Prueba a fondo

Seat Ibiza Cupra 2016: El amable GTI español

Seat Ibiza Cupra 2016 (portada)
Raúl Toledano09 may 2016

Ponemos a prueba al pequeño deportivo de la casa española, el Seat Ibiza Cupra 2016, cuyos cambios respecto al modelo anterior son profundos (motor, chasis y transmisión) y sin embargo en la puesta a punto dinámica es un coche dócil, confortable y no tan radical como otras alternativas GTI de su tamaño y precio.

Hace casi medio año pudimos probar por primera vez la nueva generación del Ibiza Cupra. Seat incluso se atrevió a cerrarnos un tramo de carretera de montaña para medir el grado de evolución de sus prestaciones y su comportamiento; no defraudó, el nuevo 'Spanish Baby GTI' sufría un triple trasplante deportivo que facilitaba la conducción deportiva: esto es, el coche te permite ir muy rápido sin necesidad de ser muy habilidoso al volante.

Seat Ibiza Cupra 2016 (apoyo 7)
A diferencia de sus rivales, pequeños matadores como los Clio RS, Fiesta ST o 208 GTi, la última entrega del Cupra no es el GTI más preciso del mercado, pero sí es ágil para divertirte en curvas cerradas y al mismo tiempo es válido para un uso diario por unas suspensiones cómodas, un sonido mecánico relativamente bajo y un consumo ni mucho menos disparatado para los 192 CV de potencia que desarrolla.

Cuando hablamos de triple trasplante en este nuevo Ibiza Cupra nos referimos a que cambia: el motor (pasa de un 1.4 litros de 180 CV a 1.8 de 192), la caja de cambios (de una automática DSG a una manual de seis marchas) y la suspensión (ajustable con dos niveles de dureza). Estas novedades técnicas se combinan con una única y exclusiva carrocería de tres puertas (SC), cuyo precio oficial es de 21.400 euros, uno de los más bajos del segmento (con descuentos puede quedarse en unos 17.400).

Seat Ibiza Cupra 2016 (apoyo 5)
Con modificaciones estéticas discretas respecto al Ibiza Cupra anterior (apenas cambian las llantas, y se mantienen como rasgos distintivos de esta versión, el difusor, el escape, la parrilla y los paragolpes), el motor del pequeño GTI de Seat es una de las mejores noticias del nuevo modelo. Idéntico al del nuevo Volkswagen Polo GTI, su fuerza es instantánea prácticamente en cualquier punto del cuentarrevoluciones, y como buen turbo que es, ofrece un empuje intenso en la zona media, donde saca lo mejor que tiene (320 Nm de par entre 1.400 y 4.200 rpm). En otras palabras, puedes olvidarte en la mayoría de circunstancias de la marcha del cambio a la que circulas y salir disparado: de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos y alcanzado de velocidad máxima los 235 km/h.

Seat Ibiza Cupra 2016 (apoyo 3)
Y hablando del cambio, Seat renuncia al anterior automático de doble embrague por una transmisión manual de seis velocidades conectada a las ruedas delanteras. La marca lo justifica para aguantar la cifra de par, que con el DSG se tenía que conformar con 250 Nm. El tacto de la palanca y los recorridos y la inserción de las marchas no entusiasman a la hora de realizar una conducción deportiva, sin apenas diferenciarse de una versión estándar del Ibiza.

Con la nueva combinación motor-cambio el Ibiza Cupra 2016 homologa un consumo mixto de gasolina de 6,2 litros cada 100 kilómetros. En una utilización normal (como coche para el día a día), el ordenador de a bordo marcó unos meritorios 7,5 l después de una semana de prueba. En el único momento que lo reseteamos, durante un tramo de curvas y realizando una conducción más viva, subió hasta los 8,5 l, que tampoco es una desmesura para su potencia.

Seat Ibiza Cupra 2016 (apoyo 2)
En cuanto a la suspensión, el nuevo Ibiza Cupra incluye una regulación de su dureza mediante un botón en la parte baja de la consola con la palabra 'Sport'. Al pulsarlo, la suspensión ofrece un tarado más firme, y además la dirección (eléctrica) también aumenta su dureza, la respuesta del acelerador es más inmediata y la sonoridad del escape más grave (en estos tres aspectos la variación respecto al modo normal es muy leve).

Seat Ibiza Cupra 2016 (apoyo 1)
Para redondear la puesta a punto del pequeño Cupra, Seat ha apostado por el sistema de deslizamiento limitado XDS (que también incluyen otras versiones del Ibiza) que, mediante la activación de sus frenos (discos ventilados de 310 milímetros delante y discos macizos de 230 mm detrás) y el control de estabilidad (que cuenta con un 'setting' que retarda su entrada), simula el trabajo de un diferencial autoblocante en las ruedas delanteras (de 215/40 R17).

Seat Ibiza Cupra 2016 (apoyo 6)
Por último, y ya fuera de todo lo relacionado con la conducción, el Seat Ibiza Cupra 2016 incorpora novedades en el diseño del habitáculo (heredadas del último restyling del Ibiza) y a nivel de conectividad (con un nuevo sistema multimedia con pantalla táctil y función 'Mirror Link' para proyectar las aplicaciones del móvil). El equipo de serie del modelo lo completan las llantas de 17 pulgadas, faros bixenón, pilotos de LED para la iluminación diurna, detector de fatiga, climatizador, limpias y luces automáticos, retrovisores con ajustes eléctricos, tapicería Cupra, volante y pomo del cambio en piel o los pedales en aluminio.

Seat Ibiza Cupra 2016 (apoyo 4)