Saab 9-5: La alternativa premium

a fondo :: Saab 9-5 1
Diego Zotes22 sep 2010
La nueva generación de la berlina de lujo 9-5 de Saab trae importantes argumentos de diseño, calidad, equipamiento y comportamiento dinámico para rivalizar directamente con las berlinas de más renombre. ¡La alternativa!
La alternativa premium
De la mano de la nueva Saab, ya en manos del fabricante de superdeportivos sueco Spyker desde febrero de este año 2010, la marca escandinava lanza al mercado europeo su nueva berlina de lujo 9-5 del que ya conocíamos su impresionante y original aspecto exterior e interior, aún cuando su futuro empresarial era todavía algo incierto. En este momento ya tienen toda la independencia y autonomía necesaria para desarrollar su nueva gama de productos y reposicionar la marca durante los próximos dos años lanzando nuevos modelos, comenzando por este gran 9-5 que se convierte en la columna vertebral y el estandarte de la gama.
Tras haber podido conducirlo hemos de confesar que el cambio respecto al hasta ahora conocido 9-5 es realmente notable, suponiendo un gran salto de calidad en todos los sentidos. Es inconfundiblemente un Saab, un modelo de una marca que siempre ha supuesto una alternativa en el segmento premium a los coches más convencionales, con un diseño minimalista y muy diferente que nos permitirá desmarcarnos del común de los mortales.
El nuevo Saab 9-5 combina un diseño muy diferenciado con una avanzada tecnología a disposición de los pasajeros. El diseño refleja trazos esculturales modernos con una clara herencia estética de sus antepasados, mientras su gran superficie acristalada envolvente con los pilares disimulados muestran cierta semejanza con la cabina de un caza. Atractivos rasgos de diseño más dinámicos que nunca encontramos en un frontal inspirado claramente en la imagen del impresionante prototipo deportivo Aero X protagonizado fundamentalmente por una parrilla de marco cromado de forma semiovalada, mientras que la silueta lateral con sus pasos de rueda ensanchados avanza un nuevo lenguaje de diseño más dinámico para la marca. La característica estética fundamental es la caída del techo y los pilares C hacia la zaga mostrando una carrocería de estilo coupé. El conjunto revive una silueta parecida a la del clásico 900.
El interior, como es habitual en la marca escandinava, destaca por su orientación funcional y ergonómica fundamentalmente para el conductor y el bienestar de los pasajeros, con una consola central que envuelve al piloto poniendo todos los mandos a su alcance de forma muy intuitiva. Un guiño a su legado aeronaútico es el indicador de velocidad en forma de altímetro de la pantalla central del cuadro de mandos. Un simple vistazo es suficiente para poder apreciar la cantidad de elementos tecnológicos de última generación que incorpora este nuevo 9-5 en su versión alta de gama Aero, como acceso y arranque del motor sin llave, control adaptativo de velocidad con alerta de colisión, proyector de información vital sobre el parabrisas (Head Up Display), chasis adaptativo con control continuo de la amortiguación, iluminación inteligente bi-xenón, climatizador de tres zonas, asistente de aparcamiento pilotado con medidor de distancia, tracción total XWD con diferencial autoblocante electrónico (eLSD) y varios sistemas de información y entretenimiento como un navegador con pantalla táctil de 8 pulgadas y equipo de audio Harman Kardon de la mejor calidad, telefonía por bluetooth y cantidad de posibilidades de conexión de equipos multimedia.
Los ya conocidos acabados inferiores Linear y Vector ya ofrecen un equipamiento muy completo con detalles exclusivos, como apertura sin llave, panel nocturno clásico de la marca o reposacabezas activos de nueva generación desde el acabado básico. El Vector ya incorpora tapicería de piel, llantas de aleación de 17 pulgadas, control de crucero y acabados cromados.
Los precios quedan así:

Gasolina:

-9-5 1.6T Linear: 35.500 euros-9-5 2.0T 220 cv Biopower Linear: 37.500 euros
-9-5 2.0T 220 cv Vector: 39.000 euros
-9-5 2.0T 220 cv Biopower Vector: 39.500 euros
-9-5 2.0T 220 cv Aero: 44.500 euros
-9-5 2.8T 300 cv Aero AWD Aut: 58.000 euros

Diésel:

-9-5 2.0 TiD 160 cv Linear: 35.500 euros
-9-5 2.0 TiD Vector: 37.500 euros
-9-5 2.0 TTiD 190 cv Linear: 39.000 euros
-9-5 2.0 TTiD 190 cv Vector: 41.000 euros
-9-5 2.0 TTiD 190 cv Aero: 46.500 euros

Todos ellos gasolina y diésel, se pueden adquirir con cambio automático, excepto la versión diésel alta de gama 2.0 TTiD de 190 cv añadiendo 2.600 euros, mientras que sólo los de gasolina tienen pueden elegirse con tracción total XWD añadiendo 2.900 euros y ambos sistemas combinados, tracción total XWD y cambio automático por 5.500 euros. El 2.8 V6 Turbo va de serie con cambio automático y tracción total.
Gran cantidad de motores sobrealimentados
Son cantidad de motores en gasolina y diésel los que mueven al nuevo 9-5, todos turboalimentados para maximizar la eficiencia con motores relativamente pequeños. En gasolina, la gama comienza por un eficiente 1.6 Turbo que entrega 180 cv, al que sigue un 2.0 Turbo de 220 cv BioPower, con la posibilidad de moverse por Etanol E85, y la oferta finaliza con un potente 2.8 V6 Turbo que entrega 300 cv, sólo con tracción total y en versión Aero. En diésel el protagonista principal es un 2.0 TiD de 160 cv, existiendo la posibilidad de optar por una potencia superior de hasta 190 cv con el motor 2.0 TTiD biturbo, que permite combinarse opcionalmente por primera vez con la tracción total XWD. Todos los propulsores se ofrecen con cambio manual de 6 velocidades y permiten optar por otro automático secuencial también de 6 relaciones, así como los de gasolina son todos multiválvulas y están movidos por cadena de distribución sin mantenimiento.

a fondo :: Saab 9-5 2

El eficiente propulsor 1.6 Turbo entrega una potencia de 180 cv y consigue un par de 230 Nm desde las primeras 2.200 rpm, permitiéndole acelerar de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos, mientras sus consumos y emisiones de CO2 se quedan muy bajos con medias de 7,6 litros a los 100 km y 179 gr/km.
El 2.0 Turbo gasolina o BioPower, entrega 220 cv de potencia en ambos casos y un par motor de 350 Nm desde 2.500 rpm gracias al sistema de inyección directa, lo que le permite alcanzar desde parado los 100 km/h en 7,9 segundos con consumos de 8,4 litros y 194 gr/km. Se puede optar por la tracción delantera o la total XWD para aumentar la seguridad.
El propulsor 2.8 V6 Turbo propio de la versión Aero, con tracción integral y cambio automático de 6 velocidades, genera 300 cv de potencia y un elevado par de 400 Nm desde 2.000 rpm, que le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos. Unas prestaciones sorprendentes.
En diésel, el más bajo de gama 2.0 TiD con turbocompresor de geometría variable ya ofrece 160 cv de potencia y un par motor de 350 Nm, lo que le brinda muy buenas prestaciones con consumoque se quedan en 5,3 litros a los 100 km y emisiones de 139 gr/km de CO2.
Ya el 2.0 TTiD con sistema de doble turbo entrega 190 cv de potencia y 400 Nm de par desde sólo 1.750 rpm, lo que le permite bajar de 9 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h.