Seat León 1.8 20V T Sport: El Rey León

Diego Zotes27 sep 2000
Inicio
EL REY LEON

a fondo :: Seat León 1.8 20V T Sport 1

Es el Seat más deportivo que jamás se ha fabricado: 180 CV, menos de 8 segundos de 0 a 100 km/h y 229 km/h de velocidad punta. Y todo en una carrocería compacta, con sus 5 puertas y 4,18 m de largo, a un precio, que aunque alto (3,3 millones de pesetas) resulta competitivo.
Si Seat quería resaltar la deportividad del León frente al aburguesamiento del Toledo, no podía hacerlo mejor que con una versión tan "cañonera" como ésta: ruedas de 16 pulgadas, cambio de 6 marchas, 180 CV Y todo a partir del sempiterno y brillante 4 cilindros turbocomprimido de 1.781 cc del grupo VAG, con sus 5 válvulas por cilindro, declinado aquí en la versión de 180 CV que estrenó primero Audi. Este León se convierte así en el rey de su clase, a un precio inferior al de la mayoría de sus rivales.

a fondo :: Seat León 1.8 20V T Sport 2

Diseño
FUNCIONAL Y DEPORTIVO

a fondo :: Seat León 1.8 20V T Sport 3

Por fuera, el León 1.8 20V T presenta un notorio carácter deportivo, con una línea cercana a la de un coupé, sólo desmentida por sus 4 puertas. Ancho, con un poderoso frontal (prácticamente igual que el del Toledo) y sus bonitas llantas de aleación "Cuzco" de 7 x 16 pulgadas, calzadas con neumáticos Michelin Pilot de 205/55, sólo la zaga le distingue del Toledo, con su alta cintura y la luneta muy inclinada, sobre la que se sitúa el discreto y acertado "spoiler". Inspirada en la de los nuevos Córdoba e Ibiza, sin ser ninguna maravilla de diseño está bastante lograda, repitiendo la manilla central de apertura de portón camuflada en la "S" del logotipo de la marca. Pero los grupos ópticos aislados, sin el "teléfono" (la banda plástica central de unión que lleva el Toledo o los anteriores Ibiza), quedan más sosos y aumentan la sensación de altura, acentuada por la baja posición de la matrícula (en el paragolpes).
Por dentro encontramos el habitáculo del Toledo, pero con una serie de detalles de terminación que nos recuerdan a Audi. Las plazas traseras son las mismas del Toledo, algo justas en espacio para piernas, pero suficientes. El maletero lógicamente es el más sacrificado, pero aún así su capacidad supera la del Golf (10 litros más teóricos y casi 40 reales, ya que los 340 oficiales se transforman en 380 reales), volumen más que honesto para un compacto de menos de 4,2 m.

a fondo :: Seat León 1.8 20V T Sport 4

Pero es la calidad de acabado y los revestimientos del salpicadero (muy similar al del Audi A3) lo que más destaca. Los mandos están bien dispuestos y la posición al volante, regulable en altura y profundidad, es impecable, gracias también a la óptima regulación en altura y apoyo del asiento. Como únicas pegas, el cuadro de instrumentos podría ofrecer mejor lectura, con demasiados números y relojes de información demasiado pequeños, por no hablar de su iluminación en rojo intenso (otro detalle Audi) un tanto mareante. La consola central integra el climatizador automático de aire acondicionado (de serie) y, opcionalmente, la generosa (5 pulgadas) pantalla a color del sistema de navegación GPS (450.000 ptas), que sería ideal de estar en una posición más alta.
Comportamiento
DISEÑO

a fondo :: Seat León 1.8 20V T Sport 5

Fiereza leonina. En marcha, este León no tarda en rugir y enseñar los dientes, gracias a sus 180 CV, que se nos antoja ya un tope de lo que es razonable exigir a una berlina compacta de altas prestaciones. Su comportamiento dinámico es sensacional por aplomo y precisión en curva sobre buen piso, gracias también a la suspensión sport de esta versión, con muelles más duros y cortos (15 mm más bajo delante y 21 mm detrás) y barras estabilizadoras más gruesas (23 mm delante y 22 mm detrás). Sólo faltaba para dejarlo perfecto una amortiguación en consonancia, pero aquí no se ha querido ir más lejos para no perjudicar más el confort. El resultado es que sobre buen piso va perfecto y gira plano, pero cuando aparecen los baches y las irregularidades en el asfalto, la carrocería sube y baja más de lo previsto, provocando un comportamiento algo bailón, que aunque no perjudica a la precisión de trayectoria, sí quita cierta confianza a la hora de circular rápido. Esto se nota especialmente al pisar apoyado sobre juntas de dilatación en curvas de autopista, donde echamos de menos una amortiguación más dura y propia de una versión tan deportiva como ésta. El ESP es opcional por 85.000 ptas.
Dado el tamaño y anchura de ruedas, la dirección asistida tiene un tacto algo duro a coche parado y a baja velocidad, pero no llega a ser incómoda, y en cuanto toma velocidad se muestra rápida y precisa (3 vueltas de volante entre topes) obedeciendo a la menor insinuación al volante. Su único defecto es girar poco (11,2 m de diámetro de giro) por culpa de la caja de 6 velocidades, situada en punta del motor, que limita el espacio de ángulo de rueda.

a fondo :: Seat León 1.8 20V T Sport 6

En cuanto a frenos, su dotación es excelente, especialmente delante, con sus discos ventilados de 312 mm (24 más que los del propio VW Golf GTi 1.8T) que aprovechan bien el hueco que les dejan las llantas de 16 pulgadas. Detrás se conforma con una monta más modesta, con discos macizos de 232 mm. Un buen ABS, perfectamente tarado y un servofreno de generosas dimensiones completan el cuadro.
Motor
UN MOTOR SENSACIONAL

a fondo :: Seat León 1.8 20V T Sport 7

El motor es sin duda, el alma de la personalidad del León 1.8T, junto con su cambio de 6 velocidades. Prácticamente el mismo del Audi TT de igual potencia, esta planta motriz va sobrealimentada por un turbocompresor de baja inercia con su correspondiente radiador del aire de admisión ("intercooler") y una sofisticada inyección electrónica Bosch Motronic ME 7.5. Sus 180 CV catapultan al coche al pisar el acelerador a fondo, con una aceleración fulminante desde las 2.000 hasta las casi 6.000 rpm. Una respuesta contundente bajo un sonido grave y ronco, que delata su potencia, incrusta al conductor contra su asiento, demostrando el poderío que ocultan sus sólo 1.781 cc. Pero no hay que hacerle girar deprisa para disfrutar su fuerza. Sus 24 mkg constantes entre 1.950 y 5.000 rpm le otorgan una elasticidad casi insolente. Se puede circular en 6ª a 2.000 rpm (80 km/h) y pisar luego a fondo sin cambiar de marcha; el coche se recupera perfectamente para empujar de firme desde 3.000 rpm.
El sabor de boca que deja el Seat León 1.8T es más deportivo que el del propio Audi TT de igual motor, andando más que éste. La razón, dada la casi igualdad de peso, hay que buscarla en la caja de 6 marchas del Seat frente a las 5 del Audi, con un escalonamiento más cerrado que permite aprovechar mejor toda la dinamita que encierra su motor. En carretera, aparte de practicar una conducción más brillante y deportiva forzando menos el motor, el cambio del Seat León 1.8T nos permite tomar casi cualquier curva en tres marchas distintas en función de la conducción que queramos practicar: rápida, económica o de seguridad, gracias a la tremenda elasticidad motriz. Claro que primero hace falta que el conductor sepa sacar partido eficaz a este tipo de cambio de relación cerrada, pero eso ya no es culpa del coche sino de la formación del que lo conduce. Porque la 6ª no es una marcha de descanso, como lo prueba su desarrollo final descaradamente corto, que le hace lograr su velocidad máxima a 500 rpm por encima del régimen de potencia máxima, o sea a 6.000 rpm.

a fondo :: Seat León 1.8 20V T Sport 8

Prestaciones
PRESTACIONES SIDERALES

a fondo :: Seat León 1.8 20V T Sport 9

Por prestaciones, el Seat León 1.8T 20V está a la altura y hasta por encima de deportivos de campanillas que le doblan el precio. De 0 a 100 km/h nos ha hecho 7,9 segundos, y el km desde parado, en 28,3 segundos, y si son cronos de primera, aún lo son más los de las recuperaciones, como se aprecia en el cuadro. En velocidad punta, supera la oficial para acercarse a unos prohibidísimos 235 km/h (y en condiciones favorables puede rozar los 250, aunque suponga hacer girar a su motor a más de 6.200 rpm).
La otra cara de la moneda son los consumos, aunque no resultan nada escandalosos si nos contenemos al apretar el pedal del pie derecho, pudiendo mantenernos por debajo de los 9 litros/100 km en uso medio normal. Ahora bien, si le damos gusto al pie, en conducción deportiva, el consumo se dispara, vaciándose el depósito de gasolina a medida que afluyen los caballos. En ese plan no es extraño gastar de 16 a 17 litros cada 100 km, reduciéndose la autonomía que nos permite su depósito de 55 litros (el mismo del Golf) a poco más de 300 km.

a fondo :: Seat León 1.8 20V T Sport 10

En resumen, un coche atractivo para el gran público, funcional y capaz de acoger 5 plazas, con un soberbio motor turbo de 180 CV acompañado por una caja manual de 6 velocidades, bien equipado, y con un comportamiento, dirección y frenos a la altura de sus prestaciones. En cuanto a su precio, 3.300.000 pesetas, resulta unas 500.000 pesetas inferior tanto al del Peugeot 306 GTI 2.0 16V también de 6 velocidades como al del VW Golf GTI 1.8T de 150 CV y no digamos si lo comparamos con el Audi A3 1.8 T de 150 CV, que le supera en más de 700.000 pesetas.