Salón de Bolonia 2007:

a fondo Salón de Bolonia 2007 1
Moisés Muñoz07 dic 2007
El mundo del motor despide el año desde la bella y medieval Bolonia, uno de los paraísos de Italia, donde se dan cita todas las marcas en la edición 2007 del Motor Show, abierto al público del 7 al 16 de diciembre.
Italia vibra con el motor
El mundo del motor despide el año desde la bella y medieval Bolonia, uno de los paraísos de la Emilia Romagna italiana. A medio camino entre Venecia y Florencia, en la falda de los Apeninos, la edición 2007 del Motor Show de Bolonia, abierto al público desde el 7 hasta el 16 de diciembre, ha crecido hasta convertirse en un evento con entidad. De hecho, es el tercer Salón en afluencia de público, tras el de Tokio y el de París. Los organizadores esperan la visita de más de 1.400.000 entusiastas del mundo del motor, en un país desbordado por la pasión que produce el olor a gasolina y enamorado de la recreación que ha hecho FIAT del célebre Cinquecento.
Si el Motor Show de Bolonia es uno de los más importantes en número de visitantes, no podemos decir lo mismo en cuanto a las novedades que exponen las marcas. De hecho, no llegan a una decena los vehículos que se ponen de largo en la cita italiana. Las joyas de la corona son el Porsche Boxster RS 60 Spyder, el nuevo Audi A3 cabrio y el Opel Zafira, que brillaron entre otros debutantes como el Hyndai i10, el Modus y Grand Modus de Renault o los siameses Suzuki Splash y Opel Agila, que llega al mercado con su segunda generación.
El Salón de Bolonia 2007 ofrece un amplio surtido de vehículos de todos los tipos. En Italia, con una legión de "tifossi" de los constructores locales, los superdeportivos de Ferrari y Maserati pierden focos en favor del espectacular Reventón, la última joya de Lamborghini, que ya hizo su aparición en el Salón de Frankfurt pero al que en Italia esperaban como agua de mayo. A su lado, otro lugar de honor tendrá el Pagani Zonda, otro bólido transalpino de 750 cv por el que habrá que pagar alrededor de medio millón de euros.
Además, en Bolonia puede contemplarse la implicación de los fabricantes en materia medioambiental. Todas las marcas se afanan en disminuir las emisiones de CO2 y, como viene siendo norma a lo largo de todos los Salones del año, hay espacio destacado para los biocombustibles, como el etanol, el hidrógeno o el metano. El futuro de la automoción pasa por coches menos agresivos con el entorno, sin por ello mermar su rendimiento.
Los avances tecnológicos se ponen al servicio de los más futuristas prototipos para mostrar la tendencia de lo que veremos en años venideros, con los fabricantes japoneses como principales exponentes de la próxima generación. Clásicos de carreras y de paseo, bólidos de F-1, berlinas de lujo, familiares con todas las comodidades... esto es Bolonia. Pasen y vean, lo disfrutarán.