.
Exteriormente se distingue de la versión LX por las llantas de aleación cromadas y la lona azulada de la capota, en lugar de negra.

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 9

La habitabilidad es extraordinaria, y tanto en las plazas delanteras como en las traseras el espacio disponible es de los mejores de la categoría. En la parte de atrás dos pasajeros se encontrarán como en casa y es posible acomodar un tercer ocupante en el centro, auque ya no irá tan cómodo como sus compañeros de los lados no por espacio sino más bien por las formas del sofá. En la misma línea, los asientos delanteros son auténticos sillones, que permiten una posición relajada y cómoda que se consigue con facilidad por los reglajes eléctricos disponibles, en altura, distancia e inclinación de la banqueta y verticalidad del respaldo.
Los huecos para ubicar objetos se encuentran muy bien distribuidos y están diseñados pensando fundamentalmente en conseguir la mayor capacidad. A los pies, entre el conductor y el acompañante en la consola central, se ubican un par de huecos circulares en los que se pueden colocar botes de refresco o el versátil cenicero, que l poseer la forma de una lata convencional puede trasladarse desde las plazas delanteras a las traseras, donde también hay un par de huecos para recipientes cilíndricos de bebidas, sin inconvenientes. Además tenemos cajones de buen tamaño en las puertas, guantera con tapa y cofre central cuya tapa hace las veces de apoyabrazos.
El maletero es muy amplio, de hecho el más capaz de la categoría en España con diferencia gracias a su 300 litros.
Rivales
COCHES PARA SIBARITAS

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 10

Los competidores directos del Sebring Cabrio se encuentran a precios bastante más elevados. Tal es el caso de los Mercedes CLK 230K Cabrio o Volvo C70 2.5T Cabrio, que a igualdad de equipamiento cuestan millón y medio más. El BMW 325Ci Cabrio y el Saab 9-3 2.0i T Cabrio pueden ser también cualificados rivales del Sebring, aunque bastante más pequeños y medio kilito más caros. Finalmente, también se puede considerar rival en nuestro mercado el Chevrolet Camaro Convertible, con una bonita y llamativa línea de deportivo americano, habitabilidad suficiente y precio algo inferior.
En todos los casos son coches algo más pequeños, cada uno dentro de su orientación pero sin el toque típicamente burgués de los grandes yanquis de siempre que el Chrysler representa a la perfección.

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 11

Galería 1
GALERIA FOTOGRAFICA I

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 12

 

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 13

Galería 2
GALERIA FOTOGRAFICA II

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 14

 

a fondo :: Sebring Cabrio 2.7 V6 15