Saab 9-5 2.0 T: Potencia y seguridad

Diego Zotes28 dic 2000
Inicio
PRESENTACION

a fondo :: Saab 9-5 2.0 T 1

Tradicionalmente, los coches suecos se han considerado líderes en el apartado de la seguridad. Saab investiga constantemente soluciones técnicas que permitan obtener los mejores resultados en este campo y por esto, su berlina de clase alta, el 9-5, se ha convertido en uno de los automóviles más seguros del mundo.
Pero no sólo por un aspecto tan vital como el antes comentado se caracteriza el Saab. Mecánicamente, la gama 9-5 es la única del mercado que alimenta a todos sus modelos mediante turbocompresor. Esta tecnología, convenientemente desarrollada, proporciona una respuesta sobresaliente tanto para conseguir potencias elevadas (turbos de alta presión) como para obtener una buena dosis de par a bajos regímenes (turbos de baja presión).

a fondo :: Saab 9-5 2.0 T 2

Así las cosas, el Saab 9-5 2.0 t, con sus 150 CV, ofrece un rendimiento mecánico óptimo, dando la impresión de tener mayor número de CV que los declarados. Es por tanto, un buen ejemplo de lo que puede hacer un turbocompresor bien evolucionado por un motor de gasolina para conseguir agrado en la conducción.
Diseño
DISEÑO

a fondo :: Saab 9-5 2.0 T 3

El diseño del Saab 9-5 tiene personalidad y una clara inspiración en la aeronáutica -campo en el que también opera Saab-. No por resultar llamativo y diferenciador como puedan ser algunos modelos italianos o británicos, sino por presentar una imagen discreta y funcional, surgida de forma natural y heredando las normas de diseño escandinavo: sobriedad, austeridad y sencillez.
El 9-5 es un coche grande y aunque por el diseño de su carrocería no lo parezca mide 4,80 metros de longitud. El interior es amplio y sobre todo cómodo, resultando idóneo para largos viajes. El original salpicadero integra bajo el mismo marco el cuadro de relojes y la consola central, recordando ligeramente al panel de mandos de un avión.

a fondo :: Saab 9-5 2.0 T 4

La seguridad es uno de los aspectos más cuidados, destacando sobre otras marcas el sistema activo de prevención de lesiones cervicales. El funcionamiento de los reposacabezas activos (SAHR) incorporados en los asientos delanteros consigue que, en caso de colisión trasera, éstos efectúen un movimiento ascendente hacia delante en el instante en que la cabeza retrocede, sujetándola y evitando un furte latigazo cervical.
El equipamiento de seguridad y confort lo completan los siguientes elementos: ABS, airbags para el conductor y acompañante, airbags laterales de protección de cabeza y torax en los asientos delanteros, climatizador automático, sistema de sonido con radio CD, kit de cuero en pomo, fuelle y volante y llantas de aleación.
Motor
MOTOR

a fondo :: Saab 9-5 2.0 T 5

En pocas marcas nos encontramos con un motor que en su versión básica ofrezca una respuesta tan llena. El 9-5 2.0 t desarrolla una buena cifra de potencia (150 CV), aunque lo mejor del propulsor sueco es el par motor que brinda, 240 Nm entre 1.800 y 3.500 rpm. Esto se traduce en una entrega de potencia a bajos regímenes briosa y continua, con el consiguiente éxito en recuperaciones y adelantamientos.
Si mirando el cuadro de prestaciones observamos la cifra de aceleración de 0 a 100 km/h nos puede extrañar que con semejante motor apenas baje de 10 segundos. Pues bien, esto es fácilmente explicable por dos razones: un peso de más de tonelada y media y unos desarrollos de la caja de cambios muy largos. Lo primero es consecuencia de la robustez y seguridad que lo caracterizan, y lo segundo una decisión de fábrica, que si bien perjudica a la conducción deportiva, favorece en gran medida a las cifras de consumo.

a fondo :: Saab 9-5 2.0 T 6

La estabilidad no admite pegas aunque el tarado de los amortiguadores es bastante suave, algo lógico para una berlina orientada a largos y cómodos viajes.
Características
CARACTERISTICAS

a fondo :: Saab 9-5 2.0 T 7

Gama
GAMA

a fondo :: Saab 9-5 2.0 T 8

Por carrocerías, las opciones son dos: Sedán o Station Wagon, esta última muy aceptada por los conductores debido a su espacio y versatilidad. Mecánicamente, todos los modelos son de gasolina y turboalimentados. Siguiendo un orden de potencia, el siguiente escalón es el modelo de 2,3 litros y 185 CV. Recientemente mejorado, alcanza 230 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos. La versión más refinada recurre a un seis cilindros en V de 2.962 cc y 200 CV de potencia, que va asociada a una caja de cambios automática. Y la deportividad está representada por el modelo Aero. Sus 230 CV le permiten llegar a los 247 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos.
Los niveles de acabado más lujosos traen de serie elementos como el ordenador de viaje, control de velocidad, control de tracción, asientos de regulación eléctrica, calefacción y tapicería de cuero e insercciones en madera de nogal.

a fondo :: Saab 9-5 2.0 T 9