SALSA EMOCION: Fuerza de la naturaleza:

Diego Zotes19 oct 2000
Inicio
Inicio | Interior | Exterior | Motor y seguridad | Configuraciones

a fondo :: SALSA EMOCION: Fuerza de la naturaleza 1



UNA FUERZA DE LA NATURALEZA
Emoción. Es el principal ingrediente del nuevo Salsa , la que ha sido la estrella de Seat en el recién clausurado Salón de París. Un modelo evolucionado que, a través del equilibrio entre las clásicas fuerzas de la naturaleza (agua, fuego, tierra, aire) busca la expresión ideal, completa, del automóvil verdaderamente multifuncional. En su concepto, los cuatro elementos fundamentales se interrelacionan para conformar un vehículo respetuoso con el medio ambiente, fuerte, vital y capaz de adaptarse al terreno que pisa, con garra para avanzar por caminos abruptos y la ligereza del viento para moverse sobre el asfalto.

a fondo :: SALSA EMOCION: Fuerza de la naturaleza 2

Efectivamente, el Seat Salsa es un concept-car, pero no una fantasía imposible. De hecho, los ingenieros del Centro Técnico de Seat en Martorell, que recientemente ha cumplido 25 años, han centrado sus esfuerzos en definir una propuesta viable, aún más realista y factible que su hermano y predecesor Salsa, presentado hace sólo seis meses en el Salón de Ginebra y pionero por su nuevo concepto de adaptación del automóvil, que se llama MDC (Multi Driving Concept).
La aplicación del Multi Driving Concept ha dado un nuevo enfoque al fenómeno Todo Camino. De esta forma, el conductor del Seat Salsa puede elegir entre tres modos de utilización claramente distintos, que a diferencia del anterior Salsa, cambia no sólo el ambiente interior y el tipo de información del cuadro de instrumentos, sino la configuración física del coche (para ciudad, pista o camino) mediante el mando selector giratorio situado en el puente flotante que separa las plazas delanteras.
Teniendo en cuenta la orientación natural del nuevo proyecto, los técnicos buscaron su inspiración en aquellos elementos sencillos pero fundamentales que los antiguos científicos mezclaban en su búsqueda del brillante y mágico metal: aire, agua, tierra y fuego. El resultado: el dorado Seat Salsa. Un deportivo monovolumen todo camino de línea aerodinámica, carácter enérgico, chasis adaptable, acabado waterproof y casi al 100 por 100 reciclable.
Interior
Inicio | Interior | Exterior | Motor y seguridad | Configuraciones

a fondo :: SALSA EMOCION: Fuerza de la naturaleza 3


 
DISEÑO INTERIOR

a fondo :: SALSA EMOCION: Fuerza de la naturaleza 4

Dos grandes puertas con dispositivo de apertura autofrenante dan paso a un habitáculo amplio y con cuatro plazas reales. El gran portón posterior, con una sola articulación central y actuador de gas, facilita la accesibilidad al espacio de carga tras los asientos traseros, cuyos respaldos son abatibles a ras de suelo, dejando una superficie muy diáfana y versátil. Unas ranuras longitudinales, previstas para insertar los anclajes de sujeción de equipaje y material deportivo sirven, de momento, para fijar los dos patinetes plegables que forman parte del equipamiento del Salsa.
La sensación de espacio y luminosidad se ve reforzada por la ausencia de pilares centrales y la limpieza de líneas resulta muy sugerente. Aunque no hay nada al azar en este estudio de diseño. El salpicadero, que forma un robusto puente transversal, ha permitido eliminar la innecesaria bandeja que se extiende hasta la base del parabrisas, de manera que el calefactor, único elemento que comunica el habitáculo con el vano motor, está a la vista. El aire climatizado se insufla al módulo del salpicadero y se distribuye de forma indirecta (sin toberas) por todo el habitáculo con lo que se consigue una climatización ambiental.
Toda la instrumentación convencional y de tipo informático se hallan protegidas bajo una gran burbuja de un material traslúcido en el que se proyecta, desde atrás, toda la información sobre climatización, audio, teléfono y navegación, cuyo control se realiza por medio de un sencillo mando esférico multifunción y cuatro botones de acceso directo para volumen y temperatura ambiente. En el área central del tablero existe una conexión para el teléfono móvil, con lo que se permite transmitir o recibir información vía Internet. La instalación también prevé el uso de MP3, WAP, UMTS.
En el volante, se reproduce este mando junto a los pulsadores de accionamiento del cambio secuencial. El cuadro de instrumentación variable, por su parte, consta de tres esferas que giran como el dial de un teléfono y aparecen en función del modo de conducción elegido: Street, sólo los relojes de velocidad y cuentarrevoluciones; Off Road, sólo el reloj central, que incluye compás, altímetro e inclinómetro; y el modo Sport que muestra los tres instrumentos.
En el puente de mando flotante, entre los asientos delanteros, se encuentra el mando giratorio MDC selector de los tres programas de conducción, junto a los mandos de elevalunas y reglaje de los retrovisores exteriores. Y la llave-botón de puesta en marcha.
Entre los asientos traseros, el módulo central incorpora dos sujetavasos con grifos para servir agua (de un depósito refrigerado de medio litro de capacidad). Teniendo en cuenta el uso al que va dirigido, el interior del Salsa ha sido diseñado para soportar un trato exigente, empleando profusamente materiales waterproof. Además de las alfombrillas de goma antideslizante pegadas al suelo (no hay moquetas), tapizado de paneles, puertas y maletero, todo ha sido realizado en plásticos y siliconas de tacto suave pero muy resistente. Los asientos y el volante, por su parte, están forrados con piel hidrofugada de color azul tejano y los paneles desnudos han sido pintados en el color de la carrocería. La idea es que pueda lavarse fácilmente, de un manguerazo, y para ello se han dispuesto ranuras de drenaje y tapones de vaciado de agua en el suelo.
En la elección de materiales se ha tenido tanto cuidado como en el diseño del eventual proceso productivo. De esta manera, tanto la fabricación como el montaje de piezas y la pintura (al agua) producen un mínimo impacto medioambiental y casi el cien por cien del Seat Salsa es reciclable al fin de sus días.
Exterior
Inicio | Interior | Exterior | Motor y seguridad | Configuraciones

a fondo :: SALSA EMOCION: Fuerza de la naturaleza 5


 
DISEÑO EXTERIOR

a fondo :: SALSA EMOCION: Fuerza de la naturaleza 6

La estética del Seat Salsa Emoción refuerza el concepto de monovolumen deportivo, de carácter latino, que nació con su hermano el Salsa. La idea ha evolucionado: la nueva versión todo camino es más ancha (109 mm), más alta (142 mm, MDC en posición Street) y de aspecto más robusto, con vías más abiertas (89 mm en el eje delantero y 80 mm en el posterior) y calzado con neumáticos de mayor perfil, adaptables a una conducción mixta.
Pero el esquema general se conserva y es fácil identificar las líneas maestras del primer proyecto. Así, el perfil lateral posee algunos de los recursos estéticos más característicos del Salsa: la forma en arco del techo (que se repite en detalles interiores como el salpicadero, el puente de mando, los asideros y el módulo interior del techo) y, lo que supone el rasgo fundamental del modelo, la línea de cintura en suave declive. "Este elemento de tensión, que se expande como una flecha sobre el arco pasarruedas, es un recurso romántico integrado en una arquitectura muy avanzada", explicaba el director del Centro de Diseño de Seat Walter deSilva tras la presentación de la primera versión del Salsa.
El Salsa Emoción es un vehículo preparado para el uso total. Los paragolpes y aletines más prominentes, los grupos ópticos triangulares, la doble salida de escape integrada en el paragolpes posterior y el característico color dorado marcan, en un primer golpe de vista, las diferencias fundamentales entre el Seat Salsa y su antecesor.
En el redondeado morro, con una calandra central más grande y nuevos faros direccionales de descarga de gas, no existe capó de acceso a la mecánica, pues para las operaciones de mantenimiento normal (comprobación de niveles y llenado de aceite y agua) bastan un par de tapones; los limpiaparabrisas (de accionamiento automático por sensor de lluvia) están ocultos en los pilares delanteros para evitar turbulencias aerodinámicas y, en la parte trasera, el spoiler en el extremo del techo lleva integrada la tercera luz de freno, con leds, y una cámara vídeorretrovisora.
La placa de matrícula oculta un dispositivo de autorrescate, para el caso (todo es posible) de que el Salsa se encuentre con un obstáculo insuperable o se vea atascado, por ejemplo, en un profundo barrizal. Los bajos también han sido previstos para una utilización dura fuera de carretera, con amplias placas y patines para protección integral de la mecánica. Un apartado a destacar en este Salsa son sus faros y pilotos posteriores que además de presentar un atrevido diseño, incorporan una tecnología de vanguardia. Ambos faros son inteligentes, es decir, se adecuan a las circunstancias de la conducción, variando su intensidad según se circule por carretera, autopista o si las condiciones meteorológicas son adversas.
En el caso del piloto posterior se va más allá, las funciones no tienen áreas predeterminadas, y así, según las necesidades una misma zona puede ser intermitente o luz de posición o incluso luz de marcha atrás. Para conseguir esto, el cuerpo principal del piloto posterior está conformado sobre una estructura que reproduce la corona de un girasol. Ésta a su vez está compuesta por fuentes luminosas de pequeñas dimensiones. A través de un sistema móvil de filtros, se consigue cambiar el color de iluminación en función de la indicación a realizar.
Motor y seguridad
Inicio | Interior | Exterior | Motor y seguridad | Configuraciones

a fondo :: SALSA EMOCION: Fuerza de la naturaleza 7


 
MOTOR

a fondo :: SALSA EMOCION: Fuerza de la naturaleza 8

El nuevo Salsa es un Todo Camino de definición muy especial con excepcionales prestaciones tanto sobre asfalto como fuera de él. Así, la transmisión integral se basa en un esquema con conexión hidromecánica y mando electrónico tipo Haldex para garantizar un reparto de fuerza permanente a las cuatro ruedas de manera progresiva y precisa. De la propulsión se encarga un motor de altas prestaciones, el ya conocido V6 de 2.791 cc, que puede alcanzar 250 CV y un par ciertamente excepcional de 297 Nm a 3.200 rpm.
La caja de cambios automática, de cinco velocidades, está dotada de accionamiento secuencial Tiptronic con mando en el volante. La ventaja de esta caja es su tremenda adaptabilidad a cualquier tipo de uso. El convertidor de par permite un resbalamiento controlado desde muy pocas revoluciones y a muy baja velocidad, lo que hace innecesaria una caja reductora. El Salsa dispone así de una envidiable fuerza de tracción, controlada por el sistema EDS (dispositivo combinado con los sensores del ABS, que actúa frenando cualquier rueda que tienda a patinar, produciendo el efecto de un eficaz diferencial autoblocante). Por otra parte, la función Tiptronic proporciona un papel protagonista al conductor, al permitirle intervenir en la selección manual de marchas.
Eficacia significa al mismo tiempo seguridad activa, y el Salsa dispone de todo lo que cabría esperar de un automóvil avanzado. Los sistemas ABS y EDS están interrelacionados con el control de estabilidad ESP, que ayuda a mantener la trayectoria del coche sobre asfalto corrigiendo en cuestión de milisegundos cualquier reacción extraña de sobre o subviraje. Y el control de tracción TCS previene cualquier exceso, restando potencia al motor cuando los demás sistemas no son suficientes, para evitar derrapajes innecesarios y consecuentes pérdidas de agarre de los neumáticos, unos 225/55 R18 montados sobre enormes llantas de aluminio pulido.
El Salsa da solución de forma definitiva a un vehículo realmente multifuncional, sin compromisos, con capacidad de andar a buen ritmo por carretera (con una velocidad máxima de 233 km/h y una aceleración de 0 a 100 de sólo 7,9 segundos) y unas cualidades 4x4 más que suficientes para proporcionar una conducción segura en cualquier situación.
Carreteras heladas, pistas embarradas o caminos irregulares no son un freno a la capacidad de disfrute que proporciona el Seat Salsa dentro o fuera del asfalto. Al fin y al cabo, los caminos y el aire libre son el medio natural de esta nueva fuerza de la naturaleza.
La clave de la adaptabilidad del Seat Salsa al suelo es una suspensión de altura variable en función de programas de utilización: en Street, la altura al suelo es de 240 mm; en Off Road es 310 mm, 70 mm más alta; en posición intermedia entre ambas alturas funciona el modo Sport. De este reglaje se encargan cuatro fuelles de accionamiento oleoneumático, combinados con geometría McPherson en el tren delantero y un eje multibrazo en el trasero.
Configuraciones
Inicio | Interior | Exterior | Motor y seguridad | Configuraciones

a fondo :: SALSA EMOCION: Fuerza de la naturaleza 9


 
TRES CONFIGURACIONES
El Seat Salsa Emoción se ofrece en tres configuraciones distintas, que son las siguientes:

a fondo :: SALSA EMOCION: Fuerza de la naturaleza 10

Street. En esta posición, el Salsa posee unas cualidades idóneas para circular por ciudad: altura normal, cambio automático, dirección asistida, retrovisor por video gran angular, instrumentación convencional, navegador-callejero y, en el exterior, una gran apertura de la calandra del radiador para mejorar la refrigeración del motor en el lento tráfico urbano.
Sport. En este modo, el Salsa adquiere la configuración de un Todo Camino convencional: con mayor altura de suspensión (el sistema oleoneumático se sitúa automáticamente en la posición media) y con información más completa en el cuadro de instrumentos, en el que aparece un reloj central con rumbo, altitud e inclinación lateral para complementar la información del navegador GPS.
Off Road. Al seleccionar esta función, el Salsa adopta su expresión más aventurera: en el tablero de instrumentos sólo aparece el compás central; la suspensión se eleva al máximo y, en el morro, unas tapas deslizantes reducen la zona más expuesta del radiador, para protegerlo de impactos de piedras y ramas, al tiempo que quedan a la vista sendos proyectores cuneteros, de gran ayuda en conducción nocturna por zonas de orografía difícil y caminos revirados. Por otra parte, los espejos exteriores se abaten, entrando en funcionamiento dos cámaras de video integradas en el cuerpo de los retrovisores. Estas cámaras, dotadas con sistema de visión nocturna y desmontables para su uso autónomo, pueden convertirse en los ojos del piloto para "conducción instrumental" a través de la pantalla instalada en el módulo del techo y, si se desea, se pueden utilizar como videocámaras portátiles y registrar en el equipo DVD las evoluciones de cada aventura.