Saab 9-5: Con motor de etanol

Diego Zotes30 ago 2005
Llega un nuevo 9-5 más deportivo con atractivos cambios estéticos, mecánicos y de comportamiento, acompañado además del motor Bio Power, un 2.0 litros turbo de gasolina que puede funcionar con etanol y lograr hasta 180 cv.
Inicio
CON MOTOR DE ETANOL

a fondo Saab 9-5 1

La marca sueca Saab presentará en el Salón del Automóvil de Frankfurt (septiembre) un nuevo 9-5, cuyo diseño frontal cambia sustancialmente. Puesta a punto, interiores, acabados… casi todos aspectos varían tanto en el modelo sedán como en el Wagon, pero ninguna de estas noticias destaca tanto como la introducción del nuevo propulsor BioPower que puede funcionar con cualquier mezcla de etanol y gasolina.
  En principio vemos un estilo más moderno que recuerda al del último producto presentado –el Sporthatch- o todavía más al prototipo Saab 9X. De momento no se han facilitado muchos más datos, pero se asegura que el salpicadero es nuevo, así como los detalles y acabados. El inicio de su comercialización se espera para este invierno.
A nivel de puesta a punto se ha buscado un comportamiento más deportivo, de reacciones rápidas y directas, con el fin de mejorar la diversión al volante aunque sin llegar a un extremo que pueda comprometer el confort de marcha. La oferta mecánica no se ha especificado todavía, pero además de los ya conocidos propulsores en la gama actual (los diesel del Grupo GM y Fiat y los característicos turbo de gasolina de excelente rendimiento) se asegura que la versión tope de gama –Aero- que ahora da 250 cv ha sido potenciada.
Pero la mayor novedad es la introducción del BioPower, un 2.0 turbo de gasolina que puede funcionar con etanol, una fuente de energía renovable y ecológica producida a partir de granos de cultivo. Con el etanol se reducen las emisiones de dióxido de carbono, lo que evita empeorar el problema del calentamiento del planeta y efecto invernadero.
El BioPower aporta diversas ventajas, entre ellas –y dependiendo de las normativas de cada país- figura la desgravación de impuestos; también una reducción del consumo de combustible de en torno al 15% a altas velocidades (en ciudad y a baja velocidad es prácticamente idéntico que con gasolina); y el incremento de potencia de entorno al 20%: este motor 2.0 turbo de gasolina que rinde 150 cv, con una mezcla de 85% etanol/gasolina da 180 cv, gracias al elevado octanaje del etanol.
Dicha solución es muy ventajosa mientras nuestras infraestructuras se preparan para las nuevas energías, ya que el motor es casi igual que el de gasolina convencional, pues sólo cambian algunos materiales del depósito de combustible, tubos y conectores, los cuales lógicamente han de ser compatibles con el etanol. De este modo, en caso de tener problemas con el suministro de etanol, se puede llenar el depósito con gasolina convencional y el coche funcionará perfectamente.
Enrique Marco, Autocity.
29 de Agosto de 2005