Seat Altea FR TDI 170 cv: Monovolumen deportivo

Diego Zotes28 nov 2005
¡Ya podemos ver las primeras fotografías oficiales del modelo definitivo y decir que llegará a primeros de 2006!
Inicio
MONOVOLUMEN DEPORTIVO

a fondo Seat Altea FR TDI 170 cv 1

Ya lo anticipamos hace un par de meses “Seat lanzará una versión FR del Altea”, sólo que en aquel momento el vehículo todavía se encontraba en fase de prototipo, mientras que ahora ya podemos ver las primeras fotografías oficiales del modelo definitivo y decir que llegará a primeros de 2006.
  Fue en el Salón de Frankfurt donde se presentó como prototipo, y es en otro salón alemán, en el de Essen, donde se va a poder ver ya como modelo de producción. Han tenido que transcurrir 20 meses desde la aparición de este monovolumen compacto deportivo para que llegue la versión más racing, pero esta familia FR se ampliará en breve para lanzamientos tan recientes como el nuevo León.
La mecánica elegida en el Altea FR es una evolución del conocido 2.0 TDI, evolución tan importante que lleva la potencia desde 140 hasta los 170 cv. Y es que además de una geometría del turbocompresor optimizada y un mayor caudal del sistema de inyección, se adoptan los inyectores piezoeléctricos. Este motor lo conocemos ya en el VW Passat y también va a estar presente en el VW Golf GT.
En el Altea le servirá para convertirse en el monovolumen compacto diesel más deportivo, más incluso que el poderoso Toyota Corolla Verso 2.2 D-4D de 177 cv, pues acelera de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos (su velocidad máxima: 208 km/h). Irá asociado a una caja manual de seis velocidades, y montará una medida de llanta menos que lo que vimos en el prototipo, ya que el de serie anuncia un neumático de 225/45 R17.
Estéticamente cambia respecto al resto de los Altea por su frontal con nuevo paragolpes y gran toma de aire con rejilla tipo “nido de abeja”, las llantas de cinco radios, los espejos pintados en tono gris, las siglas FR por la carrocería y en el interior bordadas en los asientos, el volante y pomo específicos, el cuadro de mandos con relojes de fondo blanco y el salpicadero en tonos grises y negros entre otras cosas. También la puesta a punto del chasis ha recibido importantes modificaciones, con una altura rebajada siete milímetros, unos muelles más rígidos, barras estabilizadoras más firmes, y discos de freno de mayor diámetro.
Enrique Marco, Autocity.
25 de Noviembre de 2005