Seat Córdoba Cupra: El peso de la genealogía

Diego Zotes27 jun 2000
Inicio
SEAT CORDOBA CUPRA: EL PESO DE LA GENEALOGIA

Seat ya tiene en el mercado la nueva generación Cupra: Ibiza y Córdoba, este último, el vehículo de calle con el peso genealógico derivado del modelo que desde el año pasado forma parte del equipo oficial de la marca en el Campeonato Mundial de Rallys de la máxima categoría. La apuesta de la firma española para las próximas ediciones está en alcanzar los máximos galardones y ese será el gran reclamo para que el distintivo Cupra cale muy hondo entre un tipo de conductor amante de las sensaciones fuertes que transmite una conducción deportiva adaptada a la calle y la carretera. Por ello, Seat está en la obligación de afinar muy mucho con su producto de calle para que las exigentes expectativas que se van a generar tengan un buen cumplimiento.

a fondo :: Seat Córdoba Cupra 1

Motor
MOTOR Y SUSPENSION

El Seat Córdoba Cupra es, sobre todo, conducir con filosofía deportiva en un entorno que hoy, tal como están los niveles de tráfico, hace muy difícil exprimir al máximo esas sensaciones. No es rabioso de principio a final y a bajas revoluciones sorprende por su tranquilidad. En esta tesitura, los comienzos son más bien suaves y no transmiten todo el potencial que encierra. Desde ese punto de vista es un coche adecuado para el medio urbano gracias a la elasticidad de su motor que permite apurar al máximo los desarrollos desde la parte más baja sin sensación de ahogo.
El propulsor tetracilíndrico de 1.8 litros y 156 CV de potencia se conjuga también a la perfección con los requerimientos más radicales que exige una conducción deportiva. Su capacidad de aceleración es instantánea y la concepción de elementos de seguridad como la frenada están a la altura de las circunstancias en cuanto a eficacia y distancia. Las suspensiones, no tan duras como en la generación anterior, le han dado a este Córdoba Cupra una sensación de mayor sosiego sin que por ello pierda compostura o acuse excesivos balanceos cuando de recorridos sinuosos se trata.

a fondo :: Seat Córdoba Cupra 2

DISEÑO

O En el interior del coche destaca la fijación de la posición de conducción, así como su ergonomía. La instrumentación es de muy fácil acceso y se puede tener toda la información de ruta sin perder de vista la carretera. Seat ha repetido, a este respecto, ese diseño de relojes de esfera blanca que se presentó como seña identificativa de la primera generación, aunque en el nuevo modelo desaparecen el voltímetro y el medidor de presión de aceite que antes se ubicaban abajo, junto a la palanca de cambios. Ahora esa seña identificativa está en el logotipo Cupra en el maletero, en las puertas, así como en el cuentarrevoluciones y la consola central, mientras que las llantas, también santo y seña del modelo predecesor, ahora se tornan más discretas, aunque rezumando la imagen deportiva externa que quiere transmitir y que se refuerza con la carrocería de dos puertas, con la que adquiere un aire muy coupé. El cuero como elemento de distinción en la conducción deportiva es materia prima de un volante de tacto muy agradable y de una palanca de cambios que engrana con facilidad y precisión. A la puesta en escena se suman los pedales sin revestimiento. El Seat Córdoba Cupra conserva la excelente capacidad del maletero que ha distinguido al resto de la gama, aunque en aras de esa concepción deportiva se ha sacrificado algo la comodidad de las plazas traseras.

a fondo :: Seat Córdoba Cupra 3