Seat Ibiza ST 1.6 TDI: Mucho espacio y deportividad

a fondo :: Seat Ibiza ST 1.6 TDI 1
Diego Zotes19 oct 2010
Al volante del nuevo familiar mediano de Seat, el Ibiza ST, se percibe claramente el tacto ágil y dinámico de sus hermanos de gama combinado con un espacio de carga y un equipamiento que llega a sorprender.
Mucho espacio y deportividad
Para completar la oferta de gama del demandado modelo Ibiza y como sucesor del antiguo Cordoba Vario, Seat ha lanzado la versión familiar ST para dar respuesta a aquellos usuarios de espíritu juvenil y estilo de vida activo que desean y necesitan algo más de espacio que en un utilitario o compacto de cinco puertas, que busquen un diseño juvenil, un comportamiento muy dinámico y, que por su estio de vida más bien urbano, no pueden permitirse un coche con unas dimensiones exteriores demasiado amplias.
a favorComportamiento dinámico ágilDiseño muy liviano y atractivoEspacio de maletero amplioen contraPlazas traseras algo escuetasSuspensión firme en versión SportDetalles de interior espartano
Se convierte así en la tercera carrocería del modelo y en la más grande de todas, destacando su atractivo y proporcionado diseño, su gran practicidad y comodidad para los pasajeros, su gran eficiencia y rendimiento mecánico y todo ello con un precio muy competitivo. Además, para poner la guinda a una gran oferta, puede ir equipado con cantidad de extras tecnológicos de última generación que harán la conducción más sencilla y segura.
La característica fundamental que más llama la atención de este Ibiza ST es la imagen de su carrocería alargada que combina magistralmente el dinamismo y la deportividad propios de los modelos de la marca con la funcionalidad requerida para este tipo de vehículo, con un espacio de carga de grandes dimensiones para solucionar los problemas de espacio de las familias medias. Se coloca entre los más grandes del segmento de familiares pequeños derivados de utilitarios, rivalizando directamente con su primo Skoda Fabia Combi, líder de la categoría, el Renault Clio Grand Tour y el Peugeot 207 SW, entre otros contendientes.
Como comentábamos, la principal característica de su diseño es la armonía conseguida entre su carrocería familiar y la deportividad y dinamismo que transmite su aspecto en toda la gama. La tensa línea del techo, que se prolonga hasta la zaga con algo de caída, junto a un amplio voladizo trasero y a un lateral con dos líneas dinámicas que se cruzan, transmitiendo movimiento y crean una carrocería muy atlética, que se corona con las barras cromadas del techo de nuestra versión Sport y las llantas de aleación en 17 pulgadas de cinco brazos dobles, dibujan una silueta perfectamente integrada. El frontal ostenta la imagen más dinámica conocida como Arrow Design o diseño en forma de punta de flecha, reforzado por unos paragolpes con grandes aberturas de refrigeración, una parrilla trapezoidal enmarcada en cromo y las nervaduras en forma de V sobre el capó, y la zaga se aprecia más funcional con su gran portón, unos faros divididos en dos partes que apuntan hacia el logotipo de Seat en el centro que hace de tirador de apertura, y un discreto spoiler superior.

a fondo :: Seat Ibiza ST 1.6 TDI 2

Se extiende en una longitud total de 4,23 metros, 18 centímetros más que el Ibiza de 5 puertas, lo que le confiere unas cualidades fundamentalmente enfocadas a la carga y al transporte. De hecho, ese crecimiento repercute fundamentalmente en un maletero mucho más capaz de 430 litros de capacidad bajo la bandeja, que puede aumentar hasta los 1.164 litros diáfanos abatiendo en dos movimientos los respaldos traseros. Para facilitar la carga, los ingenieros de Seat han dotado al Ibiza ST de un plano de carga bajo y un portón muy ancho.
Al adentrarnos al interior, percibimos bastante espacio en todas las plazas, la zona frontal totalmente común con sus hermanos de gama más pequeños, y sorprende notablemente su aspecto moderno, bien terminado y la atención por los detalles, con un salpicadero asimétrico muy original en dos atractivos colores, gris claro y crema, en el que los mandos están orientados hacia el conductor para facilitar el acceso. Los plásticos utilizados son duros y resistentes, pero ergonómicos y de buena apariencia. Destaca la consola central negra brillante que sobresale del centro del salpicadero, que integra el sistema de audio y de climatización, donde resalta la moderna iluminación en rojo y las modernas salidas de ventilación circulares. El cuadro de mandos también muestra una perfecta legibilidad con grandes relojes redondos con fondo negro y las agujas en color rojo, mientras que un dispay central del ordenador de viaje muestra todos los datos necesarios para el conductor. Algo que no nos ha gustado es el complicado manejo del sistema de audio, que por ahorrar botones dificulta su uso. Como buena versión Sport del Ibiza, los asientos de corte deportivo y ubicados en una posición baja ofrecen una muy buena sujeción lateral y están realizados con tejidos de calidad. Los pasajeros traseros gozarán de un espacio vital similar al de la versión 5 puertas, en el que podrán ir algo justos tres pasajeros y dos de forma muy cómoda.
Entre el equipamiento más relevante de esta completa versión Sport encontramos el volante, regulable en altura, y la palanca de cambios realizados en piel, ordenador de a bordo, control de estabilidad ESP y diferencial electrónico autoblocante XDS, sistema de audio con manos libres Bluetooth y entradas auxiliares Aux-in y USB, climatizador automático y control de velocidad. Opcionalmente nuestra unidad lleva faros bi-xenón con sistema de iluminación en curva AFS y encendido automático y unas preciosas llantas de aleación de 17 pulgadas.
Agilidad y potencia con bajo consumo
Como es habitual en cualquier modelo de la marca, nuestro Ibiza ST monta un nuevo motor tan eficiente como dinámico, el nuevo 1.6 TDI de cuatro cilindros con inyección directa por common rail y filtro de partículas DPF que en su variante más potente empleada en nuestra versión Sport entrega 105 cv de potencia a 4.000 vueltas y un par motor de 250 Nm desde las primeras 1.500 revoluciones, logrando unas prestaciones más que dignas con unos consumos muy reducidos. Combinado en nuestra unidad con un cambio manual de 5 velocidades, acelera de 0 a 100 km/h en sólo 10,9 segundos y logra una velocidad máxima de 188 km/h, consumiendo tan sólo 4,2 litros de media a los 100 km según datos oficiales y emitiendo unos escasos 109 gr/km de CO2.

a fondo :: Seat Ibiza ST 1.6 TDI 3

Para domar con total seguridad esta fuerza, el chasis deportivo del Ibiza ofrece un comportamiento muy dinámico pero simpre con grandes dosis de seguridad. Para ello, incorpora de serie el control de estabilidad ESP combinado en esta versión Sport con un diferencial electrónico autoblocante XDS y una dirección electrohidráulica deportiva, permitiendo una conducción rápida y precisa. Llama la atención la efectividad del diferencial electrónico en la práctica, que corrige cualquier insinuación del eje delantero con mucha entereza y sin necesidad de ningún tipo de adaptación previa. Su ligero peso de 1.225 kilos repartidos equitativamente por toda la carrocería junto con unos ejes de gran anchura le conceden una estabilidad notable en cualquier tipo de conducción. La suspensión en configuración McPherson delante con barra estabilizadora y de brazos oscilantes detrás con amortiguadores y muelles separados es en general cómoda para los pasajeros, algo más firme en nuestra versión Sport con un tarado más rígido de amortiguación y barra estabilizadora algo más gruesa, y deja un práctico espacio de carga en el maletero. El sistema de frenado compuesto en nuestra versión Sport por discos ventilados delante de 256 mm y de discos macizos traseros detiene el conjunto con solvencia, disponiendo además de serie de asistente electrónico a la frenada EBA para ayudar al conductor en casos de frenazo repentino.
Esta cantidad de elementos tecnológicos de serie y otros disponibles como opción, a un precio para nada exagerado de hasta 18.920 euros para esta versión Sport con el motor diésel más potente, hacen brillar a este pequeño familiar entre todos los rivales de su segmento por un carácter algo más dinámico que la media y por un espacio interior muy aprovechable para cinco pasajeros con equipaje.