Seat León SC 1.8 TSI FR: Compacto deportivo dulcificado

leonfrportada_2dc56550a4fe3c21c79095d76.jpg
Raúl Toledano02 dic 2013
Ante nosotros, el León más deportivo. Para nuestra prueba a fondo de hoy el compacto de Seat se pone sus pieles más deportivas al combinar la carrocería de tres puertas “SC”, las siglas históricas de altas prestaciones de Seat “FR”, y un motor gasolina de cuatro cilindros turbo 1.8 litros TSI que entrega 180 cv potencia y 250 Nm de par motor.
De acuerdo que los “FR” de Seat ya no son lo que eran, es decir, versiones exclusivas de enfoque deportivo que hasta 2010 eran un mundo de ensoñación para los amantes de los compactos de altas prestaciones y económicos. Desde aquel año, la marca española modificó su política de producto en la gama León, y el “FR” pasó a ser un acabado más de la gama, sustituyendo al “Sport” y pudiéndose combinar con diferentes motorizaciones.
Con el lanzamiento de la tercera generación del León, los “FR” continúan siendo un producto transversal, combinable con cualquiera de las carrocerías (5p, SC y ST) y con casi todas las mecánicas del nuevo modelo. Cosas del marketing, pero que en la situación actual facilita el acceso a un “FR” que todavía desprende ese aroma a deportivo de antaño.
En nuestra prueba de hoy, otra de las sorpresas es contar con el primer León de tres puertas, esto es, el Seat León SC – Sport Coupé-. Donde antes había unas manetas camufladas en el marco de las ventanillas, que a muchos les hizo creer que el León II era un 3 puertas, ahora Seat desdobla la gama, apostando por una clásica carrocería de cinco puertas a la vista y por un compacto de tres puertas con aires de coupé. Este mes de diciembre arranca la comercialización de la tercera carrocería del modelo: el familiar León ST.
a favor- Comportamiento excelente- Respuesta motor TSI- Relación deportividad/precioen contra- Valor rebajado siglas FR- Diseño conservador
La diferencia de nuestro “SC” con el León de 5 puertas no solamente está en la supresión de las puertas traseras; también es un modelo más corto, pasando de 4,27 a 4,23 metros de longitud, lo que en números redondos se debe a que los ingenieros de la marca han recortado en 3,5 centímetros la distancia entre ejes. El otro punto a destacar es que la altura libre de la carrocería respecto al suelo también es menor en el “SC”, concretamente 1,5 centímetros.El SC reduce la longitud y la batalla respecto al 5p sin reducir un solo litro de los 380 que cubica el maletero
A nivel de diseño, otros puntos de ruptura con el León 5 puertas y que incrementan la deportividad del “SC” son el diseño de las ventanillas traseras con el pico inferior apuntando hacia abajo y la mayor inclinación de la luneta trasera en 19 grados. Dos elementos que conviven en perfecta consonancia con nuestro acabado “FR”, que de serie añade los LED traseros, la doble salida de escape cromada, cristales oscurecidos, llantas de 17”, retrovisores exteriores plegables electrónicamente, los emblemas “FR” en la parrilla frontal de nido de abajo y portón trasero, la salida de refrigeración ensanchada sobre el paragolpes delantero, y la moldura de plástico negro en la parte baja del paragolpes trasero.Tripleta ganadora: SC, FR, 1.8 TSI
RIVALES
Estos elementos que aportan una personalidad exclusiva nos permiten hablar de un compacto deportivo que destaca por una alta relación calidad/equipamiento/precio. Son 23.180 euros (+350 euros el León 5 puertas), descuentos aparte. Basado en la misma plataforma MQB, el precio tarifa de un VW Golf 3 puertas (no monta este motor 1.8 TSI 180 cv) con mecánica gasolina de 140 cv y desconexión automática de dos cilindros es de 25.050 €. Fuera del Grupo VAG, la categoría de los compactos de tres puertas cada vez ofrece menos alternativas, y todas ellas son más caras que el León “SC”: Opel Astra GTC SIDI 170 cv (26.010 €) o Renault Megane GT Tce 180 cv (27.500 €) son dos ejemplos. El único modelo del subsegmento que se mueve en los márgenes potencia-precio del León SC es el Kia Pro Ceed GT con 204 cv de potencia y 23.400 € de precio oficial.

leonfrapoyo_2474092608360c36e8cc1e8a9.jpg

Antes de ponernos en marcha, apreciamos la buena combinación de deportividad y familiaridad que Seat le ha dado al interior de su León con este acabado “FR” y carrocería “SC”. El sistema Easy Entry, que facilita el acceso a las plazas traseras, es realmente útil y salvo que el uso de éstas vaya a ser muy continuado, nos hace olvidarnos del 5 puertas rápidamente. Tampoco echaremos de menos el maletero del 5 puertas, ya que se mantienen los 380 litros de capacidad en este “SC”, que con los respaldos traseros abatidos aumenta a 1.225 l.
Si la practicidad es más que aceptable para un 3 puertas, también se agradece la dosis de deportividad de la unidad de pruebas. Para empezar los asientos específicos, colocados en una posición más baja, y que en esta oportunidad se revisten de cuero y alcantara (opcionales) para ofrecer un agarre y confort altísimos. Sobre la dotación de serie más básica (arranque en pendiente, climatizador bizona, faros antiniebla con función “cornering”, bluetooth…), el acabado “FR” añade la regulación lumbar de los asientos, el volante en piel multifunción con emblema “FR” y ocho altavoces para el equipo de radio-CD.
El resto de equipamientos son virguerías tecnológicas que el Grupo VAG ha extendido a modelos que, digamos, antes eran considerados de segunda fila. Ahora, el Seat León “FR” puede montar los mismos equipamientos que Audi A8. Es mucho exagerar, pero ojo que el discreto coupé español luce los faros delanteros integrales de LED, el sistema de navegación más avanzado “Navi System” con pantalla central a color y táctil de 5,8 pulgadas que entre otras cosas puede proyectar la información del navegador entre el velocímetro y el cuentarrevoluciones, o los asistentes de ayuda a la conducción como el del cambio involuntario de carril, el cambio de luces automático, o el detector de fatigas.

leonfrapoyo_64b780973d4ee182bc6804d24.jpg

Y por último el conjunto motor/chasis, donde Seat no suele defraudar. Tampoco esta vez, donde la mecánica gasolina TSI –turbocompresor más inyección directa- dota al cuatro cilindros y 1.800 centímetros cúbicos de un empuje enérgico desde muy bajas vueltas (250 Nm a partir de 1.500 rpm), sintiéndose lleno y con vigor hasta bien superado el medio régimen (los 250 Nm decaen a partir de las 5.000 ‘vueltas’), un amplio margen de revoluciones para disponer de fuerza en prácticamente cualquier situación. Quizás, Seat ha pecado de una caja manual con seis relaciones algo largas (el DSG de 7 velocidades aumenta la factura en 2.000 €), de forma que los 180 cv obtenidos a 4.000 rpm y que garantizan una aceleración de 0 a 100 en 7,5 segundos y una velocidad punta de 224 km/h, no sean un lastre para los consumos: oficiales mixtos de 5,7 litros, y en una conducción real y alegre 7,9 litros en nuestro ordenador de viaje.Sin necesidad de recurrir al dos litros, el 1.8 TSI de 180 cv ofrece una respuesta enérgica en un rango de revoluciones muy amplio
Las versiones de la gama León con potencias superiores a 150 cv montan un eje trasero multibrazo que optimizan su estabilidad en curvas. Además, las carrocerías “SC” rebajan en 18 kg su peso final respecto al 5 puertas, y su centro de gravedad también está rebajado, así como una batalla más recortada y una dirección electromecánica realmente precisa, lo que en conjunto convierten a nuestro León SC 1.8 FR en un compacto ágil, con cierto nervio (el ESP irrumpe más bien tarde para este tipo de vehículos de tracción delantera y motor delantero transversal) y que al mismo tiempo es fácil de conducir a velocidades elevadas por la alta sensación de información: es el típico coche en el que una orden del conductor tiene un efecto inmediato sobre la conducción. Además, este tacto deportivo no está reñido con el confort. La suavidad mecánica y la puesta a punto de las suspensiones ha sido impecable, con una calidad de rodadura sobresaliente.

Si el maletero y las plazas traseras no desesperan a tus ocupantes, también sirve para realizar largos viajes.Tan eficaz como sus siglas 'FR' indican y con una calidad de rodadura, simplemente, impecable