Scénic RX4: Por todos los caminos: subimos al Veleta

Diego Zotes14 sep 2000
Inicio
POR TODOS LOS CAMINOS: Subimos al Veleta

a fondo :: Scénic RX4 1

De la obstinación de Renault por descubrir nuevos productos de éxito surge el Scénic RX4,que puede definirse como un monovolumen compacto de cuatro ruedas motrices; o si se quiere un híbrido monovolumen-break-todo terreno, con un inequívoco aspecto de contestatario, tras su discreto camuflaje, que le vendrá bien para desenvolverse en el mercado de los llamados SUV (Sport Utility Vehicles), que amplían los horizontes de libertad de los automóviles.
Renault define el Scénic RX4 como "vehículo de conquista"; y este monovolumen, discreto en sus orígenes, sin embargo, alardea en la calle con su bonito aspecto de aventurero. Acrecientan esa apariencia de que "va por libre" las protecciones contra golpes y rozaduras (con la grabación en hueco de la identificación RX4), que pueden ostentar hasta cuatro colores diferentes, para armonizar con los siete colores de la carrocería. Para insinuar su nuevo talante, en la parte delantera avanza una especie de defensa anti-todo, en plástico, útil como complemento defensivo del paragolpes.

a fondo :: Scénic RX4 2

Diseño
DISEÑO

a fondo :: Scénic RX4 3

En la parte posterior es donde se advierten más modificaciones, que destacan su personalidad y afirman su carácter. Sobre la puerta posterior una protuberancia deja sitio a la rueda de repuesto, descubierta o tapada con molde de material composite, pero protegida contra el robo. El portón se sustituye por una práctica puerta dividida en dos partes, tan característica de los 4 x 4 tradicionales; media puerta inferior de apertura lateral, mientras que la parte superior la ocupa un cristal, que se abre hacia arriba presionando un botón. Con dos pulsaciones, también se abre fácilmente la puerta que da acceso al portaequipajes, cuyo volumen de carga es el mismo que en la versión "civil" del Scénic. En la parte interior de la puerta se dispone de una red para objetos y de un gancho para colgar, por ejemplo, alguna bolsa. En fin; las llantas de 16 pulgadas, que cobijan unas muy bien elegidas Michelin XPC en medidas 215/65-16H, completan el aspecto diferenciador de este nuevo monovolumen con tracción total permanente.
En el interior, el piso plano, la posición de conducción elevada, la visibilidad generosa y una habitabilidad que se complementa con la modularidad que pueden facilitar tres asientos posteriores independientes y los numerosos huecos y espacios para alojar objetos diversos definen todas las astucias originales y prácticas del Scénic.

a fondo :: Scénic RX4 4

La parte inferior del tablero es de color negro, que contrasta con los tejidos de la tapicería (opcionalmente de piel) y tanto los colores de tapicería como de moquetas del suelo son exclusivos de este versión RX4. Los dos amplios relojes cuentavueltas y velocímetro y las agujas que indican nivel de combustible y temperatura del refrigerante tienen fondo blanco para acentuar su carácter deportivo.
Tracción
LA TRACCION TOTAL MARCA LA DIFERENCIA

a fondo :: Scénic RX4 5

Otras diferencias son más relevantes, y alguna está determinada precisamente por la característica de tratarse de un vehículo de tracción total, con reparto de motricidad entre ambos ejes, según las necesidades de adherencia y tracción en cada momento.
En el Scénic RX4 ha sido necesario bajar la cuna soporte del motor para que pueda pasar el árbol de transmisión. Detrás, el eje de cuatro barras de torsión del Scénic deja su lugar a una nueva cuna o alojamiento y a brazos guiados; a su vez, esta modificación afecta al piso (que, sin embargo, sigue siendo plano) en el lugar destinado al maletero (por lo que conserva su capacidad), en el que se suprime el hueco que en el Scénic sirve para alojar la rueda de repuesto quedando sólo para almacenar el gato y la manivela del modelo.

a fondo :: Scénic RX4 6

La implantación de este eficaz (y muy lógico) sistema de transmisión, además de una caja de cambios de doble salida (una para cada eje) requiere un árbol de transmisión, dividido en este caso en tres partes, unidas mediante dos cárdanes intermedios; y requiere un acoplador viscoso (que es el órgano que detecta la necesidad variable de par en cada tren de rodadura), así como un puente trasero de nueva hechura y dos árboles de transmisión suplementarios (para las ruedas posteriores). Hablamos de una suspensión posterior de ruedas independientes, diferente a la que monta la versión del Scénic de dos ruedas motrices, con brazos guiados, muelles y amortiguadores, fijados todos estos elementos sobre una nueva cuna, galvanizada.
Delante, el Scénic RX4 mantiene la suspensión tipo Mac Pherson, con un triángulo inferior, pero con retoques que responden a las exigencias derivadas de la posible utilización del coche en recorridos fuera de la carretera.
Motor
DOS MOTORIZACIONES

a fondo :: Scénic RX4 7

Dispuestos a conducir el Scénic RX4 destaca la posición elevada, con asiento fijo en altura, regulable en longitud y ángulo del respaldo, con volante regulable en dos direcciones, alto y largo. La visibilidad es óptima y no la merman los reposacabezas de los asientos posteriores.
El equipamiento de seguridad incluye de serie ABS con EBV, sistema antipatinamiento que actúa sobre las ruedas delanteras, airbag de conductor y pasajero de funcionamiento pilotado, y airbags laterales combinados de cabeza y tórax, reposacabezas delanteros con protección y regulables en altura, tres reposacabezas traseros, cinturones de tres puntos en los cinco asientos los delanteros con retención programada con pretensores y limitadores de esfuerzo y sistema Isofix para asientos de niños en las dos plazas laterales posteriores.

a fondo :: Scénic RX4 8

El Renault Scénic RX4 está disponible con dos motorizaciones (gasolina y diesel). El primero es el 2.0 multiválvula de distribución variable (ya conocido en otros Scénic) que libera hasta 140 CV de potencia máxima a 5.500 rpm y que rinde su par motor máximo (de 19,4 mKg) a 3.750 vueltas. Permite afrontar cualquier viaje, ocupado por cinco personas y equipaje, con gran dinamismo y sin ningún complejo, aunque en cuanto el régimen de giro cae a las 3.000 vueltas se impone a veces el cambio a una velocidad inferior. Como es natural, frente a los 192 km/hora que se pueden registrar con el Scénic de 2 ruedas motrices, el RX4 sólo roza los 180 km/hora, siendo los consumos oficiales 11,8 litros para 100 kilómetros de recorrido urbano; 8,2 para el extraurbano; y un promedio mixto de 9,5 litros.
En cuanto al otro motor, el moderno turbodiesel 1.9 dCi de inyección directa "common rail" de Renault, con 105 CV, será quien acapare el mayor porcentaje de las ventas.
Es un bloque turbodiesel de inyección directa "common rail" de cuatro cilindros en línea, que cubica 1.870 c.c y rinde una potencia máxima de 105 CV. El mayor aliciente, sin embargo, es la cifra de par motor, 20,8 mkg (1,3 mkg más que el 2.0 de gasolina) disponibles desde las 1.500 rpm; es un valor que, aún con la variación en las relaciones de tercera, cuarta y quinta velocidad en esta caja de cambios, asegura una entrega de potencia progresiva y rápida.
En cuanto a la elasticidad del motor y la disponibilidad de par desde el tranquilísimo régimen de 1.500 rpm, se traduce en reducción de desgastes de piezas móviles (larga duración) y niveles de sonoridad que configuran viajes acústicamente cómodos. En carretera, esta virtud del motor de ofrecer par tan "abajo" y la relación entre las tres marchas finales de la caja de cambios, permite recuperaciones sin tener que reducir marchas, de modo que la conducción se hace más cómoda en los adelantamientos y recuperaciones. El consumo del motor dCi aumenta respecto del que mide el dTi de Renault. Hay que decir que de acuerdo con la lógica, claro. Porque hablamos de un Scénic que pesa 175 kilos más en la versión RX4, que es más alto (varía la resistencia a la penetración en el aire) y, además, transmite la potencia a las cuatro ruedas, ruedas que tienen una huella superior (215/65 y llanta 6,5 x 16).
Con todo, las cifras oficiales homologadas anotan 8,9 litros cada 100 kilómetros en ciudad, 6,6 en trayectos extraurbanos y una cifra de consumo mixto de 7,4 litros (que viene e representar un litro más que el consumo del motor dTi en la Scénic de dos ruedas motrices). En trayecto extraurbano, con las cifras oficiales, hablamos de una autonomía de 900 kilómetros con un depósito de 60 litros de carburante.
La aplicación del motor dCi al Scénic RX4 significa añadirle, en utilización fuera de la carretera, ventajas. La primera es la menor solicitación del embrague en repechos fuertes y en situaciones en que la velocidad, por lo agreste del terreno, deba ser reducida a la primera relación del cambio. Con la disponibilidad de potencia a regímenes de giro bajos, podemos usar marchas más largas en caminos terreros; de modo que con menos par aplicado la propensión a deslizar/derrapar disminuye, algo de mucho interés sobre pistas heladas o embarradas. Otra ventaja de uso real es la de abaratar el coste kilómetro/persona.
Comportamiento
LA NOBLEZA COMO SEÑA DE IDENTIDAD

a fondo :: Scénic RX4 9

El primer dato a tener en cuenta al arrancar es que el RX4 pesa oficialmente 1.465 ó 1.485 kilos según versión, un peso lógicamente mayor que el del Scénic dos ruedas motrices, que corresponde a elementos mecánicos propios, refuerzos en la estructura y equipamiento. El segundo es que las percepciones que recibimos a través del árbol de dirección son inéditas, a causa de las cubiertas, mitad carretera, mitad todo terreno, es decir, mixtas, en este caso de Michelin, y que resultan de un comportamiento magnífico, muy lineal en carretera y cumplidoras en recorridos "off-road". En tercer lugar la propia marcha del coche se encargará, en determinadas circunstancias, de recordarnos que mide 1,72 metros de altura (12 cm superior a la Scénic "civil") y que la altura del piso del coche al suelo es superior (21 cm), medidas que determinan además de una mayor versatilidad una elevación del centro de gravedad.
En carretera o autovía y a velocidades elevadas, el coche se comporta con aplomo y gran seguridad, aunque al hacer alguna maniobra brusca, con apoyo instantáneo exagerado, ponga de manifiesto oscilaciones laterales, que no engendran inercias descontroladas; como en carreteras con curvas negociadas con generosidad de gas, advertiremos una tendencia a la inclinación del conjunto, aunque las ruedas se mantendrán pegadas al suelo gracias a una geometría bien asegurada.

a fondo :: Scénic RX4 10

En cuanto a sus cualidades como 4 x 4, considerada su altura libre al suelo y los ángulos de ataque (casi 30 grados) y de fuga (casi 36) permite desde luego excursiones muy fuera de carreteras y caminos terreros, en los linderos de lo que se llama trial. La tracción integral permanente se encarga, con mucha eficacia por cierto, de subsanar posibles pérdidas de adherencia ocasionadas por el terreno; se advierte en cuanto encaremos el primer paso difícil. Se cuenta, además, con el sistema antipatinamiento en el eje delantero.
No obstante, y puesto que el Scénic RX4 no tiene gama de velocidades cortas, hay que hacerlo todo con la caja de cambios; y aún con una primera muy corta, adecuada para escabrosidades, en ocasiones será preciso hacer trabajar al embrague si se conduce la versión 2.0 de 140 CV, lo que no requiere el motor CDi turbodiesel.
Los conductores con experiencia de otros vehículos seguramente apreciarán al volante de un Scénic RX4 una gran capacidad cualificada, facilidad en la conducción y sensación de amplitud y luminosidad; no se padece una dirección endurecida, como en algunos 4 x 4, ni hay que lidiar con un mando de velocidades cortas recalcitrante, ni soportar las reacciones de suspensiones elementales y bruscas. Todo ésto se aprecia también en ciudad, donde únicamente ese metro más que necesita el RX4 para girar entre aceras puede exigir una maniobra adicional.
Hablamos de un monovolumen que hace, después, un papel bonito y diferenciador, además del práctico, en la vida urbana de cada día. Ahora, recién comercializado, la cuestión es comprobar todas sus cualidades.
Al Veleta
VIAJE AL TECHO DE IBERIA

a fondo :: Scénic RX4 11

¿Cómo?. Con un viaje por autovía Madrid-Granada, para testarlo sobre firme convencional. Cómodo para conducir, ya sea con 105 ó con 140 CV disponibles; estable, con consumos razonables y sobre todo muy contenidos en la versión dCi. Sobre todo, muy habitable, capaz de hacer agradable la convivencia de varias personas en su interior. Es decir, poca variación sobre la habitabilidad placentera del Scénic.
Hay que establecer diferencias, y exigencias, dado su carácter de coche recién descubierto; de modo que por qué no llevarlo al "techo de Iberia", 12.762 pies castellanos, que son los 3.479 metros del Mulhacén; bueno, algunos pies menos, y quedarse cerca del Pico del Veleta, en los 3.392 metros. La carretera de Granada al Veleta es utilizada por muchas marcas para testar prototipos (camuflados o no), por su dureza y porque en pocos kilómetros el motor pasa de trabajar a nivel del mar a hacerlo en los 3.000 metros; y porque la bajada permite efectuar un test de frenos de infarto y calentón.

a fondo :: Scénic RX4 12

Ruta
RUTA

a fondo :: Scénic RX4 13

Desde Granada, por la GR 420, tomamos con nuestro dCi dirección Cenes de la Vega, pasando por Dúdar, Quéntar, y Pinos Genil, camino de Güejar-Sierra, por la sinuosa carretera que remonta la Loma de Jarales, para ver la Presa de Canales y al fondo, Güejar, asentado en el Cerro Calar. Vuelta atrás, a Pinos, para cruzar el Genil y acceder a la carretera de la Sierra (surgida de un Decreto de 1.914). El Balcón de Canales, kilómetro 14, es magnífico mirador, como el Puche, colgado sobre los Barrancos del Agua y Ligero. Luego, el Barranco de las Víboras, la cota de los 2.000 metros, y el Centro de Información del Parque Natural (si se sigue la carretera antigua, ya a pié, se ve el antiguo trazado de un ferrocarril, hoy Vereda de la Estrella). Sigue el Collado de las Sabinas, con desvío a la estación de esquí; pero se puede llegar por los Prados del Aire a los Peñones de San Francisco y al Cerro Cañadillas (donde está el vértice geodésico). Pradollano, luego, y el albergue militar Hoya de la Mora, a cuya derecha se despeña el Barranco de San Juan. Después, los remontes de la estación de esquí, y rondamos los 2.900 metros. Más arriba, se sitúan la Laguna de las Yeguas y los Tajos del Campanario.
¿Conquistará fácilmente el Scénic RX4 la Alta Alpujarra granadina, por la vertiente sur de la Sierra Nevada?. Curvas y barrancos, y valles que se descuelgan desde las cimas y quedan aprisionados en los fondos, semillero de pistas forestales fueron testigos de su capacidad para ascender con brío por estos caminos.

a fondo :: Scénic RX4 14

Dejamos la N-323 (Granada-Motril) por la C-333 para pasar por Lanjarón y Órgiva (la Uryuba musulmana), que fue conquista de los Reyes Católicos, y por la L-401 se empieza a subir, con desvío a Cañar, hermoso balcón natural; y se continúa subiendo en dirección a Soportújar (cerca, minas de hierro abandonadas), a Carataunas y a Pampaneira. Siempre se sube, a veces pinamente, otras en curvas que parecen enroscarse en sí mismas. Cerca, abandonadas, las Minas de la Virgen de Fátima, y enseguida parada en el impresionante mirador del Barranco de la Cueva (por allí reside una comunidad budista).
Pampaneira, Bubión y Capileira se resisten a perder su identidad, pese a los embates del turismo. En Pampaneira hay un Centro de Información del Parque Natural de Sierra Nevada, bien atendido. La carretera continúa remontando, y mirando al vacío, a la derecha, uno ya no sabe si viaja en el Scénic RX4 o acaba de despegar de una pista de aterrizaje. Las curvas se enlazan, y los cambios se alternan entre segunda tercera, cuando hay espacio entre curvas cerradas para engranar tercera. La dirección del RX4 resulta muy fiel, precisa y los apoyos de las cubiertas muy nobles, virtud de las cubiertas, que tienen buen tallado interior para la tracción y exterior para direccionalidad. Esto de las cubiertas "mixtas" hay que mirarlo muy bien para rodar en asfalto; y más si uno asoma el morro a precipicios de varios cientos de metros de desnivel. El coche gira muy neutro, virtud de la tracción total permanente.
Continúa la ascensión por Pitres, cruza el Barranco del río Bermejo, y pasa por Pórtugos, de donde arrancan varias pistas de tierra, una que lleva al Area Recreativa del río Bermejo. Me dicen que no dé "pistas" de pistas, porque luego hay conductores que se "quedan" en ellas y hay que rescatarlos; así lo hago. Más adelante, es decir, más arriba, la ermita de Nuestra Señora de las Angustias, con la fuente de la Agrilla, de aguas ferruginosas, que caen luego por la Cascada del Chorreón y enrojecen sus paredes. Más arriba, porque aquí cada cien metros ya es "más arriba", Buquistar, frente por frente al Monte Picón, por cuya ladera viene, desde más de 3.300 metros de altura, el río Trevélez. Estamos a 1.860 metros bien contados y entramos en Trevélez, el pueblo más alto de La Alpujarra granadina y de la península. Trevélez da la bienvenida en mosaico de azulejos; y recuerda en la plaza, junto a los regalos típicos para el turista, que sus jamones son famosos.
Conclusión
CONCLUSION

a fondo :: Scénic RX4 15

Resumiendo: viaje grato por los escenarios, exigente para el Scénic RX4, que terminó en las orillas del Mediterráneo, en Motril, (no se pierdan el trayecto por la carretera desde Pago a Vélez de Banaudalla, en alto sobre el cortado); agradable por la comodidad de este civilizado Scénic 4 x 4, que rodó en asfalto seco, bajo una bronca tormenta de agua al regreso a Madrid; unos 1.400 kilómetros, en los que se encaramó por algunas pistas cubiertas de polvillo de extracción de minerales, que es lo más semejante a conducir sobre nieve, y nos permitió asomarnos a algún mirador gracias a los ángulos de ataque y salida del Scénic y a la altura de su piso al suelo, por trochas empedradas a veces y en ocasiones con guijarros y pedruscos. Confesamos que en parte (saliendo de Trevélez, entre Juviles y Alcútar) hemos seguido el rutómetro de una Guia de 4 x 4, que no citamos, naturalmente. El control de tracción del eje delantero se agradece, cuando se percibe que actúa en las dificultades sobre tierra o piedras; y el reparto de tracción en cada eje tiene su mérito, evitando propensiones a irse de delante o de atrás.
Desde luego,quien quiera un coche que le permita libertades hasta ahora sólo posibles con un 4 x 4, aunque con ciertas limitaciones, tiene la solución en este monovolumen de Renault, que ofrece, además, ventajas para otro tipo de recorridos y en el uso diario por un precio de 3.775.000 ptas (2.0 16v) y de 3.900.000 (1.9 dCi).

a fondo :: Scénic RX4 16