Seat León Cupra: La fiera se escapa

Mikel Elorza04 dic 2006
Una fiera hambrienta se ha escapado del circuito para ganar en el asfalto más exigente la carrera que hasta ahora se disputaban el Ford Focus ST, el Megane F1 Team, el Golf GTI y el Mazda 3 MPS.
La fiera se escapa
Aún no ha llegado a los concesionarios, pero he tenido el privilegio de probar el coche de calle más potente de la historia de Seat. El todopoderoso León Cupra esconde bajo su capó nada más y nada menos que un superdotado corazón de 240 cv de potencia. Una fiera hambrienta se ha escapado del circuito para ganar en el asfalto más exigente la carrera que hasta ahora se disputaban el Ford Focus ST, el Megane F1 Team, el Golf GTI y el Mazda 3 MPS.

a fondo :: Seat León Cupra 1

Sin casi prestarle atención al diseño exterior, me acomodo rápidamente en sus imponentes backets que recogen mi cuerpo como un guante de seda, aunque para tallas grandes pueden resultar justitos. De un simple vistazo me llaman la atención los pilares y el techo revestidos en negro y el logo CUPRA que se sucede en el volante de piel, el pomo del cambio, los paneles de la instrumentación en blanco y los pedales metálicos, pero ¡Estoy loco por escuchar como rugen esos 240 caballos!
Giro la llave de contacto y el regalo para los oídos es una acústica mejorada gracias a un nuevo sistema de escape que los técnicos de Martorell han bautizado como Seat Engine Sound y que genera un gravísimo ronroneo del motor a bajas revoluciones. Esta rítmica melodía se convierte en un rugido feroz al hundir mi pie derecho en el acelerador. ¡He despertado a la bestia! Sin esperar más me dirijo rápidamente a buscar un puerto de montaña en el que pueda domarla, pero antes de llegar me doy cuenta de que es realmente mansa. Le busco las cosquillas en curvas reviradas y pasa por ellas sin despeinarse lo más mínimo. Se agarra a ellas como yo a su volante y es que cuando me hagan bajar de este coche voy a llorar como si a un niño le quitasen un caramelo.
Una vez que me he divertido lo suficiente, me bajo de la máquina para fijarme en su agresiva imagen que los diseñadores de Seat han buscado acentuar con el logo CUPRA de su portón, su característica salida de aire ovalada, los retrovisores negros, su parachoques delantero con unas sobredimensionadas tomas de aire y la moldura de color negro del trasero al más puro estilo León WTCC.Los frenos no sólo aportan con su color rojo deportividad al León Cupra, sino que muerden bien para ajustar la distancia de frenado gracias a unas generosas pinzas de 17 y 345 x 30 mm delante, y 16 y 286 x 12 mm detrás. Unas pinzas de ese tamaño sólo las podían soportar las llantas de 18 de cinco radios dobles que monta de serie y que calzan unos neumáticos de 225/40.
¿Quieres hacerte con uno de ellos? Pues no esperes más e inclúyelo en tu carta a los Reyes Magos porque llegará en Enero por 26.600 euros.
Aunque parezca tarea difícil, os aseguro que esa fiera que me enseñaba sus afilados colmillos se deja acariciar como un gatito de angora. Su impresionante potencia contrasta gratamente con una agilidad arrolladora que hace del coche más racing de Seat, un vehículo confortable y cómodo de conducir.

a fondo :: Seat León Cupra 2

El 2.0 TFSI de 240 cv que monta ha incrementado en 15 caballos su potencia con respecto a su predecesor, el 1.8 con 225 cv. Para lograrlo, se ha reforzado el motor y se ha reajustado la inyección directa y la sobrealimentación del turbo con una turbina más grande que alcanza una presión de 0,8 bar.
Un escalonado cambio de seis velocidades con unos desarrollos específicos para este propulsor permite administrar esa incesable fuerza y lograr unas recuperaciones espectaculares a bajísimas revoluciones pasa en 6,4 segundos de 80 km/h a 120 Km/h en quinta velocidad y en 8,2 segundos con la sexta metida -. El resultado: unas prestaciones de infarto y unas sensaciones únicas que se traducen en 247 km/h de velocidad punta, 6,4 segundos para pasar de 0 a 100, 26,4 segundos para alcanzar los 1.000 metros y un consumo medio de 8,3 litros a los 100 km, siempre según cifras oficiales. De momento no está pesando el cambio DSG para el Cupra, aunque no descarto que en un futuro a medio plazo podamos encontrarlo como opción.
Aunque a priori pensaba que me iba a encontrar con un coche seco, lo cierto es que me sorprendió agradablemente que no fuese tan duro o rígido como el Cupra anterior, y es que se ha mejorado el ya sobresaliente chasis ágil del León. La posición al volante es adecuada y el tacto del volante y los pedales agradable, logrando una conducción muy confortable.
Si no puedes esperar hasta Enero y quieres saber más sobre el Seat León Cupra te aconsejo que te leas las primeras informaciones sobre esta máquina que publicamos hace unos días. ¡Disfrútalo!