Seat León ST 180 CV: Los últimos serán los primeros

leontsiportada_77ba7d0c9a585130ea7ef4278.jpg
Raúl Toledano10 mar 2015
Ha llegado con la tercera generación del León, pero por fin Seat dispone de un familiar compacto de primer nivel: el León ST, que probamos con un sobresaliente motor gasolina de 180 CV y un acabado deportivo FR que redondea un conjunto muy bien rematado tanto por dentro como por fuera y un maletero de casi 600 litros.
El León ST (el primer León familiar de la historia) es un vehículo de tipo break o station wagon que se coloca en el centro de la escena de marcas generalistas y modelos compactos. Sin la imagen ni el punch comercial de los omnipresentes SUV o sin las soluciones de modularidad interior de los clásicos monovolúmenes, al Seat León ST lo aúpan al estrellato su maletero enorme y sus cualidades dinámicas inalteradas respecto a los León de 3 y 5 puertas.
a favor- Comportamiento- Motor- Maleteroen contra- Plaza central- Consumos- Política de extras
Derivado de la plataforma MQB del Grupo VAG, la misma que utiliza su primo hermano Volkswagen Golf Variant, este León ST (4,54 metros de longitud) es uno de los mejores coches que Seat jamás haya fabricado, si por esto entendemos, que es altamente funcional, que tiene un habitáculo con muy buenos acabados, y que transmite un funcionamiento con una calidad de rodadura y un confort superior a la media de la categoría (Toyota Auris Touring Sports, Honda Civic Tourer, Peugeot 308 SW, Kia Ceed Sportswagon o Ford Focus Sportbreak).Uno de los mejores coches que Seat jamás haya fabricado
A este veredicto tan positivo ayuda una imagen exterior que nada tiene que envidiar a los León tipo hatchback. Mantenida la batalla (2,63 metros), ha sido un voladizo posterior alargado el elemento clave para obtener unos meritorios 587 litros de maletero (207 l más que el 5p; y solo superado en el segmento por los Civic y Golf familiares) y al mismo tiempo, gracias a la agresiva forma del paragolpes y una tercera ventanilla lateral que acentúa su forma de cuña, lograr un aspecto más deportivo de lo habitual.

leontsiapoyo_15b36dfc724849473a3b8b732.jpg

El acabado FR de nuestra unidad añade a la carrocería un difusor trasero y salidas de escape cromadas, siendo unas llantas de aleación más grandes de 18 pulgadas de diámetro y los faros Full de LED dos elementos opcionales que suman 1.400 euros a la factura base del León ST gasolina de 180 CV: 24.840 euros.
Es un precio moderadamente alto, justificado desde una perspectiva de calidad. El León de nueva generación (cualquiera que sea su carrocería) presenta un habitáculo a la altura de los mejores familiares, incluso con un diseño más funcional y una mejor ergonomía que sus primos más exclusivos (Golf o A3). El puesto de conducción es simplemente ejemplar, acostumbrándote a él como si fuese tu coche habitual: te sientas, y los asientos (Alcántara FR, por 519 euros más lo de nuestra unidad) te envuelven con una pizca de dureza sin perder de vista el confort; y la instrumentación, tanto en la pantalla del ordenador de a bordo como en la pantalla táctil de 5,8" de la consola central, te lleva de una información a otra con suma sencillez.

leontsiapoyo_712c4c52175a076c2ca3165d1.jpg

Con la política de equipamiento de una marca alemana (es decir un listado bastante generoso y algo engorroso) y los precios de una firma accesible, el León ST FR (es decir el acabado más alto de la gama) no incluye de serie luces y limpias automáticos (114 euros más), los sensores de aparcamiento delantero y trasero con proyección en pantalla (otros 509 euros más) ni por supuesto la navegación (784 euros).
Por su parte, las plazas traseras del Seat León ST son muy recomendables para dos pasajeros, ya que disponen de un buen espacio para las rodillas y también de una generosa altura libre hasta el techo; sin embargo un tercer ocupante no viajará demasiado cómodo por lo estrecho y duro que resulta el respaldo central, así como lo abultado del túnel central.Las plazas traseras del Seat León ST son muy recomendables para dos pasajeros de cualquier talla
El motor es un bloque de gasolina 1.8 litros, de inyección directa y turboalimentado con 180 CV transmitidos al eje delantero. Asociado al cambio manual de seis velocidades (también disponible con el DSG7), es un motor muy bueno por la suavidad de funcionamiento y la alegría con la que gana revoluciones. En este sentido es clave disponer de los 250 Nm de par motor máximo de manera constante entre 1.250 y 5.000 rpm.250 Nm de par máximo disponible de manera constante entre 1.250 y 5.000 rpm
Por prestaciones (226 km/h de velocidad máxima y 7,8 segundos de aceleración 0-100) el León ST 180 CV es una opción muy destacada, aunque dentro de la oferta de motorizaciones de gasolina que ofrece Seat seguramente sea más racional el motor intermedio de 1.4 litros y 150 CV con desconexión automática de cilindros. Principalmente si nos atenemos al consumo real. El León de 180 CV declara 5,9 litros (Star&Stop de serie), aunque en un uso normal se mueve entre los 7,5 y 8,5 litros, e incluso algo más si buscamos el límite de su rendimiento.Si buscas ahorro de combustible, esta mecánica no es la mejor opción por la alta sensibilidad de su acelerador
Del comportamiento valdría con decir que en poco o nada se diferencia de sus hermanos compactos. Esto se debe a que el aumento del peso es mínimo (45 kg) y además éste queda mejor repartido entre ejes al aumentar en 28 centímetros la longitud sin variar la batalla. Es decir tenemos un familiar con un comportamiento muy equilibrado, con una estabilidad lineal más típica de una berlina y al mismo tiempo unas reacciones nobles y una agilidad habitual en vehículos más pequeños. Las suspensiones tienen un punto de firmeza que se agradece sin comprometer el confort de la marcha y la dirección, algo ligera, transmite mucha confianza al permitir enlazar curvas con mucha precisión.

leontsiapoyo_83382a1f5cf155e3a4c0eb9e3.jpg

Esta puesta a punto (con el control del chasis adaptativo y una dirección progresiva de dureza variable por 682 euros) favorece más si cabe su conducción en ciudad, donde no desmerecen ni su capacidad para maniobrar en cortos espacios ni el buen aislamiento del habitáculo en relación a los baches y otras típicas irregularidades.