Saab 9-5 Aero SW: Familiar de altos vuelos

Diego Zotes15 nov 2005
Analizamos a fondo el tope de gama de Saab, el 9-5 Aero SW, que presenta muchas novedades de diseño y un motor 2.3 Turbo, que aunque es un viejo conocido, se ha potenciado hasta los 260 cv, logrando unas prestaciones increíbles.
Inicio
FAMILIAR DE ALTOS VUELOS

a fondo :: Saab 9-5 Aero SW 1

La recién renovada gama 9-5 de Saab, la cual presenta principalmente un nuevo frontal y mejoras en la parte chasis para hacerlo más dinámico, tiene como tope de gama al imponente Aero, un vehículo que monta un conocido motor turbo de sobresaliente rendimiento. Probamos la versión 9-5 Station Wagon Aero, que representa la opción más completa y costosa de la gama (45.550 euros), pero que aun así resulta ligeramente más económica que tres de sus máximos rivales –Volvo V70 T5, Chrysler 300 C Touring y Audi A6 3.2 FSI Avant- y mucho más barato que sus otros dos rivales: BMW 530i Touring y Mercedes E350 Familiar.
  Este nuevo Saab 9-5 es un desarrollo del que ya conocíamos hasta la fecha, pero los cambios tanto estéticos como técnicos han sido muy numerosos. El frontal resulta muy original, con los nuevos grupos ópticos carenados y rodeados de un ribete cromado, que además le aporta un estilo un tanto futurista. Evidentemente ese “aire” escandinavo y aeronáutico siguen presentes en el nuevo Saab. Recordar que su longitud es de 4,83 metros de largo y la capacidad del maletero de 416 a 1.490 litros, mientras que su peso total es de 1.680 kilos.
La versión Aero se ha potenciado en esta remodelación del 9-5. Se trata del veterano motor de cuatro cilindros y 2,3 litros con turbo, asociado a una caja manual de cinco velocidades (existe la opción de un automático). Es curioso comprobar como aunque su tecnología esté más que superada, el rendimiento de éste nada tiene que envidiar a los más modernos. Por ejemplo, dentro de la marca Saab sorprende ver como el modelo de categoría teóricamente inferior, el 9-3, monta un propulsor para el Aero mucho más moderno y avanzado tecnológicamente –el 2.8 V6 Turbo- pero el ésto no significa que le relegue por funcionamiento, ni mucho menos. En una primera impresión, sólo detalles como el mejor sonido del V6 le hacen preferible al 2.3 T.
Con 260 cv de potencia máxima y un par motor de 350 Nm desde 1.900 rpm (y con overboost que incrementa el par durante 20 segundos para momentos de máximo requerimiento), el 9-5 Aero SW lucha “cuerpo a cuerpo” y sin complejos frente a sus rivales familiares antes mencionados de Volvo, Audi, Chrysler, BMW o Mercedes. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos y alcanza los 245 km/h, prestaciones destacables para un consumo bastante contenido si tenemos en cuenta su tamaño: 9,0 l/100 km.
Por comportamiento dinámico no se le pueden hacer reproches al 9-5 Aero, ya que su estabilidad y manejo es muy satisfactoria (esta versión más deportiva lleva muelles que rebajan la altura y amortiguadores más duros, además de neumáticos 235/45 R17). La guinda al pastel la pone su excelente comodidad, pues tanto su postura de conducción como sus reglajes hacen del 9-5 uno de los más cómodos de su categoría. Ya para finalizar decir que el diseño de su salpicadero goza de gran personalidad y atractivo (en este restyling se han mejorado o modernizado algunos mandos y detalles), y quizá el único "pero" es que su volante sigue teniendo un tamaño excesivo.
Enrique Marco, Autocity
10 de Noviembre de 2005
A favor y en contra

A FAVOR Y EN CONTRA

a fondo :: Saab 9-5 Aero SW 2



LO MEJOR

a fondo :: Saab 9-5 Aero SW 3

+ Rendimiento del propulsor.
+ Prestaciones.
+ Comodidad.

A MEJORAR
+ Calidad de algunos plásticos interiores.
+ Volante de diámetro excesivo.
+ Refinamiento mecánico.