Seat León Cupra: ¡Rabia contenida!

Raúl de San Antonio08 mar 2007
Os presentamos la prueba que todos esperábamos. Nos ponemos al volante del Seat más potente de la historia de la marca española, animado por la evolución de 240 cv del incombustible motor 2.0 TFSI. ¡Preparados, listos... !
Os presentamos la prueba que todos esperábamos. Vosotros como aficionados del motor, y nosotros para disfrutar al volante de un coche con genio. El Seat León Cupra es especial por una razón: es el Seat más potente de la historia de la marca española.

a fondo :: Seat León Cupra 1

La versión Cupra del León se convierte en la respuesta a las versiones más radicales -super GTIs- de los compactos del mercado, como el Volvo C30 T5, Toyota Corolla TTE, Ford Focus ST, Renault Megane F1 Team R26, Volkswagen Golf GTI Edición 30, Opel Astra OPC, Mazda 3 MPS, o en otro nivel de precio el Audi S3.
Todos ellos tienen en común mecánicas de 4 cilindros en línea turboalimentadas -excepto el Ford y el Volvo que comparten un bloque de 5 cilindros turbo- que rinden cifras de potencia que están entre los 225 y los 265 cv. Además gozan de chasis en forma con suspensiones deportivas y neumáticos anchos, con llantas de 17 o 18 pulgadas.
Las diferencias estéticas no son grandes con el resto de modelos de sus gamas, pero lo suficiente para imprimir carácter y deportividad -spoilers, aletas y pasos de ruedas sobredimensionados, diseño específico de llantas, siglas de la versión- convirtiéndose en los más deseados por todos los públicos, y en mitos antes de salir a la calle. El apellido Cupra es el más exclusivo de la marca Seat y sólo dos modelos lo incorporan por concepto y tradición racing: el Ibiza y el León.
Este último es el protagonista de nuestra prueba, convirtiéndose en un digno sucesor del primer Cupra -de filosofía diferente con motor V6 de 204 cv y 2,8 litros de cilindrada y tracción a las 4 ruedas (heredada de la cuarta generación del Golf), evolucionado de los modelos VR6 de los VW Golf y Corrado con 174 cv de potencia que también montaron otros modelos del grupo- y del Cupra R de 210 cv y 1,8 litros de cilindrada sobrealimentado, que ganó 15 cv tras darle una vuelta de tuerca al turbo. La evolución del chasis ágil de la marca, con la incorporación de aluminio en partes concretas de la carrocería para disminuir peso, y una dirección más precisa, consigue una conducción deportiva sin apenas esfuerzo.
La penúltima evolución del propulsor 2.0 TFSI -la última es la del S3 con 265 cv- consigue 40 cv más que el día de su estreno, montado sobre su primo el VW Golf GTI; y 10 cv respecto a la edición del 30 aniversario del modelo alemán.1Nombre: FICHA TÉCNICAMotor: 4 cil./2.0 TFSI Potencia máx.: 240 cv a 5.700 rpmPar máx.: 300 Nm a 2.200 rpmCombustible: Gasolina inyección directa. TurboTracción/cambio: Del./Manual 6 vel.Frenos: Discos ventilados/DiscosNeumáticos: 225/40 R18 Carrocería: 5 puertasLarg-Anch-Alt: 4.323 - 1.768 - 1.458Peso en vacio: 1.375 kgMaletero: 341 litrosNº plazas: 5Velocidad máx: 247 km/hAceler. 0-100: 6,4 segundosConsumo mixto: 8,3 litros a los 100 kmEuroNCAP: 4Precio: 26.600Ficha Jato: http://www.autocity.com/coches/nuevos/seat/leon/2.0_tfsi_240_bhp_cupra/5_puertas/berlina_con_portón/index.html
Así, el nuevo Seat León Cupra se convierte en una opción muy atractiva para los apasionados de las prestaciones, ya que el precio no es un problema a la hora de decidirse por él, teniendo en cuenta el nivel de equipamiento que se incluye de serie y la brutal potencia que encontramos bajo el pie derecho.

¿Quieres un coche de circuito para todos los días? ¡Conoce a fondo la fiera!
Es lo que parece
La estética del León Cupra no difiere demasiado de sus hermanos más pequeños, pero tiene elementos propios que le hacen inconfundible. Lo primero que llama la atención son las llantas de cinco brazos dobles y 18 pulgadas -montadas sobre neumáticos 225/40- que permiten ver las pinzas de freno rojas de los discos de 17 pulgadas y 345x30 mm delante y de 16 pulgadas y 286x12 mm detrás, imprimiendo carácter a la silueta del coche. Los retrovisores específicos de color negro ébano distinguen a nuestro protagonista de sus hermanos menores FR de gasolina, con espejos en plata satinado, a los que saca 40 cv.

a fondo :: Seat León Cupra 2

El frontal se mantiene sin grandes cambios y sólo destaca la boca Cupra en color negro -igual que la del Ibiza-, permitiendo la refrigeración del vano motor a través de la rejilla en forma de nido de abeja. Sin embrago, la trasera es la encargada de gritar a los cuatro vientos que vamos al volante de un Cupra con las letras en el portón, el faldón en negro y un escape ovalado de acero pulido que, además de dar un toque más de competición, tiene la misión de regalar los oidos al conductor con un sonido muy cuidado que se torna más grave cuanto más sube la aguja de las revoluciones del motor.
En conjunto es una versión deportiva bastante discreta, pero con unos elementos distintivos definitorios que hacen que hasta los menos entendidos se queden pensando si lo que acaba de pasar es un León normal.
Preparados, listos...
El habitáculo del Cupra nos da la bienvenida por todo lo alto, con unos asientos tipo backet de tela con reposacabezas integrado -y el apellido del modelo de color rojo en sus respaldos- que prometen y además cumplen.

a fondo :: Seat León Cupra 3

Nos sentamos al volante y tenemos la sensación de un piloto antes de que se encienda la luz verde del semáforo de recta. Pero la comodidad al entrar y salir del habitáculo la ponen en entredicho las excelentes sujeciones laterales, muy eficaces cuando queremos divertirnos al máximo en trazados de curvas.
En el salpicadero, realizado en materiales de calidad, destacan los relojes del cuadro de mandos con fondo blanco. El volante y la palanca poco ergonómica -ambos de cuero- completan el ambiente racing del interior, junto con el pedalier en aluminio.
El resto del habitáculo deja ver plásticos de peor calidad y ajuste en la consola central, la columna de la transmisión y los paneles de las puertas, similares a los de sus hermanos más modestos.
Como modelo tope de gama, la unidad probada traía de serie un amplio equipamiento del que forman parte los faros bixenon, con sistema avanzado de iluminación frontal (AFS) que según los sensores de giro y velocidad del vehículo adapta la dirección de la luz girando más el faro del lado de la curva que el opuesto a esta (si la curva es a la derecha gira más el derecho), y regula automáticamente la altura del haz en función de la carga del coche. También disponía de conexiones USB para iPod u otros dispositivos de MP3 y memoria externa, sistema de navegación dinámico con pantalla a color de 6,5", sensor de lluvia con retrovisor interior antideslumbrante automático y encendido automático de luces, airbag lateral para las plazas traseras -además de los delanteros-, instalación de teléfono Bluetooth y preparación isofix de los asientos, además del ABS, el ESP, control de tracción y otros sistemas de seguridad activa y pasiva. Además incorpora sistemas de ayuda a la conducción entre los que destacan el Overboost que aumenta la presión de frenada sin variación de la fuerza ejercida sobre el freno, cuando el sistema supera las temperaturas de trabajo habituales; y el BSW que limpia los discos de freno cuando se activa el limpiaparabrisas.
Un coche deseado por la mayoría y bastante accesible, ya que su relación entre precio y equipamiento (tanto mecánico, como de confort y tecnológico) le convierten en una opción muy atractiva para los amantes de las ediciones limitadas, entre los que encontramos conductores jóvenes, y no tanto, que buscan un modelo tope de gama a un precio razonable.
Nos ponemos el cinturón, arrancamos y el motor 2.0 TFSI despierta sus 240 cv emitiendo un sonido grave, a través de los nuevos sistemas de escape SEAT ENGINE SOUND que potencian el sonido y la sensación de fuerza de este 4 cilindros en línea a bajas revoluciones, perceptible dentro y fuera del coche.

a fondo :: Seat León Cupra 4

Metemos primera, a pesar del diseño del pomo del cambio de 6 velocidades -algo desconcertante-, y nos disponemos a disfrutar del potencial alojado bajo el capó subiendo marchas y aumentando la velocidad hasta los 100 km/h -en primera y segunda- en tan sólo 6,4 segundos. Afrontamos un puerto de montaña y la respuesta del acelerador, y una dirección confortable y muy directa nos lleva a lanzarnos a las curvas sin miramientos -abrazados por los backets-, gracias a la excelente puesta a punto del chasis ágil con unas suspensiones muy firmes -rebajadas 14 mm respecto al León básico y 7 comparado con el Sport-up y FR- que se convierten en nuestro aliado al afrontar los virajes más cerrados, comprobando que el agarre es perfecto en todo momento y los 300 Nm a 2.200 rpm de par motor están controlados por un efectivo ESP encargado de regular la brutal fuerza transmitida a las ruedas delanteras.
Los desarrollos del cambio de 6 velocidades bien escalonados y el turbo -que sopla a 0,8 bares de presión- permiten alcanzar los 247 km/h de velocidad máxima y realizar recuperaciones sin problemas, catapultando en 8,2 segundos al Cupra de 80 a 120 km/h en sexta.
La conducción de esta fiera compacta es fácil y confortable con un tacto suave del cambio, la dirección y los pedales, permitiento a cualquiera disfrutar de grandes dosis de deportividad, acompañadas de un ambiente de competición en el que el sonido del escape es el protagonista mientras se suceden los kilómetros en sus efectivos asientos. Su gravedad se acentúa cuando estiramos las relaciones del cambio manual, y nuestra adrenalina se dispara hasta que las sensaciones que aporta el tremendo empuje de este super GTI condicionan la conducción. En segundo plano quedan las cifras de las prestaciones puras que prueban la efectividad del compacto español, aunque no debemos olvidar que su elevada potencia puede sorprendernos si no prestamos toda nuestra atención al volante.
El precio a pagar por el Seat más potente de la historia es de 26.600 euros, una cantidad razonable teniendo en cuenta que nos llevamos a nuestro garaje una máquina de sensaciones bien equipada.