Sao Paulo vive el mayor atasco de su historia a 7 meses del Mundial:

Sao Paulo vive el mayor atasco de su historia a 7 meses del Mundial 1
Agencia EFE16 nov 2013
Sao Paulo, la más poblada ciudad brasileña y donde se jugará el partido de apertura del Mundial de Fútbol de 2014, vivió este fin de semana el mayor embotellamiento de tráfico en su historia, un caos que sin soluciones a la vista vuelve a poner en alerta a las autoridades.

A poco más de siete meses para que el balón se ponga a rodar en el estadio Arena Corinthians, conocido popularmente como 'Itaquerao' y que se está construyendo para el partido inaugural del Mundial, la metrópoli volvió a dejar en evidencia su caótico tráfico.

El 'puente festivo' por el Día de Proclamación de la República, celebrado el 15 de noviembre, dejó entre el final de la tarde del jueves y el mediodía del viernes un récord de 306 kilómetros de embotellamiento en la ciudad y en las autopistas que comunican la capital regional con el interior del estado y el Litoral Paulista.

Según la Compañía de Ingeniería de Tráfico (CET) de Sao Paulo, encargada de monitorizar las calles, avenidas y autopistas de la ciudad, la marca anterior estaba registrada el 1 de julio de 2012, con 295 kilómetros de embotellamiento en un día de fuertes lluvias.

Esta vez no fueron los accidentes ni las lluvias los responsables por el embotellamiento, sino el exceso de vehículos que querían dejar la ciudad.

Un viaje a la playa entre el centro de Sao Paulo y una ciudad veraniega como Guarujá, distante 80 kilómetros y que normalmente demora entre cincuenta minutos y una hora y media, tardó para muchos turistas entre siete y doce horas durante este fin de semana.

La universitaria Gabi Frezza, quien se desplazó hasta Guarujá para un concierto musical en compañía de amigos, relató a Efe que el intenso calor, de casi 40 grados y la larga espera en una fila interminable de automóviles, 'llevaron a muchas personas al desespero'.

'La autopista se convirtió en un inmenso baño público. Las personas se bajaban de los automóviles y el único consuelo era el teléfono móvil para relatar a familiares y amigos lo que estaba pasando', contó.

El moderno sistema de autopistas y túneles de las carreteras Imigrantes y Anchieta, que unen Sao Paulo con el Litoral Paulista registró un embotellamiento de principio a fin, con colas de casi 100 kilómetros.

La situación no sólo provocó el malestar de miles de turistas que querían aprovechar el llamado 'fin de semana prolongado', sino que perjudicó al sector exportador, que vio retrasos en la entrega de las cargas de la producción Santos, el principal de Brasil.

'Es una pena que esto se repita una y otra vez y no salgan soluciones. Si esto pasa en Sao Paulo, el estado más pudiente, no podemos imaginar cómo es la situación en otros lugares que no cuentan con las autopistas y recursos', señaló a Efe el arquitecto y especialista en movilidad urbana Antonio Carlos Cegonha.

Para el especialista, lo 'peor' frente a esta situación 'es que no hay soluciones a vista y mucho menos pensando ya a corto plazo para el Mundial'.

'No existen proyectos de ampliación de las líneas del metro en la proporción que la demanda del servicio exige. Lo que se está haciendo en ese sentido y la implementación de un monorraíl sabemos que no son soluciones al problema', agregó Cegonha, para quien el aumento de corredores exclusivos de autobuses es insuficiente.

Según Cegonha, 'no basta tener más espacio para los autobuses para descongestionar la ciudad. Por más vías exclusivas para autobuses que se tengan, las personas no van a dejar sus automóviles si los autobuses son inseguros y no cumplen sus exigencias de cobertura, confort o rapidez esperada'.

'Desde mi punto de vista, con más corredores para autobuses, pero sin mejorar el servicio de ellos, el tráfico se está poniendo peor, porque las personas siguen con sus automóviles, en igual número, pero con menos espacio de circulación', expresó.

La capital paulista será un punto de referencia para la mayoría de visitantes del Mundial, pues además de ser la sede del partido inaugural, Sao Paulo ofrece la mayor cobertura de vuelos internos e internacionales y se convierte casi que una escala obligatoria de los visitantes.

'Con mejores condiciones, Sao Paulo podría aprovechar mejor el privilegio de que la mayoría de visitantes durante el Mundial van a pasar por aquí, pero sería una vergüenza para la ciudad no brindarles condiciones de un desplazamiento eficaz dentro Sao Paulo', puntualizó Cegonha.

Waldheim García Montoya